Público
Público

Vacunas en Italia Italia prohíbe ir a la escuela a los niños sin vacunar

Esta medida obliga a vacunar a los niños menores de seis años para poder asistir a clase. En primaria, en cambio, no se les impide acudir, pero los padres deberán hacer frente a una multa de 500 euros.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Esta falta de consenso en el país obliga a que los menores de seis años no puedan asistir a clase. -Archivo

A mitad del curso escolar, Italia ha decidido prohibir la entrada en las escuelas a los niños que estén sin vacunar. La ley actual obliga a suministrar vacunas como la polio, el sarampión, las paperas o la varicela, sumando hasta una decena para poder aceptar a los niños menores de seis años en el colegio u otros centros como la escuela infantil. En primaria, no estar vacunados no impide el ingreso, pero los padres deben hacer frente a una multa de 500 euros si no están vacunados de forma adecuada.

El Gobierno italiano formado por La Liga y el Movimiento Cinco Estrellas intentó el año pasado retrasar los efectos de esta ley hasta el curso 2019-2020 para intentar aprobar una ley más permisiva.

La nueva legislación se ha impulsado en medio de un aumento del contagio de sarampión, según la BBC, aunque las autoridades italianas aseguran que las tasas de vacunación han mejorado desde que se introdujo la norma. 

Medios italianos informan que las autoridades regionales están llevando la situación de diferentes formas. En Bolonia, por ejemplo, las autoridades locales han enviado cartas de suspensión a padres que no tienen actualizada la documentación de vacunación de sus hijos.

Consecuencias de no vacunar a los niños

Esta ley fue aprobada para aumentar el número de niños vacunados en el país, pasar de menos del 80% al 95% que propone la Organización Mundial de la Salud. El 95% es lo que asegura la inmunidad, ya que así se considera que hay una cantidad suficiente de gente vacunada para que no se pueda propagar una enfermedad, y de esta forma proteger a quienes no pueden vacunarse.

La semana pasada un niño con cáncer no pudo ir a clase, ya que tras el tratamiento contra la leucemia su sistema inmunológico estaba debilitado. Al asistir a clase se encontraba en riesgo de infección debido a que un alto número de niños estaban sin vacunar, incluidos varios miembros de su clase.

La ministra de Sanidad italiana, Giulia Grillo, a través de una publicación en Facebook aseguró que “es una ley que, en el momento de la aprobación, criticamos por varias razones”, y dijo que se cambiaría la ley para solo exigir las vacunas necesarias basándose en datos científicos.

La Xunta y las guarderías

En Galicia se contemplaba implantar la misma medida, en esta ocasión solo en los menores de 0 a 3 años que no tengan su cartillas de vacunación actualizada. Esta medida propuesta por la Conselleria de Política Social tiene el objetivo de concienciar a los padres de que además de a quien se vacuna, se protege a quien no lo hace.

Se tendrían en cuenta solo las obligatorias y gratuitas, y con flexibilidad. Si un niño ha estado enfermo y no ha podido ponérsela o por un retraso debido al descuido de los padres, seguirá asistiendo a clase.

En España las vacunas son recomendadas, no obligatorias, además son gratuitas, es por ello que se le insiste a los padres en que cumplan con la cartilla por la salud de todos.