Público
Público

Trump y los medios La Casa Blanca devuelve de forma permanente la acreditación al periodista de la CNN vetado

La cadena da por zanjado su litigio con Donald Trump, que retiró el permiso de prensa a Jim Acosta. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El corresponsal de la CNN en la Casa Blanca, Jim Acosta, vuelve a la Casa Blanca, en Washington, el pasado viernes. EFE/Jim Lo Scalzo

La cadena CNN dio este lunes por zanjado su litigio con el presidente de EEUU, Donald Trump, después de que la Casa Blanca devolviera permanentemente su acreditación al periodista Jim Acosta, a quien le había retirado su permiso de prensa tras un tenso intercambio dialéctico con el mandatario.

El equipo de comunicación de la CNN dijo este lunes en Twitter: "Hoy la Casa Blanca ha restaurado por completo la acreditación de prensa a Acosta. Como resultado, nuestra demanda ya no es necesaria. Estamos deseando continuar cubriendo la Casa Blanca".

En un comunicado, la portavoz presidencial, Sarah Sanders, anunció que el Gobierno habló esta tarde con Acosta y le comunicó que su pase de prensa había sido restaurado por completo, un gesto que supone una marcha atrás con respecto a las amenazas que había pronunciado en las últimas horas.

Según informó este lunes la CNN, la Casa Blanca había advertido a Acosta de que volvería a suspender esa credencial a finales de este mes, cuando caduca una orden temporal emitida por un juez.

El magistrado que lleva el caso, Timothy Kelly, ordenó el pasado viernes a la Casa Blanca devolverle temporalmente la acreditación a Acosta durante al menos 14 días, un plazo que caducará a finales de este mes a no ser que el juez decida prorrogarlo.

La Casa Blanca suspendió la credencial de Acosta el pasado 7 de noviembre debido a su reticencia a ceder el micrófono después de hacer una pregunta a Trump durante una conferencia de prensa, algo que llevó a la cadena CNN a demandar al presidente.

Numerosos medios de comunicación, entre ellos la cadena favorita de Trump, Fox News, respaldaron a la CNN en su demanda contra la Casa Blanca, preocupados por el impacto en la libertad de prensa del gesto contra Acosta, que no tiene precedentes al menos en la historia reciente de EE.UU.