Público
Público

26-M La confluencia de Zaragoza se tambalea a tres meses de las elecciones municipales

Podemos se replanteará si concurre a las municipales con ZeC o se presenta con Equo después de que el plenario de Zaragoza en Común rechazara una propuesta de los morados para que sus militantes puedan votar en las primarias, aunque la inscripción se mantiene abierta hasta el inicio de la votación.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, participó este viernes por la tarde en el plenario de ZeC que cerró la agenda organizativa. EDUARDO BAYONA

El virus organizativo que está minando las confluencias municipalistas en medio país ha comenzado a tomar cuerpo en Zaragoza en Común (ZeC). La confluencia de la capital aragonesa, que gobierna la ciudad en minoría desde el verano de 2015, se tambalea después de que el plenario rechazara este viernes un bloque de propuestas de Podemos entre las que se incluía la posibilidad de que sus afiliados pudieran votar en las primarias de ZeC sin estar inscritos en el espacio de confluencia.

El plenario ratificó por 125 votos a favor y 29 en contra, con 18 abstenciones, la ponencia organizativa, a la que se incorporaron varias de las cien enmiendas presentadas por los inscritos pero rechazó el bloque de Podemos.

Esa decisión, en la que las militancias de IU y de los Comunes impusieron sus tesis, junto con el grueso de los independientes, por una amplia mayoría frente a las de Podemos, abre, a tres meses de las elecciones, una crisis de resultado incierto en la que se perfilan, a priori, dos salidas: una consenso que devuelva la unidad a la confluencia municipalista o una ruptura en la que ZeC presente una lista y Podemos concurra en otra con Equo.

La situación es similar a la que se está dando en la capital del Estado tras las tensiones entre los morados y Ahora Madrid y la ruptura de Íñigo Errejón con Pablo Iglesias para aliarse con Manuela Carmena y tiene rasgos similares a la de Galicia, donde En Marea y los partidos que se habían integrado en ese espacio (IU, Anova y Podemos) concurrirás por separado a las generales. Y se enmarca en el escenario que proyectan las tensiones entre Izquierda Unida y Podemos en varios puntos del país.

Plazos ajustados

No obstante, no es la primera crisis agónica que sufre Zaragoza en Común en su corta existencia. En diciembre de 2014 saltaron por los aires los contactos que alumbraban sus inicios, aunque, después, avanzado el mes de enero, tanto los partidos como los independientes de más peso comenzaron a tender puentes para rehacer el proyecto que terminó haciéndose con la alcaldía de la ciudad.

Ahora, sin embargo, los plazos son escasos. ZeC abrirá la semana que viene, al mismo tiempo que cierre su ponencia programática, el plazo para presentar candidatos a integrar la lista, que se decidirán en unas primarias abiertas que se celebrarán en la siguiente. “Vamos a seguir trabajando conforme a lo que teníamos previsto”, señaló Rosa Sánchez, coportavoz de Zaragoza en Común.

“ZeC ha echado a Podemos”, señalaba un miembro de esta última formación tras el plenario. “Estamos más fuera que dentro”, anotaba otro. Sin embargo, el secretario general de la formación, Nacho Escartín, se mostraba conciliador: “Soy partidario de explorar hasta el final la mejor alianza para ganar Zaragoza y de buscar lo mejor para la mayoría de la gente”, indicaba.

Pese a ese tono conciliador, Escartín mostró su descontento con la decisión del plenario. “No nos ha gustado el rechazo en bloque de nuestras enmiendas, muchas de ellas se podrían haber escuchado”, dijo, pero “tenemos que evaluar lo que hoy ha aprobado ZeC”. De hecho, los órganos locales de dirección de los morados se reunirán en los primeros días de la próxima semana para tomar una decisión ante el nuevo escenario.

Puntos de fricción y ‘plan B’

Otra cosa es que Podemos no tenga ‘plan B’: ha celebrado sus primarias locales, en las que se impuso la actual presidenta de las Cortes, Violeta Barba, y cuenta con un acuerdo para las autonómicas y las municipales con Equo.

De hecho, Escartín lleva semanas manteniendo que su partido tiene abiertas tres opciones tanto en el ámbito local como en el autonómico: concurrir en solitario, hacerlo con Equo con otra coalición tipo Unidos Podemos o, en las municipales, integrarse en las confluencias. “Tenemos el mandato de confluir, y eso es una responsabilidad enorme”, señaló, para matizar, a renglón seguido, que “tenemos ganas de confluir con quien quiera confluir”.

El principal detonante del distanciamiento escenificado este viernes ha sido el rechazo de ZeC a que los inscritos de Podemos en Zaragoza voten en sus primarias aunque no formen parte de la confluencia. “Técnicamente es posible”, insistía Escartín. No obstante, la enmienda fue presentada a una ponencia que tenía a dos miembros de esa formación entre los ocho redactores, junto con otros tantos de IU, los mismos de los Comunes y un par de independientes.

Otro de los puntos de fricción está en la designación de los eventuales representantes de la confluencia en la Diputación Provincial de Zaragoza, y uno más tiene que ver con el peso de cada partido en la coalición. “Existe la posibilidad de variar esos porcentajes en función de cuáles entran finalmente”, apuntó Sánchez.

“Zaragoza en Común va a seguir siendo una coalición en la que las personas se representan a sí mismas, una confluencia de personas con forma de coalición de partidos”, anotó Carlos López, el otro coportavoz, que anotó que “hasta el momento de votar en las primarias se puede uno afiliar, en realidad apuntar porque no hay cuota, a ZeC. Nadie tiene ningún problema para afiliarse, no va a haberlos”.

Más noticias en Política y Sociedad