Público
Público

Yemen dice que ha abatido a 25 miembros de Al Qaeda

Otros once soldados yemeníes han fallecido tras dos atentados suicidas y los posteriores enfrentamientos

EFE

Al menos 36 personas han muerto este domingo, entre ellas once soldados yemeníes y 25 combatientes de Al Qaeda, en dos atentados suicidas contra puestos militares y en enfrentamientos posteriores entre ambos bandos registrados en el sur del Yemen.

Una fuente militar ha dicho a Efe que tras la explosión de los dos coches bomba, los militantes de Al Qaeda se hicieron con el control de uno de los puestos del Ejército, que lanzó una amplia contraofensiva para recuperarlo.

El primer ataque tuvo como blanco un destacamento de la 39 Brigada de Blindados del Ejército yemení, situado en la zona del valle Dofás, y en el que había tanques y lanzadoras de cohetes Katiusha.

Tras el atentado, que causó la muerte a cinco uniformados y heridas a otros trece, decenas de miembros del grupo extremista Ansar el Sharia (Partidarios de la Sharia), vinculado con Al Qaeda, ocuparon el lugar.

Las tropas yemeníes respondieron con una contraofensiva que culminó con la liberación de Dofás, ubicada al oeste de Zinyibar, capital de la provincia de Abien.

En los sangrientos enfrentamientos, perecieron otros cuatro militares y al menos 23 extremistas, a los que se suman los dos suicidas fallecidos al hacer estallar los citados coches bomba.

El Ministerio yemení de Defensa informó en un breve comunicado de que sus tropas propinaron "un fuerte golpe" a Al Qaeda en Dofás, y que entre las víctimas mortales hay soldados y terroristas, sin precisar cifras.

El otro ataque suicida fue perpetrado contra el puesto militar de Al Kud, al sur de Zinyibar, y se saldó con dos uniformados muertos y cuatro heridos.

Zinyibar estuvo bajo dominio de Al Qaeda entre finales de mayo y mediados de septiembre del año pasado, mientras que en enero de este año el grupo "Ansar al Sharia" controló durante nueve días la ciudad de Rada, en la provincia de Al Baida, también en el sur.

La actividad de la red terrorista y sus grupos afines se ha recrudecido desde que estalló hace más de un año la revuelta contra el régimen del expresidente Ali Abdalá Saleh, cuya salida definitiva del poder se produjo esta semana con la toma de posesión del anterior vicepresidente Abdo Rabu Mansur Hadi.