Público
Público

La UE reclama elecciones "libres y justas" en Egipto

Los 27 temen que el islamismo ocupe un "vacío de poder"

DANIEL BASTEIRO

La Unión Europea ya tiene posición sobre Egipto. Tras días de titubeos, los ministros de Exteriores pidieron con firmeza "elecciones libres y justas" tras tres décadas de autoritarismo de Hosni Mubarak. Los ministros "reconocen las legítimas aspiraciones democráticas y frustraciones de la población egipcia", dice el comunicado, que señala la puerta de salida al hasta hace días aliado imprescindible en la región. Los 27 evitaron exigir su marcha asegurando que "corresponde al pueblo egipcio decidir su futuro", en palabras de Catherine Ashton, Alta Representante, muy cuestionada por su lentitud al coordinar una respuesta común.

Con una larga relación de reproches hacia Mubarak, los ministros dieron por amortizado su mandato a pesar de ciertas reticencias en países como Reino Unido, que teme que la revuelta sea capitalizada por el islamismo y acabe volviéndose contra los intereses europeos. A Mubarak podría corresponderle como mucho pilotar la "transición ordenada" creando un Gobierno con una "base amplia" de partidos.

La Unión Europea pide una transición "ordenada" con todos los partidos

La UE le encargó al todavía presidente "medidas contundentes, urgentes y concretas", comenzando por el fin del secuestro de internet y "el restablecimiento de todas las redes de comunicación sin dilación". También reclama respeto a los derechos fundamentales, citando los de expresión y reunión, además del de propiedad, y la liberación de todos los presos políticos y manifestantes pacíficos. Ashton añadió que es imprescindible que "todos, pero especialmente las fuerzas policiales" de Mubarak, eviten toda violencia.

Los 27 no pusieron plazo a las negociaciones con la oposición, representada por Mohamed el Baradei, ni a la convocatoria de elecciones. El calendario electoral del régimen de Mubarak fijaba para septiembre las próximas elecciones. Según la ministra española, Trinidad Jiménez, podría ser "contraproducente" presionar para que se celebren antes, porque hay que "dar tiempo a los candidatos a organizarse, a que se hagan conocidos y expliquen sus propuestas". Pero no ocultó que en la reunión se constató la "inquietud" ante un "vacío de poder" que sólo crea "incertidumbre" en una región clave.

Para el británico William Hague existe "un riesgo de que el extremismo político" acabe triunfando para enterrar las perspectivas democráticas. Para el finlandés Alex Stubb, la UE ha tardado en reaccionar, porque en su seno se está librando una batalla "entre valores e intereses". "En cuanto a los valores, queremos democracia, libertad, derechos humanos. En cuanto a intereses... no sabemos lo que obtendremos", resumió.

Más noticias de Internacional