Público
Público

Abuelas de Plaza de Mayo impulsa la búsqueda en España de los hijos robados por la dictadura argentina

La presidenta de esa organización, Estela Carlotto, ha participado este martes en el lanzamiento de una campaña internacional para tratar de localizar a jóvenes que fueron secuestrados nada más nacer y que hoy podrían vivir en este país sin conocer su verdadera identidad. La Audiencia Nacional tuvo acceso a varios expedientes de casos sospechosos. 

Estela Carlotto
La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, en una imagen de archivo. David Fernández / EFE

El régimen de Jorge Rafael Videla no tenía límites. No le bastaba con secuestrar, torturar o lanzar gente viva al mar. Además de asesinar a cerca de 30.000 personas, también diseñó un macabro plan para quedarse con los hijos de los desaparecidos. Hoy, a las puertas del 45 aniversario del Golpe de Estado, las Abuelas de Plaza de Mayo han lanzado un mensaje desde una punta a otra del Atlántico: en España y otros países de Europa también podrían vivir hijos de desaparecidos que fueron criados bajo un manto de mentira. 

La voz de Estela Barnes de Carlotto, presidenta de Abuelas e histórica defensora de los derechos humanos, llegó desde Argentina hasta Barcelona, epicentro este martes del acto de lanzamiento internacional de la campaña "Puedes resolverlo, acércate", impulsada por la organización Hijas e Hijos por la Identidad y la Justicia de Barcelona y Abuelas de Plaza de Mayo, con el apoyo de Casa Amèrica Catalunya.

"Había coches extraños que interrumpían el caminar de un estudiante, lo metían dentro y no aparecía más", resumió Carlotto. Su hija Laura fue precisamente una militante estudiantil a la que la dictadura se llevó un día para siempre. Sus familiares no lo sabían, pero estaba embarazada. El niño que dio a luz en cautiverio fue robado por la dictadura. Laura fue asesinada. "Esperaron a que naciera el niño para matarla después", relató.

El hijo de Laura y nieto de Estela recuperó su vida y su historia en agosto de 2014, convirtiéndose así en el joven número 114 que localizaron por Abuelas de Plaza de Mayo. A día de hoy son ya 130 los nietos encontrados. La nieta número 129 estaba en España: cuando se anunció su hallazgo en abril de 2019, se conoció que vivía en Valencia. Su madre, Norma Síntora, fue secuestrada en marzo de 1977, cuando estaba embarazada de ocho meses. Luego de dar a luz, la dictadura acabó con su vida. El "modus operandi" más siniestro volvía a repetirse. 

Según distintas estimaciones, la dictadura argentina habría robado cerca de 500 niños, por lo que la búsqueda de Abuelas continúa tanto en Argentina como más allá de sus fronteras. De eso, precisamente, se habló este jueves en el acto celebrado junto a Carlotto. "Esta campaña va a ser magnífica. Nuestros nietos pueden estar en cualquier lugar del mundo, con mucha más razón en países europeos", afirmó.

Durante su intervención, la presidenta de Abuelas se refirió a las dudas que suelen afrontar los jóvenes que viven con incertidumbres sobre sus orígenes. Hacia ellos se dirigió desde Buenos Aires. "Acércate, anímate. Todo es para bien. Nadie puede vivir con una identidad falsa", afirmó.

Casos en España

La búsqueda de hijos de desaparecidos argentinos en España tiene antecedentes. En los años noventa, el juez Baltasar Garzón coordinó una investigación en la que participaron agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. Las averiguaciones se realizaron en base a un listado de posibles casos que manejaba Garzón. Según pudo confirmar Público, entonces se barajaron nombres concretos de varios jóvenes nacidos en Argentina que vivían en distintas ciudades de España. Los documentos generados durante aquella investigación quedaron archivados.

"Vamos a seguir buscando y encontrando a cada una de nuestras hermanas y hermanos. Aún nos faltan muchísimos más", dijo durante el acto de este martes Martín Mozé, portavoz de la Red Europea por el Derecho a la Identidad.

Más noticias