Público
Público
Únete a nosotros

WIKILEAKS La defensa de Assange: "Expulsarlo de la embajada de Ecuador sería ilegal"

El equipo de abogados, con Baltasar Garzón al frente, denuncia que su expulsión ”violaría el derecho internacional de los refugiados”, después de que Wikileaks haya anunciado que podría producirse en cuestión de “horas o días”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

WikiLeaks founder Julian Assange is seen on the balcony of the Ecuadorian Embassy in London, Britain, May 19, 2017. REUTERS/Peter Nicholls/File Photo

La defensa de Julian Assange ha asegurado a Publico que la expulsión del fundador de Wikileaks de la Embajada de Ecuador, donde lleva recluido desde 2012 para evitar ser extraditado a Estados Unidos, "sería ilegal, violaría el derecho internacional de los refugiados y supondría un ataque a Naciones Unidas, que ha pedido en repetidas ocasiones que Assange pueda caminar en libertad".

La reacción se produce tras el comunicado publicado por Wikileaks en el que la organización asegura que su fundador será obligado a abandonar su refugio en cuestión de "horas o días". Citan a un alto funcionario ecuatoriano que sostiene que las autoridades de su país habrían llegado a un acuerdo con sus homólogos británicos para detener a Assange en cuanto ponga un pie en la calle. El propio gobierno ha publicado un comunicado para intentar desmentir esos rumores

Para los abogados del fundador de Wikileaks, "sería un día triste para la democracia si los gobiernos de Reino Unido y de Ecuador están dispuestos a actuar como cómplices de la determinación de la administración Trump de procesar a un editor por publicar información veraz", han contado a Público. Su temor, y la razón de que Assange lleve sin salir de la embajada 7 años, es que sea extraditado a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la publicación de archivos confidenciales del gobierno norteamericano.

Naciones Unidas se muestra alarmado

También desde la ONU han reaccionado a las informaciones de Wikileaks. Su experto en tortura, Nils Melzer, sostiene que "Si el Sr. Assange fuera expulsado de la Embajada de Ecuador, es probable que sea arrestado por las autoridades británicas y extraditado a los Estados Unidos", y añade que "tal respuesta podría exponerlo a un riesgo real de violaciones graves de sus derechos humanos, incluida su libertad de expresión, su derecho a un juicio justo y la prohibición de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes".

En su comunicado, se dirige a las autoridades ecuatorianas con estas palabras: "Insto al Gobierno de Ecuador a abstenerse de expulsar al Sr. Assange de su Embajada en Londres o de cesar o suspender su asilo político hasta que pueda garantizarse la plena protección de sus derechos humanos". Y se dirige también al gobierno británico: "En caso de que el Sr. Assange esté bajo la jurisdicción británica por cualquier motivo, insto al Gobierno británico a abstenerse de expulsar, devolver o extraditar al Sr. Assange a los Estados Unidos o cualquier otra jurisdicción" dijo Melzer.

Reacción en la calle

La respuesta a la información de Wikielaks también se ha producido en la calle. Los alrededores de la Embajada de Ecuador en Londres, en el exclusivo barrio de Belgrave, se han llenado en las últimas horas de gente que ha venido a mostrar su apoyo a Assange. Frente al edificio han desplegado pancartas con el mensaje "la verdad os hará libres" e incluso han aparcado durante unos minutos una furgoneta con la imagen del fundador de Wikileaks y la soldado Chelsea Manning con la boca amordazada por una bandera de Estados Unidos y un #FreeSpeech escrito.

Junto a estos activistas se han desplegado también más agentes de policía armados de lo habitual.

¿Las últimas horas de Assange en la embajada?

Según el portavoz de Wikileaks, citado por el diario The Times, Kristinn Hrafnsson: "La relación entre los funcionarios ecuatorianos y Julian ha sido básicamente la de un prisionero y sus guardias de prisión. Esa es la situación y lo ha sido durante meses". Aunque el embajador ecuatoriano, Jaime Marchán, al que el periodista chileno Patricio Mery abordó a la salida del edificio, ha dicho que: "No hay cambios en la situación de Julian Assange. Decir que lo vamos a sacar de la embajada es una ofensa para Ecuador". Hacerlo supondría la violación por parte del gobierno de ecuador de los términos del asilo que le concedieron en su momento a Assange y por los que ha permanecido todo este tiempo en el interior de la sede diplomática.

Quienes han tenido contacto con Assange en las últimas horas, como su amigo y periodista Vaughan Smith, que lo visitó el viernes por la tarde, aseguran que la situación dentro es "muy tensa" y que "nadie sabe cuándo exactamente pero hay una sensación de inminencia". Según el diario The Guardian, preguntado por el estado mental de Assange, ha asegurado que está "fuerte y estable" pero también "reflexivo" y que "para él está claro que se enfrenta a la prisión".