Público
Público

Duras acusaciones contra Rajoy por la deslealtad de firmar el acuerdo de refugiados de la UE

Parte del debate sobre la UE se emplea en mensajes cruzados de varios portavoces sobre la negociación para una nueva investidura de Pedro Sánchez, con un agrio enfrentamiento entre Pablo Iglesias y Albert Rivera

Rajoy, durante su comparecencia de forma extraordinaria en el Congreso. / EFE

JUAN ANTONIO BLAY

MADRID.- Todo el arco parlamentario, salvo el PP, ha criticado con dureza el comportamiento del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Consejo Europeo de los pasados días 17 y 18 de marzo en el que la UE alumbró el acuerdo con Turquía para intentar zanjar la crisis generada por los miles de refugiados que huyen de la guerra civil de Siria. Todos han acusado al jefe del ejecutivo de incumplir el acuerdo parlamentario adoptado por unanimidad para fijar la posición española en Bruselas.

Los grupos parlamentarios acordaron en el seno de la comisión mixta para la UE una declaración, previa al Consejo Europeo del pasado mes que abordaba la crisis de los refugiados, en la que expresamente se prohibían las deportaciones sin evaluar la situación personal de cada uno de ellos antes de ser devueltos a Turquía desde donde alcanzaban Grecia.

Rajoy ha defendido que el acuerdo alcanzado por los líderes de la UE es conforme a los principios que defienden las instituciones europeas y la legislación internacional de derechos humanos. “España introdujo en el acuerdo el principio que evita las deportaciones masivas, en línea con el acuerdo alcanzado en esta cámara", ha sostenido Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones, además, ha sacado pecho al presumir de que “España está preparada mejor que nadie en Europa para afrontar una crisis de emigración tras las medidas adoptadas en 2006 por el Gobierno de entonces (presidido por Zapatero) para afrontar la llegada de 36.000 personas a Canarias; unas medidas de cooperación con los países de origen que fueron continuadas por mi Gobierno”, ha recalcado.

“¡Es una auténtica vergüenza!”, ha clamado el líder socialista Pedro Sánchez a la hora de definir la actitud mostrada por Rajoy en la cumbre europea. “Usted no ha sido leal a los compromisos que había adquirido”, ha insistido. Unas exclamaciones que han provocado el aplauso de su bancada y desde algunos escaños de Podemos y de ERC.

Desde Podemos, Pablo Iglesias, que ha ironizado sobre una cita del dirigente independentista argelino Ben Bella utilizada por Rajoy, ha insistido en la misma línea. “Le recrimino que no respetase el acuerdo alcanzado en la comisión mixta para la UE. Los refugiados, señor Rajoy, huyen de las bombas del mismo terrorismo que las hace estallar en París y Bruselas”, le ha espetado con gesto crispado Iglesias en medio de aplausos de su bancada e incluso el palmeo de algunos parlamentarios socialistas.

Las críticas a Rajoy también las han empleado desde Albert Rivera, de Ciudadanos, hasta Alberto Garzón, de IU, quien ha anunciado que mañana jueves su grupo presentará una querella ante el tribunal supremo contra el presidente del Gobierno en funciones por un delito de lesa humanidad al atribuirle su colaboración para traficar con refugiados de un conflicto armado.

Ha sido la primera vez que Mariano Rajoy ha actuado ante el Congreso de los Diputados surgido de las elecciones del pasado 20 de diciembre en su condición de presidente del Gobierno en funciones, una circunstancia que desde el propio Ejecutivo se ha calificado como “excepcional” para sostener su negativa a que su Gobierno se someta al control de la actual cámara parlamentaria.

En su réplica a los portavoces, Rajoy, como es habitual en él, ha estado más dicharachero y resuelto en su discurso a la hora de rechazar las críticas recibidas, a menudo empleando la ironía para adornar sus argumentos. En todo momento ha sostenido que respetó el acuerdo previo de los grupos parlamentarios.

“Oiga, si todos los 28 dirigentes de los países de la UE acudimos con un papel con la pretensión de que se refleje textualmente, pues no puede ser y no se funciona así”, se ha justificado en su contestación a las duras críticas de Iglesias. También se ha referido con tono ciertamente displicente a las críticas vertidas por el líder socialista Pedro Sánchez, aunque quien le ha dedicado los peores calificativos ha sido el portavoz popular, Rafael Hernando.

En cualquier caso, una buena parte del debate ha sido utilizado por parte de los portavoces de los grupos parlamentarios para lanzarse mensajes relativos al proceso negociador para lograr la investidura de un candidato para presidente del Gobierno. Los actores principales han sido los representantes de Podemos, Pablo Iglesias, y de Ciudadanos, Albert Rivera, que han mantenido un agrio enfrentamiento

El portavoz de la formación morada ha calificado de “intolerantes” a los miembros de Ciudadanos, circunstancia que le ha servido para lanzar un mensaje directo al líder socialista: “Señor Sánchez, con los intolerantes es muy difícil hacer un Gobierno progresista”, ha dicho dirigiendo sus gestos y mirada al escaño del destinatario de sus palabras, aplaudidas desde su bancada.

Rivera, que se ha sentido aludido directamente por el portavoz de la formación morada, ha empleado un tono duro a la hora de devolver sus descalificaciones. “No sé dónde ha estudiado usted derecho; yo, en Barcelona y Helsinki. Es posible que usted haya aprendido en Venezuela, donde los derechos humanos son muy distintos. ¿Cuándo ha defendido usted a las mujeres y a los homosexuales iraníes?”, ha dicho. Además, se ha referido a las informaciones que atribuyen a una financiación irregular de Podemos por medio de dinero extranjero.

Esa alusión ha provocado la protesta del portavoz parlamentario de Podemos, Íñigo Errejón, ante el presidente de la cámara por entender que se había acusado a su formación política de un presunto delito. “Señor presidente, si alguien quiere insistir que presente una denuncia, pero el Tribunal Supremo ha archivado dos querellas sobre ese asunto y la Fiscalía se ha pronunciado en contra de esas denuncias”, ha dicho.

Iglesias, por su parte, en el turno de réplica, ha insistido en sus críticas a Rivera, a quien ha acusado de hacer un ejercicio de “cuñadismo político” de compañía del PP. “Señor cuñado Rivera, ¿quién se presentó a unas elecciones al Parlamento Europeo con un partido de extrema derecha, Libertas?”, le ha dicho. Y, de nuevo, dirigiéndose a Sánchez, ha insistido: “Le tendemos la mano para formar un Gobierno progresista que no se base en el cuñadismo sino en las ideas”.

El rifi rafe entre ambos ha finalizado con la intervención de Rivera, a continuación, quien, tras criticar a Rajoy y a su portavoz, Rafael Hernando, por sus alusiones ante la reunión tripartita de mañana, ha contestado a Iglesias: “Cuñadismo es el ejercicio de colocar a amigos, cuñados y novias”, le ha reprochado al final, acompañando sus palabras con una declaración de intenciones para “rebajar la tensión”.

Más noticias