Público
Público

El Escuadrón Trump intenta excusarse por los cánticos xenófobos en su mitin, tras la presión de  parte de los republicanos

"No me gustó escuchar ese cántico", ha argumentado el presidente  de Estados Unidos, a pesar de que el vídeo demuestra lo contrario: se quedó 13 segundos en silencio escuchando a la multitud corear "¡Envíala de vuelta!"

El presidente de EEUU, Donald Trump.- REUTERS

público / efe

"Qué multitud y qué gran gente. El entusiasmo va a acabar con nuestros rivales de la izquierda radical", afirmaba Trump en Twitter, después de que una masa de seguidores corease "¡Envíala de vuelta!", refiriéndose a Ilhan Omar, la congresista de origen somalí.

Las injurias se produjeron el pasado miércoles, durante un discurso presidencial en Greenville, Carolina del Norte, cuando el mandatario estadounidense promovió el odio entre los asistentes al promulgar el bulo de que la congresista Ilhan Omar se enorgullecía de Al Qaeda.

La repulsa generaliza por estos actos ha provocado que  Trump haya intentado distanciarse de esos cánticos y ha asegurado que no está "de acuerdo" con lo que corearon sus seguidores, a pesar de haberles escuchado en silencio.

"No me gustó escuchar ese cántico", aseguró Trump en declaraciones a los periodistas, y presumió de haber "empezado a hablar muy pronto" para atajarlos, a pesar de que el vídeo demuestra que dejó que la frase sonara durante trece segundos antes de retomar su discurso.

Congresistas republicanos condenan lo sucedido

La oposición que expresó el mandatario llegó después de que algunos congresistas republicanos lamentaran lo sucedido, entre ellos el líder de la minoría republicana en la Cámara Baja, Kevin McCarthy, quien dijo que esos cánticos "no tienen cabida ni en el partido ni en el país".

Esos cánticos "no tienen cabida ni en el partido ni en el país", según Kevin McCarthy

En cambio, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se limitó a pedir que se "rebaje el tono de la retórica en el país", y se deje de usar "de manera rutinaria" la palabra "racismo", sin condenar los cánticos.

"Aquí la cuestión es (...) ¿dónde quieren llevar a EEUU? Quieren convertir a Estados Unidos en un país socialista", subrayó McConnell en declaraciones a los periodistas en el Capitolio.

Ilhan Omar forma parte de 'El Escuadrón'

La congresista  Omar, por su parte, ha respondido al mandatario y  ha llamado "fascista" a Trump. Además ha opinado que Estados Unidos debería "permitirse el disenso democrático".

"Hemos dicho que este presidente es racista. Hemos condenado sus declaraciones racistas. Creo que (también) es fascista", aseguró Omar a los periodistas en el Capitolio.

La controversia ha ido creciendo desde que el pasado domingo Trump atacara a un grupo formado por cuatro congresistas demócratas, conocido como El EscuadrónEn él se encuentra la latina Alexandria Ocasio-Cortez, la afroamericana Ayanna Pressley y las musulmanas Rashida Tlaib y la mencionada Omar.

Todas ellas son ciudadanas estadounidenses y tres de ellas nacieron en el país, mientras que Omar nació en Mogadiscio, la capital de Somalia, pero obtuvo la nacionalidad de EEUU cuando era adolescente, después de llegar como refugiada al país junto a su familia.

Trump afirma no tener "un solo hueso racista"

"No creo que la mayoría de los republicanos en el Congreso se sienta así", según Biden

Aunque Trump ha rechazado pedir disculpas y ha insistido en que no tiene "un solo hueso racista en su cuerpo", el exvicepresidente y también aspirante a la candidatura demócrata en 2020, Joe Biden, replicó con ironía que si Trump no tiene un "solo hueso racista en su cuerpo" es que "carece de huesos".

"No creo que la mayoría de los republicanos en el Congreso se sienta así, pero ahora mismo es quien manda en el Partido Republicano", dijo Biden en una entrevista con la cadena ABC.

Finalmente, no es la primera vez que Trump se ve envuelto en polémicas por sus comentarios raciales y su condescendencia con el supremacismo blanco.

En 2017, tras los enfrentamientos entre neonazis y antifascistas en Charlottesville (Virginia), donde una mujer murió atropellada por un nacionalista blanco, Trump responsabilizó de la violencia tanto a los grupos neonazis como a los manifestantes de izquierda y llegó a considerar que había gente "muy buena" entre los supremacistas.

Más noticias de Internacional