Público
Público

10-N Casado "conocía y respaldaba" las negociaciones entre el PP vasco y Ciudadanos

El intento de acuerdo entre ambas formaciones fracasó tras la intervención de Rivera. La dirección naranja asegura que se estaba preparando un “trasvase de afiliados” hacia la formación de Alfonso Alonso.

Pablo Casado y Alfonso Alonso en una foto de archivo. DAVID AGUILAR / EFE

En la casa naranja de Euskadi están acostumbrados a los terremotos. Ciudadanos, un partido con nula presencia institucional en el País Vasco, afronta una nueva crisis en este territorio. Esta vez, el motivo tiene que ver con el PP: ambas formaciones habían iniciado un proceso de acercamiento que, si todo iba bien, se plasmaría en una lista electoral conjunta para las elecciones del 10 de noviembre. Sin embargo, Albert Rivera ha acabado con esa posibilidad.

“La cosa estaba muy encarrillada y parecía que salía”, contaron a Público fuentes del PP vasco tras el revuelo provocado por el líder de los conservadores en Euskadi, Alfonso Alonso, quien este jueves reveló que había una negociación en marcha para conformar “Vascos Suman”, al estilo de la ya existente Navarra Suma.

En el caso de Euskadi, los populares ponían una línea roja a Ciudadanos: según las fuentes consultadas, había una “condición pactada” en torno a la “aceptación expresa” por parte de Ciudadanos de las “especificidades del País Vasco”, lo que incluía el reconocimiento y respeto del Concierto autonómico y la foralidad, dos cuestiones en las que la formación morada había mostrado en reiteradas ocasiones sus discrepancias.

En el PP vasco aseguran que esos puntos eran unas “líneas rojas irrenunciables”. De hecho, la dirección popular en Euskadi da completamente por descartado cualquier tipo de acuerdo o negociación que incluya a la filial de Vox, precisamente por su discurso ultracentralista y radicalmente contrario al modelo autonómico.

Fuentes del PP aseguran que el líder nacional del partido, Pablo Casado, estaba “totalmente” al corriente de la negociación entablada con Ciudadanos y que respaldaba el acuerdo que se estaba tejiendo. No en vano, el máximo dirigente popular es un firme defensor de alcanzar acuerdos con los naranjas. El paso dado en Euskadi con “Vascos Suman” parecía un avance en ese sentido.

Lo cierto es que la negociación ha fracasado, “Vascos Suman” se ha quedado en principio como una marca fallida y Javier Gómez Calvo, secretario de Organización de Ciudadanos en Euskadi, ha acabado defenestrado por orden de Rivera.

La dirección naranja asegura que en el País Vasco se estaba ultimando un trasvase de afiliados de Ciudadanos al PP, operación de la que responsabilizan a Gómez Calvo. Por eso ordenaron parar las conversaciones con la formación de Alonso y por eso destituyeron al hasta ahora responsable autonómico de Organización. Este viernes, Gómez Calvo anunció a EFE que se marchaba del partido por la “falta de respeto, educación y modales” que había sufrido en las últimas horas por parte de la dirección de Ciudadanos.

Mientras tanto, en el PP vasco se niegan a cerrar la puerta a un acuerdo entre “constitucionalistas” en Euskadi. “Aún hay tiempo. Hemos trabajado con la mejor de las intenciones y todas las lealtades”, subrayaron.