Público
Público

Uganda estrecha el cerco sobre Kony

El Ejército apresa en una emboscada a uno de los generales del guerrillero buscado por la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad

PÚBLICO.ES / EFE

El Ejército de Uganda estrechó el cerco en torno al señor de la guerra ugandés Joseph Kony, buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) desde 2005, con la captura en África Central de Caesar Achellam, uno de sus colaboradores más cercanos. Según informó hoy el diario gubernamental New Vision, el general fue apresado el sábado en la rivera del río Mbou, en África Central, junto a otros 200 soldados del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés), que persigue la creación de un Estado teocrático fundamentado en los Diez Mandamientos.

Achellam fue capturado en una emboscada junto a su mujer, su hija y un asistente, cuando iba armado con un fusil de asalto y tan solo ocho cargadores, explicó el periódico, que cita fuentes militares no identificadas. El arresto es una de las primeras consecuencias de la ofensiva que una fuerza militar conjunta formada por 5.000 soldados emprendió el pasado 24 de marzo una hallar a Kony, que permanece oculto desde hace años en las selvas de la República Democrática del Congo (RDC), Uganda y la República Centroafricana. "Las últimas informaciones que tenemos es que, en contra de lo que Kony solía hacer, permanecer un mes o dos en el mismo lugar, ahora cambia de ubicación casi a diario", explicó, por su parte, el jefe regional de Naciones Unidas en la República de África Central, Abou Moussa. En declaraciones a los periodistas en la misma localidad centroafricana de River Vovodo, el responsable reveló que se han encontrado "vestigios de sus campamentos", y los rebeldes detenidos "han informado de su actual estado. La presión está haciéndole efecto", agregó.

La crueldad de Kony saltó a la actualidad gracias a una campaña viral

Sublevado desde finales de la pasada década de los ochenta, la crueldad de Kony y de sus rebeldes saltó al primer plano de la actualidad meses atrás gracias a una controvertida campaña viral en Internet de la ONG estadounidense Invisible Children (Niños invisibles). La campaña, que superó los 100 millones de visitas en la Red y fue difundida con profusión por conocidas celebridades americanas, trataba de llamar la atención sobre un conflicto que estalló en 1987 y sobre la figura de su líder, al que se le atribuyen numerosos crímenes de lesa humanidad. Entre ellos, destacan los asesinatos en masa y la esclavitud y el secuestro de menores para convertirlos en niños soldado o en niñas sirvientas, e incluso en esclavas sexuales, alegaciones que el propio Kony ha negado en sus escasas declaraciones a la prensa.

La inesperada repercusión planetaria del vídeo obligó al Gobierno de Kampala a poner en marcha una campaña de respuesta para intentar neutralizar su posible impacto negativo sobre el turismo nacional, una de sus principales fuentes de ingresos del país. El primer ministro, Amama Mbabazi, recurrió, incluso, a su cuenta particular en una conocida red social para animar a todas la personas a visitar Uganda "y comprobar por ellos mismos que tenemos paz, estabilidad y gente maravillosa".

Han muerto miles de personas y cerca de 30.000 niños han sido secuestrados

La polémica también alcanzó, no obstante, al cofundador de la ONG Invisible Children y creador de la campaña Jason Rusell, que días después de ser lanzada la misma hubo de ser trasladado a un hospital psiquiátrico de San Diego (California). Vecinos de un barrio de la ciudad denunciaron que estaba desnudo y borracho en la calle, y que se masturbaba en público. Días después, el presidente de Invisible Children, Ben Kessey, publicó un comunicado en la web de la ONG en el que confirmaba su hospitalización, aunque aseguraba que se debía a "agotamiento, deshidratación y malnutrición". "Las últimas dos semanas nos han pasado una gran factura emocional a todos nosotros, especialmente a Jason, y esa factura se manifestó en un desafortunado incidente", escribió Keesey tras el ingreso.

Fundado en 1987, el Ejército de Resistencia del Señor pretende establecer un Estado fundamentalista cristiano en un amplio área que engloba varias provincias del norte de Uganda, en los que viven comunidades acholí. Considerado el conflicto más largo de África, se calcula que durante el mismo han muerto miles de personas y millones más se han visto obligadas a desplazarse. Además, se cree que cerca de 30.000 niños han sido secuestrados para convertirlos en soldados o en esclavos sexuales. En abril de 2002, el Consejo de Seguridad de la ONU emitió una condena contra estos crímenes, pero hasta 2005 no se emitieron las primeras órdenes internacionales de búsqueda y captura de los líderes del LRA.