Público
Público

10-N Casado busca la resurrección del PP en Araba, el feudo que Maroto no logró retener

El presidente de los populares estará este viernes en Vitoria para lanzar la candidatura de Mari Mar Blanco. Las últimas encuestas presentan un panorama sombrío: los conservadores vascos podrían volver a quedar fuera del Congreso.

Alfonso Alonso y Pablo Casado durante un acto en Bilbao. EFE

De la desazón a la esperanza en menos de siete meses. Así ha transcurrido la vida en el PP vasco tras los desastrosos resultados obtenidos en las elecciones generales del pasado 28 de abril, en la que por primera vez en la historia se quedaron sin representantes en el Congreso. Cuando todo parecía perdido, la inestable situación de la política estatal les ha dado una segunda oportunidad: ahora, con el 10-N ya cerca, buscarán recuperar los votos perdidos.

De hecho, el PP es la única formación vasca que aporta un rostro nuevo en sus listas: en el número uno de la papeleta por Araba ya no está Javier Maroto, actualmente empadronado en el municipio segoviano de Sotosalbos. El actual senador por Castilla y León no fue capaz de retener el escaño del PP en territorio alavés, otrora feudo de los conservadores.

En su lugar está Mari Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel, el concejal de Ermua asesinado por ETA en julio de 1997. “Mari Mar simboliza todo aquello que nos une y es una referencia del PP vasco y de todo el Partido Popular. Se está volcando en la campaña electoral y estamos convencidos de que conseguirá un muy buen resultado”, afirmaron a Público fuentes del PP vasco.

Este viernes, Blanco demostrará que, efectivamente, su candidatura concita gran expectación a nivel de la dirección nacional del partido. No en vano, el máximo responsable de los populares, Pablo Casado, se desplazará este viernes a Vitoria para protagonizar el primer gran mitin de esta formación en Euskadi de cara a las elecciones del próximo día 10.

“Casado está mostrando mucho interés por todo lo que afecta a la estabilidad y al desarrollo del País Vasco y su presencia en Vitoria es importante para visibilizar que aquí hay un proyecto de utilidad para los vascos”, afirmaron desde el entorno del presidente del PP de Euskadi, Alfonso Alonso, uno de los barones críticos con el líder nacional del partido por el giro hacia la derecha que se imprimió desde Madrid.

Las tensiones entre Casado y Alonso volvieron a experimentar un nuevo capítulo hace algunas semanas, cuando se conoció que la lista por Bizkaia volverá a ser encabezada por Bea Fanjul, una joven dirigente que cuenta con el aval de Génova. La dirección del PP vasco quería buscar un sustituto o sustituta, pero Madrid lo desoyó.

Los populares buscan ahora cicatrizar las heridas y lanzarse de lleno a una intensa y corta campaña. Los últimos sondeos publicados por el Gobierno Vasco y el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) coinciden en señalar que los conservadores vascos no lograrán recuperar su sitio en el Congreso, lo que supondría el fracaso de las candidaturas encabezadas por Blanco y Fanjul. En Gipuzkoa, donde la plancha lleva como número uno a Iñigo Arcauz, los populares tienen una implantación muy escasa.

"Casa común"

En ese contexto, la campaña del PP vasco tendrá como hilo conductor “todo aquello que une a los vascos, que puede sintetizarse en lo que mejora la vida diaria de las personas y que contribuye a un Euskadi de puentes y no de muros o de trincheras”, afirmaron desde la dirección vasca.

Precisamente, durante los próximos días “se reivindicará al PP como la casa común del constitucionalismo en el País Vasco, pero también como la herramienta con la que poder mejorar la vida de la ciudadanía, preocupada por cuestiones clave como el desempleo, el Medio Ambiente, la Educación, la Industria, el Euskadi rural o la estabilidad social y política”. Algunos de esos puntos serán abordados por Casado en el mitin de este viernes a las 12.00 en Vitoria.