Público
Público

Trump ¿Puede Trump atrasar las elecciones de EEUU?

El mismo día en que se anuncia que la economía de Estados Unidos ha caído un 32,9%, el presidente publica un tuit en el que acusa de fraudulenta el voto por correo universal y sugiere no realizar las elecciones hasta que "la gente pueda votar de manera segura".

29/07/2020.- El presidente de EEUU, Donald Trump, en una rueda de prensa. EFE/Sarah Silberg
29/07/2020.- El presidente de EEUU, Donald Trump, en una rueda de prensa. EFE/Sarah Silberg

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a encender la polémica. Esta vez con el tema recurrente en él del voto por correo en las elecciones presidenciales, que se celebrarán el próximo 3 de noviembre. El mandatario volvió a calificar de fraudulenta esta manera de votar y sugirió posponer las elecciones presidenciales, aunque él no tiene competencias para hacerlo y los condicionantes legales son enormes. Trump, además, realiza el anuncio en la misma semana en que las muertes por covid-19 superan las 150.000 y el mismo día en que se ha revelado que la economía estadounidense se ha contraído un 32,9% anual, el declive más profundo desde que hay registros.

¿Cómo lo ha hecho el anuncio?

Como suele suceder en él, todo llegó con un tuit, que publicó sobre las 9.30 horas. "Con el sistema del voto universal por correo (no el voto de las personas ausentes, que está bien), las de 2020 serán las elecciones más fraudulentas e imprecisas de la historia. Serán una gran vergüenza para Estados Unidos. ¿Retrasar las elecciones hasta que la gente pueda votar de manera segura y propiamente?", se preguntaba, dejando sobre la mesa la sugerencia.

Las críticas de Trump al voto por correo han sido recurrentes en los últimos meses. Incluso, en una ocasión llegó a acusar al gobernador de California de estar enviando papeletas de voto a todo el mundo incluyendo a migrantes indocumentados en el Estado, lo que resultó ser falso, si bien él jamás rectificó.

¿Qué tipos de voto por correo existen en EEUU?

Hay dos tipos de voto por correo: el de los Estados que envían a todos sus ciudadanos registrados las papeletas de voto por defecto y el de los Estados que hacen un voto por correo a la europea, es decir, que permiten que aquellos ciudadanos que no vayan a estar en sus ciudades el día de las elecciones puedan reclamar votar por correo. Esta modalidad es apoyada por Trump, que carga sus tintas contra la primera, a pesar de que ésta está habilitada también en Estados eminentemente republicanos (como Utah) y a pesar de que las investigaciones nunca han revelado un fraude generalizado en el voto por correo.

Según una investigación del Washington Post del 27 de julio, 34 Estados y la capital del país, Washington, permiten el llamado voto ausente. En cuanto al voto por correo universal, antes de la pandemia estaba habilitado en cinco Estados (Colorado, Hawaii, Oregon, Utah y el Estado de Washington), pero con la llegada de la pandemia de coronavirus cada vez más Estados están empezando a aprobarlo, Michigan y California, entre ellos, y es previsible que se sumen más a la lista en las próximas semanas. Y esto es lo que teme Trump.

¿Tiene Trump competencias en la convocatoria electoral?

Pero la estrategia del mandatario de nuevo es evidente: crear una cortina de humo avivando una polémica sobre un asunto en el que él no tiene competencias puesto que las elecciones las fija el Congreso y las fechas, en principio, son fijas, según las leyes del país: han de celebrarse el martes después del primer lunes de noviembre cada cuatro años.

Retrasar las elecciones, además, colisionaría con otro postulado de la Constitución del país, que establece a rajatabla que el nuevo Congreso (la Cámara de los Diputados y el Senado, que también se somete a elecciones el 3 de noviembre), ha de estar constituido el 3 de enero mientras que el mandato presidencial ha de comenzar el día 20 irrevocablemente.

Entonces, ¿qué hay detrás del anuncio?

A todo este entramado legal y de competencias, se le añaden dos elementos más, quizás más realistas en este caso: desde hace semanas, las encuestas le vienen dando a su oponente, el demócrata Joe Biden, valoraciones muy por encima de Trump (a veces con hasta diez puntos de diferencia) y hasta en Estados que en 2016 votaron por el actual mandatario.

Por otro lado, ayer se hizo público un resultado económico demoledor: entre abril y junio la economía estadounidense se había contraído un 32,9% anual, el declive más profundo desde que en 1947 comenzaran estos registros y una caída tres veces más severa que el récord anterior del 10% de 1958.

Junto a esto, Estados Unidos ha atravesado esta semana el terrible listón de las 150.000 muertes por covid-19, lo que lo convierte en el país del mundo con más víctimas mortales por este motivo.

¿Qué han opinado los republicanos?

Así que la idea lanzada por Trump no ha tenido ningún predicamento entre las filas republicanas. El senador y fiel colaborador de Trump Lindsey Graham, ha asegurado que retrasar las elecciones "no sería una buena idea", según recoge el medio The Hill, mientras que otro peso pesado del partido, el senador Marco Rubio, ha afirmado, rotundo: "No se va a cambiar la fecha. Vamos a tener unas elecciones en noviembre y la gente debería confiar en ello".

¿Ha habido reacciones en el Partido Demócrata?

Desde el bando demócrata no ha habido muchas declaraciones. Ni el candidato del partido a la presidencia del país, Joe Biden, ni el otro líder del partido, Bernie Sanders, se molestaron en pronunciarse por ninguna vía. Entre los senadores sí lo hizo, vía Twitter, Tom Udall, que puso el dedo en la llaga: "No hay manera de que Trump retrase unas elecciones. No le deberíamos dejar que nos distraiga de su incompetencia sobre la covid-19".

Más noticias de Internacional