Público
Público

Yemen Arabia Saudí "mata y mutila a niños" con bombas como las que le ha vendido España

El Gobierno se defiende y asegura que Riad ha prometido no utilizar el armamento contra civiles. Amnistía Internacional critica las justificaciones del Ejecutivo y recuerda las matanzas que el régimen saudí ha cometido en Yemen.

Publicidad
Media: 4.70
Votos: 10

Tumbas de varios de los niños asesinados en el ataque de agosto contra un autobús en la provincia yemení de Saada en el que murieron 50 personas. - AFP

"Se trata de armamento de precisión que no produce efectos colaterales". Con estas palabras el ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha tratado de justificar este jueves la venta de 400 bombas Paveway a Arabia Saudí. Según el Gobierno, que tras días de titubeo y con la presión de los trabajadores de Navantia ha revocado el primer anuncio de Defensa, el régimen saudí ha dado garantías de que no se usarán contra población civil.

A tenor de los antecedentes, la promesa de Riad no parece muy consistente. Según Amnistía Internacional, con las mismas bombas que España ha vendido "se han cometido atrocidades en Yemen". "Con ellas, Arabia Saudí ataca hospitales, colegios, mercados, bodas, funerales, vehículos civiles...", denuncia la ONG en un hilo en Twitter con hashtag como #ArmasMarcaEspaña o #StopArmasYa.

En su relato, con mención directa a los perfiles del Ministerio de Exteriores y de Defensa y a la cuenta del propio Pedro Sánchez, Amnistía afea las declaraciones de Borrell, que ha asegurado que, tras varias revisiones, el Gobierno "no ha encontrado ninguna razón" para no cumplir el contrato con Arabia Saudí. Ante ello, la ONG se pregunta si es que el Ejecutivo no conoce sus informes y los de otras organizaciones, como la ONU, sobre los presuntos crímenes de guerra cometidos en Yemen desde 2015.

Amnistía: "Con ellas (las bombas), Arabia Saudí ataca hospitales, colegios, mercados, bodas, funerales, vehículos civiles..."

Como ejemplo, Amnistía recuerda el caso de Buthaina, una niña yemení de apenas cinco años que perdió a su familia en un ataque de Arabia Saudí con bombas tipo Paveway en agosto de 2017. Según reveló la ONG en un informe del año pasado, este tipo de armamento cuenta con piezas fabricadas en Estados Unidos que se usan para varios tipos de aéreas guiadas por láser. Las mismas que ha vendido España a Arabia Saudí. Las mismas que mataron a la familia de Buthaina.

El bombardeo, lanzado a las dos de la madrugada, alcanzó un grupo de casas en Saná, la capital yemení. Murieron 16 personas, entre ellas siete niños y niñas. Entre los 17 heridos había también ocho menores, según recopiló entonces Amnistía, que denunció el caso alertando de que una bomba de fabricación estadounidense había "matado" y "mutilado" a niños en una zona residencial. Arabia Saudí, por su parte, aseguró que las víctimas fueron consecuencia de un “error técnico”.

Un hombre busca entre los escombros de un edificio derruido tras un ataque aéreo de Arabia Saudí en Saná, la capital de Yemen. - AFP

"Sencillamente no hay explicación que pueda justificar el flujo constante de armas hacia la coalición encabezada por Arabia Saudí para su uso en el conflicto de Yemen. En los últimos meses, esta coalición ha cometido, una y otra vez, graves violaciones del derecho internacional, con consecuencias devastadoras para la población civil", denuncia Lynn Maalouf, directora de investigación de Amnistía Internacional para Oriente Medio.

El pasado lunes, Amnistía, junto a otras ONG como Intermon Oxfam, Greenpeace y FundiPau, enviaron una carta abierta al Gobierno en la que pedían que prohibiera  las exportaciones de armas a Riad si hay conocimiento de que se pueden usar para violar los derechos humanos. Asimismo, reclamaban que se revoquen las licencias de exportación autorizadas si hay riesgo de que se usen en Yemen. 

Entre 2015 y 2017, España ha exportado armas a Arabia Saudí por valor de 932 millones de euros

"Son muchas las vidas que están en juego y como sociedad civil nos negamos a ser cómplices de crímenes de guerra", destacaban las organizaciones. En su misiva, las ONG calificaron de "obsceno" el intento de "enfrentar a las víctimas de un conflicto con las víctimas de la precariedad laboral", en alusión a los trabajadores de los astilleros de Cádiz, que este jueves han cancelado sus movilizaciones tras conocer la venta de las 400 bombas.

El Gobierno insiste en que el armamento vendido, por el que han recibido 9,2 millones de euros, está destinado a objetivos militares de "alta resistencia y alta precisión" mientras, justifica, son las bombas menos sofisticadas las que pueden producir de manera más frecuente y más probable "dramas humanitario".

Amnistía recuerda que entre 2015, año en que se iniciaron los bombardeos de la coalición comandada por Arabia Saudí contra Yemen, y 2017, España exportó armas a Riad por valor de 932 millones de euros en material de defensa, como municiones, bombas, aviones o corbetas. Según la ONU, la de Yemen es la peor crisis humanitaria en el mundo: 22 millones de personas, el 75% de la población, requieren de algún tipo de asistencia y protección humanitaria.