Público
Público

Actuar contra las agencias de vientres de alquiler y otras medidas feministas del acuerdo de coalición

Sánchez e Iglesias firman un acuerdo en el que se muestra una lucha contra la violencia machista, la abolición de la 'tasa rosa', la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad o la brecha de género en ciencia y tecnología.

Una mujer con la frase 'Ni un paso atrás (en referencia a la violencia machista)' durante la manifestación del 8-M

erly quizhpe

PSOE y Unidas Podemos recogen en su programa de Gobierno de coalición varias medidas para avanzar en políticas de igualdad. En el séptimo punto del documento, que han firmado en la tarde de este lunes el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, presentan sus políticas feministas entre las que se encuentra la lucha contra la violencia machista, las agencias de vientres de alquiler, la abolición de la tasa rosa o acabar con la brecha de género en ciencia y tecnología. 

Para garantizar la igualdad, se impulsará "la equiparación por ley de los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles" de forma progresiva para 2021. En este sentido, también se quiere garantizar "el derecho a la adaptación de la jornada de trabajo, en el caso de personas trabajadoras con hijos o hijas, tras la reincorporación de un permiso de crianza, y hasta que los menores cumplan doce años". 

Además, se impulsará una ley para garantizar "la igualdad retributiva" que profundice en la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación". Para ello se obligará a las empresas de 50 o más trabajadores que realicen "un libro de salarios". 

En cuanto a los órganos públicos, se respaldarán medidas para "la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los términos recogido en la Ley de Igualdad 3/2007". 

"Solo sí es sí"

El acuerdo para el nuevo gobierno busca que se cumpla el Convenio de Estambul a través de una ley que proteja la libertad sexual y por la que se reforme "la legislación penal para garantizar que el consentimiento de la víctima sea clave en los delitos sexuales". De esta manera se busca "blindar que solo sí es sí".

Dentro del Pacto de Estado contra la violencia de género, también se impulsará la formación con perspectiva de género en los procesos de denuncia y judiciales con el fin de que "el conjunto de profesionales que intervienen en ellos tenga la formación necesaria". En este punto, señalan que impulsarán "el sistema VioGén para incrementar y mejorar la seguridad de las víctimas" a pesar de que este método de protección se puso en funcionamiento en julio de 2007.

Además, se quiere suspender "el régimen de visitas de menores por parte de progenitores o tutores legales que estén cumpliendo condena, o se hayan dictado medidas cautelares, por delitos graves de violencia de género o cometidos en su presencia".

Derechos sexuales y reproductivos

Respecto a los derechos reproductivos, se comprometen a dar acceso "a los últimos métodos anticonceptivos, a la anticoncepción de urgencia y a la interrupción voluntaria del embarazo de todas las mujeres". También quieren garantizar "los tratamientos de reproducción asistida a todas las mujeres, independientemente de su orientación sexual y estado civil" y "la intimidad de las mujeres que acuden a las clínicas IVE, su integridad física y moral".

El acuerdo firmado por Sánchez e Iglesias, muestra su rechazo a los vientres de alquiler y se comprometen a actuar "frente a las agencias que ofrecen esta práctica a sabiendas de que está prohibida en nuestro país". En este sentido, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ya investiga estas prácticas desde el pasado mes de agosto.

Además, se quiere "erradicar la trata de mujeres con fines de explotación sexual, favorecer la dignidad de las mujeres, garantizar alternativas y terminar con las redes y las mafias que se lucran con la esclavitud".