Público
Público

Túnez Un profesor universitario y un magnate de la televisión se disputan la presidencia de Túnez

Uno se considera un conservador y panarabista, otro se declara ideológicamente de izquierdas y "protector" contra el islamismo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Preparación de la jornada electoral en Túnez. EFE/EPA/MOHAMED MESSARA

Siete millones de tunecinos están llamados de nuevo a las urnas para elegir a su próximo presidente entre el independiente Kais Said y el magnate de la televisión Nabil Karoui, que concurrirán en la segunda vuelta de las presidenciales, las segundas en democracia.

En una campaña electoral atípica, los candidatos participaron apenas durante las últimas 48 horas tras la liberación de Karoui por parte de la justicia tunecina. Éste permaneció en prisión provisional durante un mes y medio acusado de blanqueo de dinero y evasión fiscal por lo que su adversario anunció que no llevaría a cabo ningún acto oficial "por respeto a la igualdad de condiciones".

Ambos se enfrentaron el último día de campaña en un inédito debate televisado en hora de máxima audiencia, en el que explicaron sus programas sobre diferentes temáticas elegidas al azar en 99 segundos.

Por un lado, Said, profesor universitario de derecho constitucional desde hace tres décadas, se presentó como un "unificador" y "el ejecutor" de las reivindicaciones de los jóvenes de la revolución de 2011.

Por otro, el hombre de negocios centró su discurso en la lucha contra la pobreza y la revolución tecnológica aprovechando su experiencia como presidente de la asociación caritativa "Khalil Tounes" y de la televisión Nessma TV- la más vista del país.

Resultados igualados

Mientras el primero se considera un conservador y panarabista, el segundo se declara ideológicamente de izquierdas y "protector" contra el islamismo. En la primera vuelta celebrada el 15 de septiembre, en la que participaron un total de 26 aspirantes, Said cosechó un 18,4% frente a Karoui con un 15,58%.

"Es una elección entre el Estado y la corrupción"

En cuanto a las elecciones legislativas, el partido "Corazón de Túnez", fundado cuatro meses antes por el filántropo, fue el segundo más votado con 33 escaños por detrás del islamista "Ennahda" que logró 52 diputados.

La mayoría de los partidos y personalidades políticas se han pronunciado a favor del jurista, tan sólo el partido de la antigua exministra de turismo Salma Elloumi ha apoyado públicamente a Karoui.

Por su parte, el primer Ministro Youssef Chahed decidió dejar a un lado la neutralidad de su formación y anunció a través de las redes sociales que votará por Said.

"Es una elección entre el Estado y la corrupción", declaró el jefe de Gobierno, que obtuvo un 7,4% de los votos en la primera vuelta. Este será la tercera consulta en apenas un mes y todo apunta a que la participación será inferior a la primera vuelta con un 41% del electorado- más de 20 puntos por debajo de los comicios de 2014.

Pese a que ambos presumen de recibir un gran apoyo entre las nuevas generaciones, según las estadísticas, tan sólo el 9% de los jóvenes entre 18 y 25 años votaron.

Ante el temor a que se repita el mismo fenómeno, profesores de universidad y activistas por los Derechos Humanos instaron este viernes en una carta pública a votar en blanco contra la abstención.

"La manera más apropiada de expresar su ciudadanía, sin estar convencido de la oferta política y rechazar la oferta electoral de los dos candidatos es acudir de manera masiva a los colegios electorales... y votar legalmente como voto en blanco", explicó la misiva.