Público
Público

Venta de armas Arabia Saudí ficha al expresidente de Navantia para dirigir la división naval de su empresa pública de armamento

Esteban García Vilasánchez firmó como presidente del astillero público español la venta de cinco corbetas a Riad por valor de cerca de 2.000 milllones de euros. Tendrá rango de vicepresidente

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

A la derecha, Esteban García Vilasánchez firma el multimillonario de la venta de cinco corbetas a Arabia Saudí en 2018, en presencia del príncipe heredero de Arabia Saudí y del entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE | ARCHIVO)

Arabía Saudí ha fichado al expresidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez, para su empresa pública de armamento, Sami (acrónimo de Saudi Arabian Military Industries). Riad paga favores y parece que los paga bien: como presidente de Navantia –lo fue entre 2014 y 2018–, García Vilasánchez firmó el mayor contrato de exportación de la historia del astillero público, precisamente con Arabia Saudí. Navantia vendió por casi 2.000 millones de euros en abril de 2018. El acuerdo fue rubricado por el príncipe heredero saudí, el controvertido Mohamed Bin Salman. 

Según la información aportada por el diario El País, García Vilasánchez será el vicepresidente de Sami y máximo responsable de la nueva división naval de la empresa pública saudí de armamento. Sami se creó en 2017 bajo el impulso de Mohamed Bin Salman para lograr que en 2030 la mitad del armamento de Arabia Saudí sea de fabricación nacional. Riad es el máximo comprador de armas del mundo: acapara el 12% de las compras de armamento a nivel mundial. 

El País asegura que "Arabia Saudí exige que sus contratos de compra vayan acompañados de la firma de joint ventures (compañías mixtas) con Sami para la transferencia de tecnología. Así lo hizo el astillero español, que ha formado Sanni (Saudí Arabia Navantia Naval Industries)". García Vilasánchez "se encargará de la integración de los sistemas de combate de las dos últimas corbetas construidas en España con los de futuros buques adquiridos por Riad".

Ademas, en Navantia creen que podrán obtener nuevas adjudicaciones de las autoridades saudíes en el futuro, lo que da pie a prolongar la colaboración. 

García Vilasánchez, de 52 años, inició su carrera profesional en 1990 en el área Offshore del grupo, alcanzando en 2004 el puesto de director de Reparaciones de Ferrol-Fene. En 2009 fue nombrado director del astillero de construcción naval de Ferrol-Fene interviniendo en el programa de fragatas para Noruega, las fragatas F100 y el LHD Juan Carlos I para la Armada Española y el programa LHD para la Armada Australiana. En 2012 fue nombrado director Industrial de Navantia y posteriormente director de Programas, cargo que ocupó hasta que en 2014 fue nombrado presidente de Navantia. En julio de 2018 dejó la presidencia de Navantia