Público
Público

1-O La cúpula de los Mossos desmiente a Pérez de los Cobos: sí le informaron del dispositivo del 1-O

El mayor de la policía autonómica asegura en el Supremo que no tenían capacidad para impedir una votación masiva, como ocurrió.

El jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferran López, a su salida del Tribunal Suprem. EFE/Javier Lizón

Julia Pérez

El jefe de los Mossos d’Esquadra, Ferrán López, y los dos comisarios de la policía autonómica que participaron en el referéndum del 1 de octubre han testificado ante el juez del Supremo Pablo Llarena que informaron al coordinador de las fuerzas de seguridad, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, del dispositivo que habían diseñado para la consulta independentista, según fuentes jurídicas.

Los mandos de los Mossos han aportado así una versión contraria a la realizada por el máximo coordinador del dispositivo policial ante el 1-O, quien aseguró ante el juez del Supremo que desconocía con antelación que la policía autonómica iba a colocar a dos agentes por cada colegio, que su dispositivo era “insuficiente” y hasta lo tildó de “estafa” ya que fue “evidente” que los agentes quisieron obstaculizar el trabajo de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

En cambio, Ferrán López ha respaldado la versión aportada por su antecesor, el cesado Josep Lluís Trapero, investigado por sedición en la Audiencia Nacional.

Así, Ferrán López ha asegurado que informaron a Pérez de los Cobos del dispositivo desplegado el 28 de septiembre de 2017, incluido que habría dos agentes por colegio, y que ampliaron el operativo cuando así lo solicitó el coronel. “Ni antes ni después” ha recibido reproches del coronel, ha apostillado el actual jefe de los mossos, según indican las mismas fuentes.

Ferrán López ha confirmado que es “obvio” que el dispositivo policial era “insuficiente” porque no había capacidad para impedir una votación masiva, como ocurrió. Los Mossos desplegados eran 7.500 agentes, de los que sólo 1.000 tenían formación en orden público, y fue reforzado con 800 agentes más.

Los mandos de los Mossos han defendido la actuación de la policía autonómica el 1-O ante el juez Pablo Llarena. La seguridad ciudadana correspondía a este cuerpo, mientras que el orden público a los otros cuerpos policiales. El coordinador era Pérez de los Cobos.

“Aquí el debate va a estar en el modelo de actuación policial”, sostienen en fuentes cercanas a la defensa del exconsejero de Interior Joaquim Forn. “Pérez de los Cobos quería hacer razzias”, sostienen en alusión a las entradas rápidas de agentes en los colegios asegurados para retirar las urnas. En cambio, los Mossos defendían disuadir a los que estaban en cada colegio de los delitos en los que incurrirían de seguir en esta actitud.

Además de Ferrán López, han declarado ante el juez otros dos comisarios: Joan Carles Molinero y Emili Quevedo.

Los mandos participaron junto a su anterior jefe, Josep Lluís Trapero, en dos reuniones con los entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el vicepresidente, Oriol Junqueras y el consejero de Interior, Joaquim Forn. Las reuniones se celebraron el 26 y el 28 de septiembre, cuando ya la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJCat), Mercedes Armas, había dictado el auto donde ordenaba impedir el 1-O y requería una actuación coordinada de las fuerzas de seguridad.

Quevedo ha afirmado que en la reunión del 28 de septiembre los mandos de los Mossos advirtieron a Puigdemont, Junqueras y Forn del riesgo de altercados, conflictos e incluso violencia del 1-O, después de que el referéndum había sido suspendido por el Tribunal Constitucional.

El entonces president replicó que iban a seguir adelante con el referéndum ya que querían cumplir con el programa electoral.

Por su parte, Joan Carles Molinero ha ratificado a preguntas de la acusación popular que ejerce Vox que el Ministerio del Interior bloqueó la compra de mil armas largas.

Esta adquisición fue tramitada meses antes ante la Guardia Civil –que lleva la intervención de armas- y estaban destinadas a la lucha antiterrorista, para hacer frente al nivel 4 de alerta (sobre 5 que es el máximo), según ha explicado este agente que es el número dos de los Mossos y responsable de los servicios de información antiterrorista y los grupos contra el crimen organizado.

Este martes declarará el comisario Manel Castellví del Peral, el jefe de los servicios de información de los Mossos y mano derecha de Molinero. Tambíen declararán un sargento y un teniente respecto a la actuación de los Mossos en los disturbios del 20 y 21 de septiembre ocurridos en Barcelona, en especial cuando una multitud de 40.000 personas rodeó la consejería de Economía mientras una comisión judicial practicaba un registro por orden del juzgado de instrucción 13 que investiga la organización del referéndum.