Público
Público

Venta de armas Los 'intereses' de Europa y Arabia Saudí

Las secuelas del caso Khashoggi muestran otra vez que los intereses morales están en conflicto con los intereses económicos, y que estos acaban por prevalecer. Es lo que está ocurriendo con las relaciones entre la UE y Arabia Saudí.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, en París en una imagen de archivo. / AFP - YOAN VALAT

Las decisiones de consenso que sustentan la Unión Europea constituyen un obstáculo para el progreso político del continente y para forjar su unidad. Lo corrobora lo sucedido con Jamal Khashoggi, asesinado el 2 de octubre en Estambul, un asunto que desde entonces ha hecho correr en Europa ríos de tinta pero que no se ha traducido en nada específico.

Europa solamente adopta posiciones de consenso en situaciones muy concretas, en casos muy contados, y desde luego el asesinato del malogrado periodista saudí no ha sido uno de ellos. Los negocios se han puesto por delante de los intereses morales de Europa, a pesar de que los negocios de los países europeos con Riad son relativamente secundarios.

Las ventas a Arabia Saudí representan solo el 0,51 por ciento de las exportaciones de Alemania. En el caso de España es el 0,80 por ciento, y en el caso de Francia y el Reino Unido es del 1,13 por ciento. Madrid ha dicho que no está contemplando la suspensión de la venta de armas puesto que la ONU no ha adoptado ninguna medida contra Riad.

Merkel ha tocado un nervio muy sensible

El sábado Angela Merkel pidió una "posición común" de Europa después de anunciar la suspensión de la venta de armas a Riad la semana pasada. Sin embargo, será muy difícil que los socios europeos se avengan a adoptar una "posición común", puesto que los intereses que prevalecen son los económicos, es decir, los millares de empleos que genera la venta de armas y bienes y servicios en general.

Merkel y los demás líderes europeos piensan antes que nada en esos empleos, que son los que dan votos. Las acciones morales no solo no dan votos sino que los quitan. Se ha visto claramente este lunes, cuando la canciller ha anunciado que no volverá a presentarse en las próximas elecciones generales.

La canciller Angela Merkel. EFE

Una de las acciones morales que le ha conducido a esa decisión fue la autorización para que entraran en el país alrededor de un millón de refugiados de Oriente Próximo en apenas unos pocos meses, una jugada arriesgada que ha capitalizado la oposición alemana. Fue una acción moral de primer orden que carece de precedentes en los últimos años, por la que Merkel ha sido castigada sin piedad en las elecciones regionales.

Las armas que venden los europeos, incluida España, tienen un interés mayor que la muerte que siembran

Al proponer a los socios europeos que se sumen a la suspensión de la venta de armas a Riad, Merkel ha tocado un nervio muy sensible. Esta circunstancia ha quedado clara en repetidas ocasiones durante la guerra de Yemen, cuando la hambruna ha causado muchos muertos y está afectando a un considerable porcentaje de la población yemení.

Las matanzas de la aviación de Arabia Saudí y sus aliados en Yemen han suscitado alguna que otra protesta en Europa, pero ninguna medida concreta. Las armas que venden los europeos, incluida España, tienen para los europeos un interés mayor que la muerte que siembran esas armas y esas bombas.

"Hemos acordado que cuando tengamos más claridad… intentaremos hallar una solución europea unificada o una reacción de todos los estados miembros de la UE", dijo el sábado Angela Merkel, después de reunirse con Emmanuel Macron, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan en Turquía.

Macron, por su parte, señaló que las sanciones deberían "coordinarse a nivel europeo", aunque Francia es el tercer país que más armas vende a los saudíes y sus aliados el Golfo Pérsico y que se utilizan en la guerra de Yemen. No hay ninguna indicación de que París vaya a interrumpir esas ventas, y desde luego cuando Macron dice que las sanciones deberían adoptarse "a nivel europeo", está echando balones fuera.

La misma retirada de Merkel de la política cuando expire su actual mandato, puede desestabilizar de arriba abajo la UE. Probablemente, quien la sustituya en Berlín se encontrará con una situación más compleja, donde adoptar medidas de consenso será más difícil que ahora, máxime cuando los intereses de los estados avanzan en otras direcciones.

Hay analistas europeos que han indicado que no esperan sanciones contra Arabia Saudí 

Un buen ejemplo es el conflicto israelo-palestino, donde Europa hace aguas por todas partes. Unos líderes europeos suceden a otros pero el conflicto sigue ahí y no se hace nada para resolverlo. El interés de Europa de mantener buenas relaciones con EEUU y con Israel precede a la resolución de ese conflicto, y muestra las tremendas limitaciones de la UE, incluso en un asunto que es de vital importancia para mantener la estabilidad regional en Europa.

Dentro del gobierno alemán abundan los altos funcionarios que consideran que mantener la venta de armas a Riad es primordial pues argumentan que de esa manera se pude incidir mejor en la política interior saudí y mejorar los derechos humanos. Uno de estos altos funcionarios ha señalado en los últimos días que la venta de armas garantiza que Riad "se mantiene en el camino de la estabilidad en la región".

En resumen, hay analistas europeos, incluidos alemanes, que han indicado que no esperan que la UE adopte sanciones económicas contra Arabia Saudí, ni siquiera en el caso de que emerjan responsabilidades directas de ese país en el asesinato de Khashoggi.

Una indicación en esa dirección es que Alemania insiste en mantener la cooperación en materias de seguridad con Riad, a pesar de que el ministerio del Interior alemán ha suprimido el curso que daba a guardias de fronteras saudíes.

A principios de 2018 Alemania suspendió la venta de armas a países implicados en las matanzas de civiles en Yemen, incluida Arabia Saudí, pero nueve meses después esas ventas se habían reanudado completamente, a sabiendas de que esas armas se van a usar en Yemen.