Público
Público

PRIMARIAS PSOE Señor secretario general del PSOE, aquí la corrupción

La prioridad de toda oferta renovadora que se precie debe ser la lucha contra la corrupción, que cuesta a España, al menos, 87.000 millones de euros al año. No hablamos de esperar a que un partido se reconstruya; hablamos de tomar medidas urgentes en un Estado de excepción con el partido que gobierna imputado.

Publicidad
Media: 4.16
Votos: 51

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), y el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.- REUTERS

"Por mucho que valgan las ideas, no puede prosperar en el grado que deben si sus sostenedores -principalmente los que ocupan las primeras filas- no son enteros, serios y morales. No sólo hacen adeptos los partidos con sus doctrinas, sino con los buenos ejemplos y la recta conducta de sus hombres".
Pablo Iglesias, fundador del PSOE.

Señor secretario general, con su victoria en las primarias del PSOE celebradas este domingo, los militantes socialistas han puesto en sus manos y las del equipo que elija mucha parte de la responsabilidad histórica de acabar con la corrupción en España, una gangrena que nos cuesta a los/as ciudadanos 87.000 millones de euros al año, según un informe conjunto de las universidades y la CNMC (2016), esta última, además, que cifra en un 4,5% del PIB (unos 48.000 millones) el coste de esta corrupción vinculada a la contratación pública. Si estas cifras nos parecen alarmantes -seguro que usted las conoce-, nos recuerdan los analistas que las concluyen que siempre son "tirando a la baja", por el componente de desconocimiento, maletines, paraísos fiscales, encubrimiento, complicidades criminales y caja B que la corrupción lleva asociada.

¿Sabe que la corrupción hace más daño a las mujeres que a los hombres en los países donde no hay igualdad, como España?

En España somos ya expertos en corrupción, con una situación sin precedentes: tenemos al Partido Popular que gobierna imputado y a su presidente teniendo que ir a declarar como testigo (vio, escuchó, otorgó, calló, avaló... las connotaciones son infinitas) Su partido, señor Sánchez, permitió que Rajoy siguiera gobernando gratis con una burda maniobra que le costó la cabeza a usted y, curiosamente, no al candidato del PP. 

¿Sabe, señor secretario general, que la corrupción hace más daño a las mujeres que a los hombres en los países donde no hay igualdad, como en España? Y hace más daño a las mujeres porque les impide el acceso a las políticas públicas, que se ven recortadas por intereses creados en torno a un partido corrupto, intereses de todo tipo: económicos (amnistías y otros beneficios fiscales a grandes patrimonios, contratos públicos sin garantías ídem,...) y políticos (cronificación del desigual reparto de la pobreza, intereses partidistas en torno a la riqueza,...) Pero también les hace más daño porque potencia situaciones de violencia machista inherentes a la corrupción: trata de adultas y niñas, asesinatos machistas, machismo institucional para mantener el poder patriarcal,... 

La lucha contra la corrupción no es una cuestión de partido; es una cuestión de Estado, de control férreo de las instituciones

Señor Sánchez, le voy a dar unos datos para poner en valor todo el drama económico y político que supone para españoles -y, sobre todo, españolas- la corrupción que desangra a las instituciones (87.000 millones al año "tirando a la baja", le recuerdo). La inversión pública en Educación estimada por el Gobierno del testigo Rajoy para los próximos tres años caerá a su nivel más bajo en los últimos 20 (en 2016, ya sólo supuso el 4% del PIB); según el último informe de la Comisión Europea, la Sanidad pública ha sufrido un recorte de 12.000 millones de euros desde 2009, y tenemos en este momento más de 355.000 dependientes esperando su ayuda, su derecho (125.000 dependientes murieron sin conseguirla) Además, la pobreza infantil, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), afecta al 30% de los menores de 18  años, una situación extrema para la mitad de estos/as niños que viven en un hogar donde los ingresos no alcanzan los 10.000 euros al año. Todos estos recortes no llegan ni a una pequeña parte de lo que nos cuesta la corrupción.

Vivimos en un Estado de excepción corrupto hasta las trancas y las bases del PSOE han puesto en sus manos la posibilidad de retirar a los principales culpables, a su casa o a la cárcel, eso que lo decidan los tribunales. No es una cuestión de partido, insisto; es una cuestión de Estado, de control férreo de las instituciones para evitar que entren o, en el peor de los casos, denunciar y expulsar a corruptores y corrompidos de la vida pública. Es una cuestión de hombres y mujeres, de niños y niñas, de sociedades civilizadas: la corrupción no es sostenible ni puede circular por un camino paralelo a la gestión de una justicia social que usted defiende. "Podemos luchar contra la corrupción por un lado y gobernar por el otro", como dice hacer el PP mientras engrasa la sucia maquinaria corrupta y la perpetua con un partido imputado y un presidente testigo al frente. No es cierto, porque ambos caminos -lucha anticorrupción y gestión de Gobierno- son el mismo. De usted depende ahora mayoritariamente que confluyan.

Si le dejan.

Biografía
Sigue a este autor en:
Categorías
catalunya (3601)
elecciones (2692)
madrid (2407)
podemos (1339)
pp (3150)
psoe (2462)
Sánchez ()