Público
Público

Acuerdos de investidura PSOE y Podemos pactan cinco coaliciones de siete posibles en las comunidades

El aval de las bases de Aragón y Navarra para entrar en los ejecutivos de Javier Lambán y María Chivite se suma a los pactos de Gobierno en Baleares, Canarias y Comunidad Valenciana, lo que deja el Congreso, Asturias y La Rioja como únicos puntos de desacuerdo entre los dos partidos

Javier Lambán y Ximo Puig son dos de los barones socialistas que han cerrado coaliciones con Podemos para gobernar sus comunidades. (Gobierno de Aragón)

Cinco de siete: los barones del PSOE y de Podemos están dejando en evidencia la incapacidad para ponerse de acuerdo de sus respectivas direcciones federales al haber cerrado en los últimos dos meses coaliciones de gobierno en cinco de las siete comunidades en las que estas eran viables (Aragón, Navarra, Comunitat Valenciana, Canarias y Baleares), lo que sitúa a Asturias y a La Rioja, junto con el Congreso de los Diputados, como los únicos puntos de desacuerdo entre las dos formaciones.

Los avales de las bases de los morados a la entrada en los gobiernos de los socialistas Javier Lambán en Aragón, con un apoyo cercano al 80%, y María Chivite en Navarra, con un respaldo similar, han cerrado esta semana un ciclo autonómico en el que los desacuerdos en Asturias, donde Adrián Barbón gobernará en solitario y en minoría tras ser investido con el apoyo de IU y la abstención de los morados, y La Rioja, donde la diputada Concha Andreu votó con PP y C’s para impedir la elección de Concha Andreu, aparecen como los únicos territorios de desencuentro entre ambas formaciones. Al margen de España, obviamente.

Ese cinco de siete, a falta de cerrar otro acuerdo en La Rioja o ir a una repetición electoral, confirma la sintonía que comenzaron a explorar los dos partidos en los ámbitos locales y autonómicos la pasada legislatura. Las necesidades que impone la aritmética y la negativa de C’s a acercarse a los socialistas en algunas de esas comunidades han hecho el resto.

De hecho, las coaliciones superan el 70% (pasarían del 85% si hay ‘humo blanco’ en Logroño) de las posibles tras los comicios de esta primavera, ya que los socialistas Guillermo Fernández Vara Emiliano García Page obtuvieron sendas mayorías absolutas en Extremadura y Castilla-La Mancha, donde Podemos no tiene parlamentarios, como en Cantabria, donde el PSOE suma con el PRC de Miguel Ángel Revilla. En Castilla y León, Murcia y Madrid suma el trío de Colón.

Las consejerías moradas

Los dos últimos acuerdos supondrán la entrada de Podemos en los consejos de Gobierno de Aragón y de Navarra. En este último, en el que también estará Geroa Bai siempre que se confirme la abstención de EH Bildu, los morados se harán cargo de la cartera de Migraciones y Justicia.

Lambán, que se somete este martes y miércoles al pleno de investidura, al que llega con el apoyo garantizado de los aragonesistas de Cha y el Par además de los de Podemos-Equo e IU, no tiene cerrado el gabinete, aunque fuentes del PSOE dan por hecha la presencia en él de la actual portavoz de los morados, Maru Díaz, posiblemente en Universidad.

Esas consejerías se suman a las de Derechos Sociales en el Gobierno de Ángel Víctor Torres en Canarias, en el que también participan Nueva Canarias y la Agrupación Socialista Gomera; a las de Vivienda (con rango de vicepresidencia) y de Transparencia en el ejecutivo de Ximo Puig en Valencia, en el que sigue Compromís, y a las de Industria y Energía y de Agricultura, Pesca y Consumo en Baleares, donde Juan Pedro Yllanes será vicepresidente de Francina Armengol.

Estrategias nacionales y autonómicas

Lambán, que agradeció el "talante personal y político" del secretario general de los morados en Aragón, Nacho Escartín, así como el de José Luis Soro (Cha) y Arturo Aliaga (Par), en las negociaciones, destacó que Podemos-Equo actuó "de manera autónoma, sin cometer su criterio" al de la dirección estatal y "pensando exclusivamente en Aragón, sin prestarse a estrategias nacionales que nada tienen que ver con el interés de nuestra tierra".

En cualquier caso, la falta de sintonía de Escartín con la dirección de Pablo Iglesias es equiparable, como poco y aunque haya tenido menor trascendencia mediática, a la que se da entre el secretario de los socialistas aragoneses y el equipo de Pedro Sánchez Ferraz.

La portavoz de los morados, Maru Díaz, también destacó las diferencias entre el marco estatal y el autonómico. "Las comunidades siempre hemos llevado la delantera", dijo, antes de apuntar que "a Pedro Sánchez le está costando entender que ya no son tiempos de mayorías absolutas".

"Si se fijara en Aragón vería un buen ejemplo de cómo se negocia con discreción y respetando los tiempos", añadió.