Público
Público

En Túnez ahora se manifiesta hasta la policía

Varios de cientos de policías se han manifestado contra la dictadura de Ben Ali y pidiendo mejoras salariales

TRINIDAD DEIROS

Una imagen insólita se ha vivido esta mañana en la céntrica avenida Habib Burguiba de Túnez cuando varios de cientos de policías se han manifestado contra la dictadura de Ben Ali y pidiendo mejoras salariales, mientras cantaban el himno nacional y sostenían sus carnés profesionales en la mano.  Uno de ellos hasta llevaba puesto el uniforme de los antidisturbios.

Ésta debe ser la primera vez en la historia de este país en que algunos de los 160.000 policías tunecinos participan en una manifestación, en lugar de vigilarla o reprimirla, como hicieron hasta el martes pasado en esta misma avenida.

"Cuando utilizábamos gas lacrimógeno contra los manifestantes, cumplíamos órdenes de arriba", asegura Elías, un policía de 34 años, que asegura que los agentes "están con el pueblo".

La policía también pide ahora que se haga limpieza en el ministerio del Interior. Acusan a los altos cargos del cuerpo de corrupción y aseguran que son falsas las acusaciones que apuntan a que fueron ellos quienes acabaron con los cerca de cien tunecinos que murieron en las protestas populares, o bien en los enfrentamientos tras la huida de Ben Ali.

"Quienes mataron a la gente fueron los hombres de la guardia presidencial del dictador, no nosotros. Nosotros formamos parte del pueblo", dicen varios de ellos mientras sus compañeros cantan cada vez más fuerte el himno nacional.

Un transeúnte que se ha mezclado con los agentes de varios cuerpos, policía, guardias de prisiones, protección civil y guardia nacional, interviene para añadir: "Aunque la policía nos apaleaba, los ciudadanos normales no les tenemos rencor".

El agente Elías explica que sólo gana 340 dinares al mes (unos 170 euros) y que de esa cantidad, "230 son para la hipoteca". Eso por un trabajo "de 24 horas al día y siete días a la semana".

En el Estado policial que era Túnez, casi todas las familias tienen a uno de sus miembros en algún cuerpo de seguridad, una de las pocas posibilidades para encontrar trabajo que tenían los jóvenes en este país.

Ahora, incluso los agentes que servían como instrumento de represión del dictador se sienten liberados. En el cercano hotel África Tunis, en las planchas de hierro que protegen su puerta de entrada, unos agentes han escrito con enormes letras: "La policía contra la dictadura" y "El pueblo de Túnez ha liberado a la policía: al fin somos libres".

Más noticias de Internacional