Público
Público

Los 20 millones que cuestan las elecciones de Ayuso darían para construir cuatro institutos públicos en Madrid 

Ignacio Aguado, exvicepresidente madrileño, puso el dedo en la llaga: si las elecciones, que por fuerza habrá que repetir en 2023, son "un capricho" entonces se estaría dilapidando un dinero que daría para pagar otras cosas más necesarias. 

Protesta Marea Blanca
Participantes portan una pancarta pidiendo la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante la protesta convocada por la Marea Blanca en defensa de la sanidad pública y para denunciar la "desastrosa gestión" de Ayuso en Madrid. Mariscal / EFE

El día que Isabel Díaz Ayuso convocó elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid, el que hasta ese mismo momento fue vicepresidente del Gobierno madrileño, Ignacio Aguado, criticó con contundencia la decisión de su socia de Gobierno con estas palabras: "Con 1.641 personas hospitalizadas, 424 en UCI y 447.101 en paro, Ayuso ha decidido convocar elecciones. Su capricho es lo primero. Nos costará 20 millones de euros. Serán el 4 de mayo, martes. Si tiene hijos, cuente con que no habrá colegio. Un despropósito todo".

Aguado, cuya supervivencia política y la de Ciudadanos (Cs) están en juego, puso, quizás sin pretenderlo, el dedo en la llaga: si las elecciones son "un capricho" de Ayuso, entonces se estarían dilapidando 20 millones de euros en una convocatoria electoral que, además, tendrá que volver a repetirse en mayo de 2023 cuando termine la legislatura iniciada en 2019. Así lo establece el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid: el artículo 21 especifica que la legislatura que se inicie acabará cuando estuviera previsto que finalizara la original.

La oposición tampoco entiende ese afán de Ayuso por precipitarse a las urnas, aunque está dispuesta a dar la batalla. La izquierda madrileña critica la ligereza de la decisión de Ayuso y el hecho de renunciar a 20 millones que podrían destinarse a otras inversiones más productivas. En ese sentido, resulta ilustrativo un tuit publicado este pasado lunes por Guillermo Hita, alcalde socialista de la localidad madrileña de Arganda del Rey, en el que afirmaba que "se podrían hacer cuatro institutos con los 20 millones que cuestan las elecciones".

Hita lleva meses reclamando la construcción de más institutos de enseñanza pública para Arganda, una población en la que hay niños y niñas "recibiendo recibiendo clases en barracones", según el alcalde.

Muchos dirán que se han dilapidado mayores cantidades en otras ocasiones. El sobrecoste del hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal fue de 85 millones de euros; en obras faraónicas también se ha dilapidado bastante dinero; incluso la corrupción ha costado muchísimo más y no sólo en Madrid. Pero lo que llama la atención en este caso es la flagrancia de renunciar a ese dinero, sobre todo cuando este mismo martes se conocía que la Comunidad de Madrid ha recortado 135 millones en el sistema de dependencia en el último años tras reducirse la inversión en un 10%, según el último informe del Observatorio Estatal para la Dependencia que sitúa en 4.782 los fallecidos en Madrid entre marzo y diciembre de 2020 en lista de espera sin ser atendidos.

La convocatoria de Ayuso tiene otra derivada: paraliza las negociaciones para aprobar los presupuestos de 2021 en la Comunidad de Madrid después de que no se aprobaran los de 2020. Serán dos años sin Presupuesto. Las cuentas públicas que se estaban negociando incluían un plan de ayudas de 1.000 millones de euros –600 en ayudas a empresas y otros 400 para las familias– para luchar contra los estragos económicos de la pandemia.

Así que la pregunta de si era necesario gastarse 20 millones de euros en unas elecciones y paralizar la acción política de la Comunidad de Madrid para una legislatura de dos años sí parece pertinente. Hita sí que ponía el dedo en la llaga al plantear alternativas de gasto con esos 20 millones, los cuatro institutos de enseñanza secundaria.

La construcción de un instituto ronda un precio de medio de entre cuatro y cinco millones de euros, pero puede variar en función del tamaño y las instalaciones que se incluyan en el proyecto. Cuando anunció los Presupuestos de 2019, la Comunidad de Madrid programó 18 obras nuevas y 33 ampliaciones de centros educativos de la región por una cantidad de 85,1 millones de euros. Finalmente invirtió 79,9 millones de euros, de los cuales 65 fueron a la construcción de nuevos centros y 9,1 a "la reposición o mejora" de centros ya operativos.

Los costes varían según los casos. Sirva como ejemplo de ello que en diciembre de 2018 la Consejería de Educación anunció una inversión de 12 millones de euros para construir dos institutos y ampliar tres centros educativos públicos. Con 20 millones se podría haber llegado sin problemas a la construcción de cuatro institutos y la ampliación de alguno más.

La casuística es amplia. En realidad lo que se propone al lector es un juego del tipo Crea tu propia aventura: coger los Presupuestos de la Comunidad de Madrid del año 2019 y buscar partidas de una cuantía aproximada entre los 22.776 millones que se gastó el Ejecutivo madrileño ese año. Las posibilidades son numerosas. En Público hemos elegido unas, pero podrían haber sido otras.

El 80% del presupuesto para igualdad

Un repaso a las partidas presupuestarias aprobadas en 2019 permite establecer comparaciones ciertamente llamativas: los 20 millones de euros de marras son casi tanto como lo que se gastó ese año un hospital de referencia en Madrid como es el Hospital Ramón y Cajal en medicamentos oncológicos y para el tratamiento de la hepatitis C: 14,6 millones en el primer caso y otros cuatro en el segundo.

Hay más ejemplos fuera del ámbito sanitario. En 2019 la Comunidad de Madrid invirtió 2,7 millones de euros en comedores sociales, una cifra casi ocho veces inferior a lo que van a costar las elecciones del próximo 4 de mayo. Ese dinero de las elecciones hubiese cubierto el presupuesto para siete años en comedores sociales. Otro caso: la Comunidad dedicó 24,86 millones a "acciones contra la violencia de género y la promoción de igualdad de oportunidades", apenas un 20% de lo que costarán las elecciones, y 13,4 millones de euros en atención básica a personas con discapacidad. 

Por seguir con ese juego de rondar los 20 millones, esa cantidad es ligeramente menor a los 17,5 millones de euros invertidos en los centros específicos de Formación Profesional, más del doble de lo que la Comunidad de Madrid dio en 2019 a las seis universidades públicas de la región para hacer reformas en sus instalaciones (7,6 milones) y cuatro veces más de lo que invirtió en equipamiento docente en los centros de enseñanza de la región (5,1 millones en 2019).

Los 20 millones que cuestan las elecciones de Ayuso darían para pagar la gestión de los comedores sociales durante siete años

El coste económico de estas elecciones en Madrid es también un 40% superior a los 12 millones que se reservaron para el patrimonio histórico-artístico o casi el triple de los 7,27 millones de euros que sumaron las nóminas de los 132 diputados de la Asamblea de Madrid en 2019. Esos 20 millones darían también para pagar el sueldo de los parlamentarios madrileños durante casi tres años o para pagar el sueldo anual de todo el personal laboral eventual que trabaja para la Comunidad de Madrid, que en 2019 ascendió a 22,8 millones de euros en total.

Para darse cuenta de la magnitud de lo que pueden ser 20 millones, cabe recordar que el dinero de las subvenciones de la Unión Europea ingresado por la Comunidad de Madrid en 2019 es menor: esas ayudas sumaron 15 millones euros. Incluso la cantidad de los fondos FEDER, el programa de Bruselas para el desarrollo y equilibrio de las diferentes regiones europeas, es menor al quedarse en 18,6 millones de euros.

Hay muchas más cifras y datos: los 20 millones de las elecciones es una cantidad casi idéntica a los 20,6 millones que se gasta la Comunidad de Madrid en pagar el abono transporte de los funcionarios y la mitad del presupuesto de la Dirección General de Deportes, que cuenta con 39,7 millones de euros al año. Es más también que el presupuesto destinado a pagar el sueldo y los gastos corrientes del servicio de emergencias 112, que en 2019 alcanzó los 17 millones de euros.

Este artículo podría alargarse ad infinitum (inversión en bibliotecas, centros de salud, etcétera), pero conviene cerrarlo con aquella famosa sentencia de Antonio Machado: "Todo necio confunde valor y precio". Las elecciones convocadas por Isabel Díaz Ayuso tienen un precio económico y tendrán otro político para más de uno y de una. Los 20 millones que costarán los comicios tienen un valor para dedicarlo a otras cosas.

Más noticias