Público
Público

Libertad de Expresión Turquía libera a uno de los periodistas más críticos con el régimen de Erdogan

Kadri Gursel, redactor del periódico opositor "Cumhuriyet", ha estado en prisión preventiva durante 330 días en una cárcel al oeste de Estambul, acusado de ocultar el golpe de estado en julio del año pasado.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

El periodista turco Kadri Gursel (I) abraza al jefe de la delegación de "Cumhuriyet" en Ankara, Erdem Gul (D), tras ser liberado de la prisión de Silivri el 26 de septiembre del 2017, en Estambul. AFP/ Yasin Akgul

Un tribunal turco libera al importante periodista Kadri Gursel de la cárcel en espera al juicio del próximo lunes, en un caso que imputa al periódico de la oposición Cumhuriyet y que fue condenado por los detractores del presidente Tayyip Erdogan como un ataque a la libertad de expresión.

Las cámaras de televisión grabaron a Gursel abrazando a su mujer y allegados a la salida de la cárcel en Silivri, al oeste de Estambul, tras 330 días bajo prisión preventiva. "Esto no es algo por lo que estar contento. Hay redactores del Cumhuriyet que han sido encarcelados bajo injustas alegaciones sin fundamento", contaba Gursel a los periodistas fuera de la cárcel. "No puedo decir que se haya impartido justicia, porque este pleito no es uno cualquiera", decía Nazire Gursel, la mujer del periodista. 

Los fiscales dicen que el periódico Cumhuriyet fue ocupado por los partidarios de Fethullah Gulen, un clérigo residente en Estados Unidos, al que el gobierno culpa del golpe de estado del año pasado, así como de que dicho periódico fue utilizado para cargar contra Erdogan y "ocultar las acciones de los grupos terroristas". El periódico y sus redactores han negado tales cargos.

Otros cuatro destacables periodistas del Cumhuriyet, corresponsales y directivos, permanecieron bajo arresto tras la tercera vista oral en el caso, incluyendo a Murat Sabuncu, redactor jefe. El resto de los 17 imputados están en libertad a la espera del juicio. 

Kadri Gursel besa a su mujer, Nazire Gursel, tras ser liberado de la prisión de Silivri el 26 de septiembre del 2017 en Estambul. AFP/ Yasin Akgul

Las acusaciones al descubierto

Los fiscales piden hasta 43 años de prisión para el equipo del periódico, acusados de atacar a Erdogan con "métodos de guerra asimétrica".

El grueso de la acusación se basa en publicaciones en redes sociales, así como en acusaciones de que los redactores estuvieron en contacto con usuarios de Bylock, una aplicación móvil de mensajería encriptada que el gobierno dice que fue usada por los seguidores de Gulen.

"Las sentencias, en cierta manera, fueron entregadas a ciertas redacciones por la justicia antes de que fueran declaradas"

"La vista de hoy ha sido la que más particular, especialmente por lo que respecta a los testigos. Las sentencias, en cierta manera, fueron entregadas a ciertas redacciones por la justicia antes de que fueran declaradas. Esto demuestra la falta de independencia judicial. Esto tiene que acabar. Si hay un periodismo con malas intenciones, está en esas redacciones que ofrecen ese tipo de noticias.", decía el propio Gursel sobre lo ocurrido en los juicios de sus compañeros.

Tanto organizaciones por los derechos humanos como los aliados orientales de Turquía han denunciado la actuación de Erdogan, al que han declarado culpable del evidente deterioro del país en cuanto a derechos humanos se refiere. Durante la crisis tras el golpe de estado fallido, 50.000 personas han sido encarceladas a la espera de un juicio y unas 150.000, retenidas o cesadas de sus trabajos.

Según la Asociación Turca de Periodistas, alrededor de 150 redacciones han sido cerradas y 160 periodistas, encarcelados.