Público
Público

Ursula von der Leyen Von der Leyen, cada vez más lejos de ser presidenta de la Comisión Europea el 1 dediciembre

Una moción de censura al Gobierno de Rumanía ocurrida hace dos semanas podría retrasar la toma de posesión de la nueva Comisión Europea. La primera ministra en funciones rumana, Viorica Dăncilă, ha designado este martes a un candidato a comisario, uno de los cuatro en el aire, pero la presidenta electa de la Comisión no lo ha aceptado.

La presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en la cumbre de líderes de la Unión Europea. REUTERS / Toby Melvill

La fecha en que Ursula von der Leyen entrará a ocupar su despacho en el Berlaymont, el edificio principal de la Comisión Europea, sigue sin estar clara. El plan era que la alemana tomaría el relevo de Jean-Claude Juncker el 1 de noviembre, pero la cosa se ha ido torciendo y, aunque en este momento su fecha oficial de entrada es el 1 de diciembre, nadie en Bruselas da por seguro que von der Leyen se vaya a comer las uvas en su nuevo despacho.

El primer palo en las ruedas llegó hace algo más de dos semanas. El Parlamento Europeo se negó a aceptar a los candidatos de Francia, Hungría y Rumanía porque consideraban que tenían conflictos de interés y casos sospechosos en su currículum que los inhabilitaban para ser comisarios europeos.  

De esos tres, París y Budapest ya han mandado nuevos candidatos. El designado por Emmanuel Macron es Thierry Breton, director ejecutivo de Atos, un gigante tecnológico, y que ocuparía la cartera de Mercado Interior. Por su parte, Viktor Orbán ha propuesto el nombre de su actual embajador ante la Unión Europea, Oliver Várhelyi. Para él aún no hay cartera: podría quedarse con Transporte o Ampliación, los dos portafolios que aún no tienen dueño.

Von der Leyen se entrevistó con ambos este lunes y confirmó que está de acuerdo con los nombramientos. Una vez que los líderes de los Veintisiete den su luz verde, algo casi simbólico, ya estarán listos para pasar el examen de la Eurocámara. Aun así, se espera que el proceso no comenzará hasta que el candidato rumano, el tercero en discordia, esté listo.

Esperando al candidato de Bucarest

El principal problema de von der Leyen ahora se llama Rumanía. Poco después de que el Parlamento Europeo rechazara a su candidata Rovana Plumb, en Bucarest una moción de censura se llevaba por delante a la primera ministra socialista Viorica Dăncilă, que de momento sigue en el cargo en funciones.

En principio, sin Gobierno no hay candidato a la Comisión, pero Dăncilă ha mandado una carta esta tarde a von der Leyen en la que designaba al exministro de Asuntos Europeos Victor Negrescu. Sin embargo, el presidente rumano Klaus Iohannis, liberal, no considera que la primera ministra en funciones tenga legitimidad para proponer a ningún candidato para la Comisión y un portavoz de von der Leyen ha dado a entender que la alemana se alinea con Iohannis y no considerará a Negrescu.

“Obviamente esta propuesta no tiene el apoyo del presidente de Rumanía”, ha dicho este portavoz. “Dados los retos y las oportunidades por delante es en el interés de todos que Europa dé pasos hacia delante sin ningún retraso”. 

Von der Leyen, que ve que se le complica la fecha del 1 de diciembre para su toma de posesión, había mandado este lunes una carta a Bucarest recalcando la “urgencia” de que propongan a alguien.

¿Habrá comisario británico?

Otro dolor de cabeza para von der Leyen es Londres. Tras la confirmación de la tercera extensión del brexit, Boris Johnson tendría que nominar a un comisario, que trabajaría en Bruselas hasta el 31 de enero como mucho, si no hay nuevas prórrogas. Eso, si el Reino Unido no decide marcharse antes.  

En Bruselas creen que Boris Johnson se portará ya que le interesa guardar una buena relación con el continente y que pedirá que se quede a su actual comisario Julian King. “No creo que sea un esfuerzo político enorme”, opinaba este lunes un diplomático. Se maneja la posibilidad de que el comisario británico no tuviera ni siquiera cartera asignada, pero en cualquier caso tendría que pasar por el examen de la Eurocámara al igual que los demás

Unos exámenes complicados

El siguiente paso serán, de nuevo, las audiencias de la Eurocámara. Primero, la comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos evaluará si los candidatos tienen conflictos de interés. Después, tendrán que recibir el visto bueno de las comisiones que siguen los temas de sus respectivas carteras. Una vez que todos los candidatos pasen esas pruebas (y solo entonces), el pleno de la Eurocámara votará en Estrasburgo si confirma al equipo al completo, incluido Josep Borrell como Alto Representante y jefe de la diplomacia.

El nombre que levanta más revuelos es el de Thierry Breton, por los conflictos de interés que podría despertar

Para que el equipo tome posesión el 1 de noviembre, los candidatos restantes deberían pasar todos los exámenes en solo tres semanas, porque el Parlamento tiene prevista su sesión plenaria la última semana de noviembre. Una estimación plausible es que todos los nombres deberían estar sobre la mesa para el 12 de noviembre a más tardar si se quiere cumplir el calendario actual.  

Y eso, si los candidatos pasan los exámenes, lo que no parece que vaya a ser un camino de rosas. El nombre que levanta más revuelos es el de Thierry Breton, por los conflictos de interés que podría despertar su actual puesto al frente de un gigante digital, ya su cartera de Mercado Interior incluye competencias precisamente en mercado digital, espacio y defensa. 

La co-portavoz del grupo de la Izquierda Unitaria en la Eurocámara, Manon Aubry, ha sido una de las voces más críticas contra Breton en los últimos días: denuncia que Atos habría recibido 107 millones de euros en fondos europeos en 2018 y que eso supone un conflicto de interés.

También puede haber división entre los socialistas. Nada más desvelarse el nombre de Breton el pasado jueves, la delegación francesa de ese partido en el Parlamento emitió un comunicado en el que se leía: “si el presidente Macron imagina que la audiencia de Thierry Breton va a ser una formalidad, está muy equivocado”.  

Von der Leyen y Breton han tomado nota de estos comentarios y no quieren que el Parlamento les agüe la fiesta. Por eso, la portavoz de la Comisión, Mina Andreeva, dijo este martes que el francés ha realizado “grandes esfuerzos” para evitar conflictos de interés. Queda por ver cuáles son esos esfuerzos y si convencen a los eurodiputados.

Hasta que no haya nuevo equipo, Jean-Claude Juncker seguirá al frente de la Comisión Europea

Von der Leyen aún está lejos del récord de retraso en la toma de posesión de un presidente de la Comisión. Hasta el momento, a quien más le costó ratificar su mandato fue a José Manuel Barroso en su segunda época, cuando tuvo que esperar hasta febrero de 2010 para renovar su cargo de manera oficial (las elecciones europeas siempre se celebran en mayo o junio). En aquella ocasión, el retraso se debió a la ratificación del tratado de Lisboa, que tuvo lugar en noviembre de 2009.  

Hasta que no haya nuevo equipo, Jean-Claude Juncker seguirá al frente de la Comisión Europea. Un Juncker que ha asistido en total a 596 reuniones oficiales de ministros y jefes de Estado europeos, incluidas 147 cumbres europeas, en sus 30 años como ministro de Finanzas y presidente de Luxemburgo y presidente de la Comisión Europea. Si el 12 de diciembre sigue al mando, sumará una cumbre europea más a su cuenta personal.

Más noticias de Internacional