Público
Público

hacia el 10-N El PSOE afronta la repetición electoral unido en torno al presidente Sánchez

Los socialistas lanzan el sábado la precampaña en un comité federal en el que el presidente hará un análisis político

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la portavoz del PSOE en el Congreso Adriana Lastra (d), y la presidenta del PSOE Cristina Narbona, en un Comité Federal del PSOE. Archivo.- EFE/JJ Guillén

raúl bocanegra

El PSOE afronta las próximas elecciones generales, la segunda vuelta de abril, unido como no lo estaba desde hace tiempo, según las fuentes consultadas. Hay incluso quien se remonta a los mejores tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero para afirmar que Pedro Sánchez, el presidente en funciones y secretario general, dispone ahora mismo de un poder interno del que no había gozado hasta estos días. Nada como un buen resultado electoral y la expectativa y la esperanza de otro mejor para que se cierren las filas al máximo.

Aunque en el PSOE hay siempre voces críticas -está en el ADN del partido- no se van a revelar en esta ocasión ante la cercanía electoral y la posibilidad de consumar una mejora electoral. Sánchez, así, afronta con total tranquilidad este domingo un comité federal, el máximo órgano entre Congresos, que no ha convocado en todo este periodo, en el que se dará el pistoletazo de salida a la precampaña. En él, el presidente hará un análisis político y se prevé que los barones -o algunos de ellos- hablen también en términos de unidad y de cierre de filas.

Nadie le discute en este momento al presidente ni la estrategia ni los tiempos. Los barones en otros tiempos rebeldes, o bien han asumido el liderazgo de Sánchez, caso de Javier Lambán y Emiliano García Page, o colaboran decididamente con él, caso de Ximo Puig y Guillermo Fernández Vara. Además, Sánchez cuenta también ahora con otros cuatro nuevos barones -los presidentes de Asturias, Navarra, Canarias y La Rioja, criados con él en las guerras de las primarias.

Con esa voluntad, la de colaboración, acude también el PSOE de Andalucía, la principal federación del partido, al cónclave de este sábado. La Federación que dirige Susana Díaz -la en otros tiempos némesis de Pedro Sánchez- está hoy en sintonía, perfectamente alineada con el presidente y sus tesis y planteamientos políticos.

En San Vicente se lamenta la división en la izquierda, pero se analiza que el PSOE tiene ahora una oportunidad de mejorar los resultados del 28 de abril, a la vista de la debilidad de Ciudadanos, a quien se hace difícil distinguir del PP en estos momentos, y a la vista de que la única posibilidad de que gobierne la izquierda pasa por Pedro Sánchez, lo que podría, en el mejor de los casos, atraer voto útil hacia el presidente. Como enemigo, el mismo rival que mató a Díaz en Andalucía el 2 de diciembre: la abstención.

Díaz mantiene hoy una buena y fluida comunicación con el presidente y también la tienen los equipos de trabajo de ambos dirigentes. Otra prueba más de la pacificación de la mayor federación socialista se puede encontrar en la incorporación, a propuesta de la Ejecutiva de Díaz, de Kiko Toscano, uno de los coroneles de Sánchez en Andalucía, uno de los más duros críticos de la expresidenta andaluza en la Federación Andaluza de Municipios y Provincias.  Algo impensable hace tan solo unos meses.

Idoia Mendía

Las listas, que antes del 28 de abril pasado, supusieron el último coletazo de  la guerra en el partido, se verán definitivamente el lunes en Ferraz, pero nadie prevé cambios de importancia. La dirección, según las fuentes consultadas, quiere que sean las mismas y así será prácticamente, salvo sorpresa mayúscula.

Al programa electoral se le añadirán las 370 medidas que presentó el PSOE en plena discusión sobre la formación de Gobierno.

El comité, además, ratificará la elección de los los senadores por designación autonómica y el dictamen de la comisión federal de listas sobre las presidencias de las Diputaciones Provinciales y la designación de Idoia Mendía como candidata a Lehendakari.

La suerte está echada. Está por ver cómo le sale la segunda vuelta al PSOE, hoy sí, de Sánchez. En el PSOE la guerra y la paz dependen -sobre todo- de los resultados electorales.

Más noticias de Política y Sociedad