Público
Público

40.000 millones de presupuesto andaluz, el mayor de los autonómicos, a la espera de Abascal

El Gobierno de PP y Cs presenta mañana las cuentas para 2021 sin haber cerrado aún un pacto con Vox que le garantice su aprobación

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, durante su intervención en el pleno del Comité de las Regiones en el debate del Pacto Verde, este martes en Sevilla. / EFE -JUNTA DE ANDALUCÍA
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, en una imagen de archivo. / EFE -JUNTA DE ANDALUCÍA.

raúl bocanegra

El Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, lanza este miércoles las cuantas para el año que viene, que rondarán los 40.000 millones de gasto total, el mayor presupuesto autonómico. Estas cuentas dependen ahora mismo de que Santiago Abascal, el presidente de Vox, dé el visto bueno a sus diputados en Andalucía para votarlas.

La ultraderecha ya le aprobó al Ejecutivo que preside Juanma Moreno (PP), los dos anteriores presupuestos, y este iba camino también de facilitarlo hasta que el presidente del PP, Pablo Casado, abrochó un discurso durante la moción de censura planteada por Vox a Pedro Sánchez, que provocó, primero, estupor, y después, un formidable cabreo en las filas ultra.

Moreno, de momento, ha comprado tiempo para que Vox pueda ‘olvidar’ el vapuleo de Casado, quien este martes insistió en que el lugar del PP está en el centro. Con este viraje de su jefe de filas, justamente en la dirección que quería el presidente andaluz, paradójicamente, Moreno ha acabado metido en un lío.

El presidente de la Junta de Andalucía es un hombre que siempre que puede juega la carta centrista, aunque todo su proyecto en Andalucía –bien es cierto que, según afirman algunos, por razones utilitarias, de aritmética parlamentaria– desde el primer momento, se ha hecho de la mano de Vox, y a costa de las políticas de memoria, con arranques antifeministas, y blanqueando las tesis xenófobas del partido que dirige Abascal.

Aunque el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha venido diciendo que le gustaría que el presupuesto, teniendo en cuenta la situación de pandemia, fuese aprobado por todos los partidos, esa proclama no ha venido acompañada de los gestos para que así fuese. Por el contrario, el socio parlamentario, Vox, es el preferente, y una de las patas imprescindibles de proyecto andaluz.

Mientras con Vox, según lo manifestado por su portavoz, Alejandro Hernández en un audio enviado por el partido a los medios, el Gobierno lleva negociando desde antes del verano y este mismo fin de semana se han producido también con el consejero de Hacienda, Juan Bravo (PP), las relaciones con el PSOE se han limitado a los discursos públicos y a dos reuniones. No ha habido, según las fuentes consultadas por Público, llamadas para engrasar un posible acuerdo, que el PSOE afirma, en todo caso, estar dispuesto a cerrar si se atienden sus reclamaciones.

El portavoz de Vox se escudó en estas negociaciones con el PSOE para seguir con la incertidumbre del presupuesto. "He hablado con el consejero de Hacienda. No estamos en una actitud gamberra. [Somos una formación] con una actitud leal, seria y responsable. Parece que la responsabilidad de sacar adelante el presupuesto es de Vox, cuando se quiere que firmen todos los partidos políticos". "Hay cosas que ya están negociadas de antes, y hay otras que se han quedado fuera. Y ya veremos qué tratamiento se les da", remachó Hernández.

Sanidad, educación, inversión

Las prioridades del próximo presupuesto, según han venido manifestando Moreno y Bravo, serán la sanidad y la educación, las competencias que año tras año se llevan el grueso del presupuesto y, con mas razón, ahora en plena pandemia. Y eso, según dijo el presidente, en el pasado Debate sobre el Estado de la Comunidad, debe equilibrarse con transformar la inversión pública en "motor de la recuperación económica". Así, se apoyarán los proyectos que contribuyan a "estimular el tejido productivo e impulsen la reactivación económica y el empleo, con el objetivo de que Andalucía salga cuanto antes de la recesión económica".

Este año, aunque al Gobierno le gustaría "porque bajando impuestos aumenta la actividad económica y, por tanto, la recaudación” –así repite Moreno el mantra liberal– no se tocarán los impuestos. Sí se mantendrá la bajada del tramo autonómico del IRPF ya prevista.

A las 8,30 horas de este miércoles está previsto que se reúna la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, presidida por el jefe del Ejecutivo, Juanma Moreno, y, con posterioridad, se desarrollará la reunión del Consejo de Gobierno para aprobar el proyecto de Ley.

A las 10,00 horas, el consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, junto al consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, harán entrega del proyecto a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, según recoge Europa Press.

Más noticias de Política y Sociedad