Público
Público

4-D Teresa Rodríguez, en el aniversario del 4-D: "¿Por qué Catalunya sí tiene grupo propio en el Congreso y Andalucía no?"

La portavoz de Adelante Andalucía afirma, en conversación con Público, que "nuestros hijos e hijas no merecen una Andalucía rancia, liberticida y neoliberal”.

La líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, durante su intervención en el acto público. E.P/ María José López

raúl bocanegra

Teresa Rodríguez acaba de lanzar el documento Lunas Llenas en el que desgrana los objetivos estratégicos y de fondo que le gustaría que su partido, Podemos Andalucía, recorriese, junto a Adelante Andalucía, en los próximos años. “Lo más importante es que nos sirva para responder al ciclo reaccionario con acierto. Nos jugamos la Andalucía que vamos a dejarle a nuestros hijos e hijas y no merecen una Andalucía rancia, liberticida y neoliberal”.

Así, con la premisa de mantener un proyecto hegemónico y ecuménico, Rodríguez insiste en conversación con Público en vísperas del 4-D, aniversario de aquel día de 1977 en que se produjeron las masivas manifestaciones que acabaron por llevar a Andalucía a alcanzar la autonomía política por la misma vía que las llamadas nacionalidades históricas –Catalunya, Euskadi y Galicia–, en que gobernar con el PSOE no es rentable y que la Comunidad necesita como el comer un grupo propio en el Congreso, igual que el de En Comú Podem.

“Mis padres se casaron el 4-D y luego se fueron a la manifestación. Mi padre, durante la ceremonia, llevaba una bandera de Andalucía prendida a la solapa y el cura, con complicidad, le dijo: "hoy Andalucía pide su autonomía y tú, Juan, la pierdes", jajaja. Es un reflejo del ambiente de la época, seguramente el cura se fue también a la manifestación. Yo no lo viví, pero lo soñé. Siempre que veo las imágenes de archivo de aquellas manifestaciones tengo la sensación de haberlas soñado. Es una sensación extraña, como un déjà vu raro. Mira hoy una a su alrededor y piensa, pero ¡¿qué ha pasado?!”, cuenta Rodríguez con un toque de humor sobre lo que supone aquel día.

¿Y hoy? ¿Qué elementos componen el 4-D de hoy? “Los dolores de Andalucía de los que hablaban los andalucistas viejos, que siguen siendo los mismos, pero también las esperanzas, añado yo, la posibilidad de emprender un modelo alternativo de desarrollo evitando los mismos errores que cometieron otros, apostando por el buen vivir y por el respeto a la tierra”, afirma Rodríguez.

Al respecto de su posición sobre el gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, que ella rechaza por razones estratégicas Rodríguez afirma dos cosas. Por un lado: “en la organización hay pluralidad de opiniones, eso está bien, si no seríamos zombies y somos militantes de izquierdas, activistas sociales, gente que pensamos por nosotras mismas y que además nos apasionan nuestros valores e ideas”.

Y, por otro, admite que “es una posición discrepante (y minoritaria, no tengo miedo a reconocerlo)” y añade que, para ella, "también es una estrategia que sigue siendo válida para Andalucía y sus municipios”.

Rodríguez no se cierra tampoco a entenderse, pero sin que ello implique asumir elementos que acaben por confundir. “Entenderse, ¡claro! Compartimos algunos espacios, manifestaciones, iniciativas parlamentarias, trabajo sindical, en todos ellos hay militantes y dirigentes socialistas, sí. Pero somos un proyecto autónomo, competimos con el PSOE por un mismo espacio, ser la alternativa a la derecha, y nos enfrentamos al PSOE en casi todo lo que tiene que ver con políticas de Estado y política económica, ni más ni menos”.

El grupo propio

Sobre el grupo propio, andaluz, dentro de Unidas Podemos en el Congreso que viene reclamando desde hace tiempo, Rodríguez explica a Público que, para hacerlo de manera efectiva, “nadie” tendría “que renunciar a nada”. “En Catalunya, IU y Podemos están dentro del grupo En Comú Podem y siguen teniendo sus relaciones orgánicas con sus referentes a nivel federal y estatal”, argumenta Rodríguez.

“No es un debate orgánico, es un debate político. Entendemos perfectamente que catalanes, gallegos, vascos, canarios, valencianos, cántabros y hasta turolenses puedan existir y poner en el centro de la política de este país sus reivindicaciones y Andalucía ¿no puede?”, se pregunta.

"El 4 de diciembre y el 28 de febrero fueron eso, la reivindicación masiva y la decisión legítima del pueblo andaluz por ser como el que más. Como la técnica feminista de sustitución de un hombre por una mujer para determinar situaciones de discriminación, los compañeros solo tienen que responder a una pregunta ¿por qué Catalunya sí y Andalucía no?”, remacha Rodríguez su razonamiento.

Rodríguez cerró Adelante Andalucía, la coalición en la que hoy están IU y otras fuerzas andalucistas, mediante un proceso complejo, en el que uno de los elementos clave fue su relación honesta y sincera con el hoy retirado de la primera línea de fuego, Antonio Maíllo.

A Maíllo le ha sustituido Toni Valero, quien, cuando Rodríguez insistía en el grupo propio antes de las pasadas generales, salió y enfrió las expectativas de las voces de Podemos que, junto a Rodríguez, lo reclamaban. La relación no es hoy la misma que había con Maíllo. Al respecto, Rodríguez dice: “Antonio y yo tejimos una confianza muy sincera después de muchas reuniones y muchos kilómetros juntos. Ahora toca tejerlas con la nueva y joven dirección de IU-LV-CA”.

Y, por último, una vez resuelto el proyecto y las ideas que propone, está la incógnita de saber si Rodríguez querrá defenderlo en primera persona, si quiere presentarse de nuevo a la secretaría general de Podemos, una vez dejado claro que candidata a la Junta otra vez no será. “Aún no [he decidido si me presentaré]. Estoy en ese equilibrio precario entre mis obligaciones políticas y las ganas que tengo de dedicarme a mi familia y de volver a la enseñanza. En cualquier caso me queda como dirigente, como mucho, hasta 2021. Es el compromiso de limitación de mandato y desprofesionalización que firmamos todas”, asegura.