Público
Público

Las tiendas de campaña de los opositores toman la plaza Tahrir

El Gobierno egipcio eleva a cuatro los muertos en las manifestaciones que han precedido el primer aniversario de la subida al poder de Mursi, que se celebra este domingo. Obama apoya las "protestas pacíficas" y el movimiento opositor Tama

EFE

Un adolescente de 14 años murió hoy por las heridas sufridas ayer en los enfrentamientos entre opositores y seguidores del presidente egipcio, Mohamed Mursi, en la ciudad mediterránea de Alejandría, según fuentes de seguridad. El joven, que resultó herido de gravedad en los choques registrados en el barrio alejandrino de Sidi Gaber, falleció en un hospital de la ciudad.

Con este fallecimiento, ascienden a cuatro los muertos por la violencia en Egipto desde ayer, entre ellos un joven estadounidense de 21 años, también en Alejandría. Mientras, una dura refriega entre opositores e islamistas estalló hoy en la ciudad de Beni Suef, a unos cien kilómetros al sur de El Cairo, donde los bomberos han tenido que sofocar un incendio declarado en una sede del gobernante Partido Libertad y Justicia (PLJ), indicó la agencia oficial egipcia Mena. Hasta el momento, los equipos médicos han atendido a 40 heridos, entre ellos un niño de 7 años.

En El Cairo, Mursi se reunió hoy con los ministros de Defensa, Abdel Fatah al Sisi, y de Interior, Mohamed Ibrahim, para repasar las medidas de seguridad ante las masivas manifestaciones contra el presidente convocadas para mañana, con motivo de su primer aniversario en el poder. Según Mena, el ejército egipcio ha desplegado blindados en los accesos al aeropuerto internacional de El Cairo y también frente a la sede del Ministerio de la Aviación Civil para proteger sus instalaciones. Una fuente oficial explicó a Mena que el trabajo en el aeropuerto, al que miles de personas han acudido en los últimos días para abandonar el país, no se ha visto afectado hasta el momento por las protestas.

Esta mañana, los manifestantes habían instalado más de un centenar de tiendas de campaña en la plaza Tahrir, después de que ayer miles de personas se reunieran en ese lugar para calentar el ambiente ante la concentración. Los vendedores ambulantes ofrecen a los presentes tarjetas rojas, como las que, en un símil futbolístico, los opositores piensan mostrar al presidente para exigirle su renuncia y la convocatoria de elecciones anticipadas.

El movimiento opositor Tamarrud (Rebelión) aseguró haber recogido más de 22 millones de firmas para retirar la confianza Mursi y exigir la convocatoria de elecciones anticipadas, anunció su portavoz, Mahmud Badr, muy por encima de su objetivo inicial de 15 millones. Tamarrud, que anunció el final de la recogida de firmas, pretendía de esta forma superar los 13,2 millones de votos que recibió Mursi en las elecciones presidenciales del año pasado. Asimismo, el portavoz dijo que esas firmas serán entregadas al Tribunal Supremo Constitucional para pedir que este retire la confianza a Mursi y llame a elecciones presidenciales anticipadas.

Este movimiento es uno de los organizadores de las manifestaciones convocadas en el país para mañana, cuando se cumple un año de la toma de posesión de Mursi. Junto a otras fuerzas opositoras, Tamarrud anunció esta semana la creación del llamado Frente del 30 de Junio, que propone una hoja de ruta para el país que comienza por la dimisión de Mursi y sigue con una transición de seis meses en la que el poder será asumido por el presidente del Constitucional.

Además, diez senadores de fuerzas políticas no islamistas con escaño en la Shura o Cámara alta hicieron pública su dimisión. La senadora Nadia Henri dijo que este grupo de senadores independientes "decidió ponerse de parte del pueblo y presentar la voz de la oposición".

Barack Obama afirmó que EEUU apoya las "protestas pacíficas" en Egipto e instó a Mursi y a la oposición a dialogar para acabar con las manifestaciones en el país."Nosotros apoyamos las protestas pacíficas y los métodos pacíficos para llevar el cambio a Egipto", dijo el presidente estadounidense en una rueda de prensa conjunta en Pretoria con su homólogo sudafricano, Jacob Zuma.

"Queremos ver a la oposición y al presidente Mursi manteniendo conversaciones constructiva para mover el país hacia adelante", subrayó Obama, quien deseó que el "proceso político vuelva a encarrilarse". "No tomamos partido [por la oposición o el Gobierno]. Tomamos partido por la democracia y el imperio de la ley", aseveró Obama, quien instó a las partes a "no enzarzarse en la violencia".

Además, constató que "el mundo está siguiendo la situación con preocupación" y dejó claro que "Estados Unidos ha apoyado la democracia en Egipto, pero [la instauración de la democracia] es difícil porque no existe tradición democrática". Finalmente,advirtió de los "efectos" que la "inestabilidad" en Egipto ejercer en el resto de la región.

Más noticias de Internacional