Público
Público
Únete a nosotros

Venezuela El plan económico de Guaidó: privatizaciones y menos Estado

El opositor plantea un retorno al capitalismo tras una fase de emergencia social y subsidios.

Publicidad
Media: 2.14
Votos: 7

El autoproclamado 'presidente interino' Juan Guaidó presenta el plan de su gobierno en Caracas el 31 de enero | AFP

Juan Guaidó lo ve cerca. Su cara, sus gestos y el ambiente eufórico con el que le reciben allá donde va le han hecho creer que, más pronto que tarde, se precipitará la caída de Nicolás Maduro y asumirá el poder en Venezuela. Tanto es así que ya presenta su propuesta económica conocida como ‘Plan País’. Una batería de medidas pensadas para el día después de Maduro que plantean un retorno al neoliberalismo después de una fase de “emergencia social” en la que, con fondos presumiblemente extranjeros, se administrará una anestesia en forma de ayudas y subsidios sociales para facilitar su consolidación en el poder mientras el país camina hacia el capitalismo.

Guaidó presentó su hoja de ruta económica en un auditorio abarrotado en la Universidad Central de Venezuela (UCV) —conocida por su oposición al chavismo— en el que quedaron fuera centenares de estudiantes. “En los tres años que llevo estudiando aquí nunca había pasado eso”, dijo David, estudiante de Ingeniería Petrolera. El autoproclamado presidente de Venezuela fue recibido como una estrella de rock. Los gritos de euforia se escuchaban dentro del auditorio mientras se daba un baño de masas por el campus. Cuando entró por la puerta menos esperada engañando a fotógrafos y cámaras fue enfocado por una multitud de teléfonos móviles.

Aunque fuera presentado como una gran novedad, el ‘Plan País’ lleva redactándose en la Asamblea Nacional desde que la oposición lograra la mayoría de la cámara en 2015, mucho antes de la crisis actual. El plan ha ido perfeccionándose al tiempo que se presentaba en embajadas de países aliados de la oposición que desde el inicio lo vieron con buenos ojos y aportaron ideas y propuestas en su elaboración. En el acto estuvo presente la exdiputada del PP relacionada con los postulados más a la derecha del partido Cayetana Álvarez de Toledo.

El plan tiene previsto la privatización o liquidación de algunas empresas públicas

El objetivo principal del programa económico es lograr una recuperación rápida de la economía venezolana que deje atrás la monstruosa crisis que se ha llevado el 53% del PIB venezolano. Para ello consta de tres fases: “emergencia humanitaria, estabilización y recuperación de la productividad”. El plan tiene previsto la privatización o liquidación de algunas empresas públicas levantadas durante el chavismo y la entrada de capital extranjero en sectores estratégicos de la nación como por ejemplo el petróleo.

La “emergencia humanitaria” incluiría la creación de subsidios directos para eliminar el desabastecimiento de productos básicos que afecta al 48% de la población, según Guaidó. Se creará una cesta de productos básicos como el arroz, el azúcar, leche y pollo, así como otro programa relacionado con el abastecimiento de medicinas y productos médicos —que actualmente sufren una gran escasez— que dependería exclusivamente de la ayuda internacional.

Las tres fases están relacionadas entre sí ya que los subsidios alimenticios de la primera se intentarán realizar con alimentos hechos en Venezuela con un doble objetivo que tiene que ver con la fase de “estabilización”: recuperar la producción interna y reducir la importación de alimentos que comprometen las arcas del país.

El autoproclamado 'presidente interino' Juan Guaidó presenta el plan de su gobierno en Caracas el 31 de enero | AFP

Aunque Guaidó y la oposición venezolana, tradicionalmente alineada a la derecha, no crea en este tipo de políticas asumen que es necesario no aplicar su verdadero programa neoliberal desde un inicio porque en primer lugar la situación actual es catastrófica y, en segundo lugar, porque provocaría el fuerte rechazo de antiguos sectores sociales chavistas que han pasado a pedir el derrocamiento de Maduro. “Creemos que se tiene que enseñar a pescar en lugar de regalar un pescado. Pero aprender a pescar lleva un proceso. No podemos desaparecer desde el inicio”, señaló el sociólogo Luis Pedro España, uno de los cerebros del ‘Plan País’.

Guaidó es consciente de que la pésima situación de la economía no permite financiar las políticas de emergencia ni las de estabilización, que pasan por el freno de la hiperinflación y la recuperación de la producción en sectores clave para el país. El problema es la ingenuidad de pensar que todos estos favores serán posible sin renunciar a la soberanía sobre las infinitas riquezas que tiene Venezuela. No solo el petróleo, el país posee una de las mayores reservas de oro y coltán en el mundo.

Guaidó admitió que para reflotar PDVSA quizás sería necesario que las inversiones pendientes las llevara a cabo una empresa privada

El líder opositor admitió que para reflotar PDVSA quizás sería necesario que las inversiones pendientes las llevara a cabo una empresa privada. Lo dijo sin mencionar el coste que estas medidas tienen sobre el control público de este tipo de compañías. Y puso más ejemplos sobre los que se aplicaría este modelo. “Pasar del estado empresarial al estado social”, “Empoderar al ciudadano para que no sea esclavo del estado”, decían los gurús de su plan económico repitiendo estas frases hechas propias del liberalismo.

Guaidó repetió varias veces que el plan había sido diseñado “desde Venezuela y para Venezuela”. Cierto o no, si se lleva a cabo este plan las principales beneficiadas serían las grandes empresas de los países desarrollados que han visto al país sudamericano como si fuera la fruta prohibida.

En lugar de rebatir su plan económico, mientras Guaidó lo presentaba la Policía se dirigió a la residencia del líder opositor —donde estaba su hija de 20 meses— para intimidar y poner nervioso a Guaidó en una nueva muestra de torpeza y autoritarismo por parte del chavismo que se comporta como un animal acorralado.