Público
Público

Texas ejecuta a su reo número 500 desde 1982

Kimberly McCarthy, una mujer de 52 años de raza negra, fue ejecutada esta pasada madrugada en la prisión de Huntsville

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estado de Texas ejecutó hoy a Kimberly McCarthy mediante una inyección letal, lo que constituye la número quinientos desde que restaurase la pena de muerte en 1982 y la primera de una mujer en EE.UU. desde 2010, informaron las autoridades estatales.

McCarthy, de 52 años, fue ejecutada en la penitenciaría de Huntsville, al sur de Dallas, a las 18.37 pm hora local (23.37 hora GMT).

La presa, drogodependiente en el momento del crimen y de raza negra, fue condenada a muerte por el asesinato en 1997 a puñaladas de su vecina, la profesora universitaria Dorothy Booth, de 71 años, para robarla.

La apelación, presentada ayer ante el Tribunal Criminal de Texas fue rechazada, indicó Maurie Levin, abogada de McCarthy.

Levin señaló al diario Dallas Morning News que 'los vergonzosos errores que plagan el caso de McCarthy, como el prejuicio racial, la asesoría legal ineficaz y los tribunales sin voluntad para ejercitar una verdadera supervisión del sistema, reflejan los problemas centrales en la administración de la pena de muerte'.

Texas se encuentra a la cabeza de las ejecuciones en EE.UU, y en 2012 acabó con la vida de diecisiete personas. En 2013 ha ejecutado a ocho personas y tiene prevista la de siete reos más.

En la actualidad, el estado sureño cuenta con trescientas personas en el corredor de la muerte.

Aunque en los últimos seis años seis estados (Connecticut, Illinois, Nuevo México, Nueva York, Nueva Jersey y Maryland) la han suprimido, la pena de muerte se mantiene en 32 de los 50 estados del país.

En la última década se ha visto un cambio de tendencia con una reducción de las ejecuciones en Estados Unidos, donde en 2012 fueron ejecutados con la inyección letal 43 personas frente al pico de 98 muertes en 1999.