Público
Público
Únete a nosotros

Unas 200 personas protestan contra la conferencia de Puigdemont en Madrid al grito de "Arriba España"

Los manifestantes, con símbolos ultraderechistas, han insultado a los asistentes al acto del presidente catalán sobre el referéndum independentista

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 6

Protesta contra la conferencia de Puigdemont en Madrid /REUTERS

Unas 200 personas han protestado en la plaza de Cibeles de Madrid contra la conferencia que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha pronunciado en el Palacio de Telecomunicaciones, sede del Ayuntamiento de Madrid. Los manifestantes también han arremetido contra la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, por ceder una sala al presidente catalán, al que ha recibido este lunes.

Al grito de "terroristas, separatistas" y "no nos engañan, Cataluña es España", el grupo de personas concentrado en Cibeles ha exhibido banderas rojigualdas, la mayoría preconstitucionales, y símbolos ultraderechistas como la cruz celta, habitual en grupos neonazis. La protesta ha estado encabezada por una pancarta de La Falange con el lema: "La unidad de España ni se toca ni se negocia".

Decenas de ultraderechistas han increpado e insultado a los asistentes de la conferencia que ha ofrecido el presidente de la Generalitat de Cataluña en la sede consistorial.

El grupo de ultras, que se ha concentrado desde poco antes de las 18.00 horas frente a la puerta principal del edificio, en la plaza de Cibeles, han dedicado toda clase de improperios a las personas que han decidido salir por ese acceso a la céntrica plaza.

Contenidos por una amplio cordón policial donde han participado agentes de la Policía Nacional y Municipal, los ultras han incrementado su furor con la aparición del ex diputado Josep Sánchez Llibre, al que han perseguido varias personas con el objetivo de increparle hasta que ha abandonado la plaza protegido por agentes de la Policía.

Los manifestantes también han dedicado insultos a los periodistas congregados en Cibeles en su ruidosa protesta, que ha provocado el asombro de algunos de los turistas extranjeros que paseaban por la céntrica plaza madrileña.

Sin embargo, las peores dedicatorias han ido dirigidas a Puigdemont y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, que también ha asistido a la conferencia en Madrid, a quienes los manifestantes han calificado como "gentuza" y "asesinos de nuestra patria". El grito de "arriba España" ha sido uno de los más repetidos por el núcleo de la concentración.

Separado a unos cuantos metros de distancia, otro grupo más reducido de personas también ha protestado contra el acto del Gobierno catalán, pero de forma silenciosa y sin simbología ultraderechista.

Medio centenar de personas con banderas de España, algunas de ellas preconstitucionales, concentrados a las puertas del Ayuntamiento de Madrid para protestar contra el acto del presidente catalán, Carles Puigdemont, sobre el referéndum independentista. EFE/ Fernando Alvarado

Los manifestantes también han arremetido contra la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el Gobierno "marxista" del Ayuntamiento de la capital por acoger en el Palacio de Comunicaciones la conferencia de Puigdemont. "Mejor alcaldesa, Carmen de Mairena", se ha coreado en la concentración, que ha calificado de "vergüenza" la gran pancarta que cuelga de la fachada de Cibeles y da la bienvenida a los refugiados. "Españoles sí, refugiados no", han gritado.

Los insultos han acabado dirigidos hacia todo el arco político. "Podemos y PP, la misma mierda es", se ha escuchado en la concentración, donde también se ha aludido al presidente del Gobierno. "Rajoy, traidor, defiende la nación", han entonado los manifestantes.

Entre cánticos del 'Cara al sol', algún esporádico "viva Franco" y los reiterativos "arriba España" ondeando rojigualdas de todo tipo, la protesta ha tenido en el punto de mira al presidente catalán.

"Puigdemont a prisión", ha sido otra de las consignas más cortadas en una concentración, donde se ha reclamado con insistencia la absolución de los 14 ultras condenados a prisión por el asalto al centro cultural Blanquerna de Madrid, propiedad de la Generalitat de Cataluña, en septiembre de 2013, durante un acto de celebración de la Diana.

La protesta, vigilada desde el cielo por un helicóptero policial, se ha disuelto sin incidentes, pero tras varios de momentos de tensión, sobre las 20.00 horas.

Más noticias en Política y Sociedad