Público
Público

Alberto Garzón acusa a Susana Díaz de entrar en una deriva 'bonapartista'

El candidato de Izquierda Unida a la Presidencia del Gobierno rehúsa responder sobre posibles acuerdos postelectorales.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 12

Alberto Garzón visita un colegio electoral en el barrio ateniense de Ejarjia durante la jornada electoral griega. /Ingrid Haack (EFE)

El diputado de Izquierda Unida (IU) por Málaga y candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha acusado a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, de entrar en una "deriva bonapartista" en la que confunde su nombre con el de la comunidad que gobierna y cree que "esto habría sido impensable" con el exjefe del Ejecutivo andaluz José Antonio Griñán, un "intelectual" que sabía que Andalucía iba "más allá de su partido".

Además, ha remarcado que estos "gestos bastantes bonapartistas" ya se pudieron ver con la crisis de la Corrala Utopía en la que la presidenta quitó competencias a la consejera de Vivienda de IU, cosa que obligó a su formación a amenazar con irse porque querían "cumplir lo pactado".

No se siente culpable de la ruptura PSOE-IU

En una entrevista en 'Los desayunos de TVE' recogida por Europa Press, Garzón ha señalado que no se siente "en absoluto culpable" de la ruptura de la coalición entre el PSOE e IU en Andalucía, tal y como apuntó Díaz en una entrevista.

Es más, cree que "Susana Díaz está construyendo un relato buscando excusas para justificar una decisión que nada tiene que ver con los intereses de los andaluces". De hecho, ha subrayado que la presidenta ha roto el pacto de manera unilateral y ha "generado ella misma" la inestabilidad de la que hablaba.

"Me resulta extraño que en diciembre IU acuerde hacer una comisión sobre los cursos de investigación y en enero esta señora rompa unilateralmente el pacto y, el mismo día, pacten con el PP los consejeros de la Cámara de Cuentas, que se supone que es la institución que fiscaliza y evita la corrupción, y de la misma forma haga una cacicada como es, por ejemplo, aforar a tres personas que probablemente habrían sido imputadas brevemente", ha apuntado.

Preguntado por la valoración global de este pacto, Garzón ha asegurado que el Gobierno andaluz ha sido durante mucho tiempo un "Gobierno de resistencia" que ha evitado, entre otras cosas, que se privatizasen hospitales como ha ocurrido en algunas comunidades.

"No nos arrepentimos"

"En la medida en la que hemos logrado avances no nos arrepentimos", ha afirmado, señalando que a su formación le hubiera gustado hacer "mucho más". "Hemos hecho lo que se ha podido hacer con la correlación de fuerzas, pero Andalucía necesita un cambio radical", ha puntualizado.

Finalmente, preguntado por si IU volvería a "tenderle la mano" al PSOE andaluz tras las elecciones de marzo en el caso de que los socialistas no obtuvieran mayoría absoluta, Garzón ha rehusado contestar directamente, subrayando que habrá que esperar a los comicios para saber cuál es la correlación de fuerzas pero que "todos los pactos tienen que hacerse de acuerdo a un programa".

El "señorito" y el "terrateniente"

No obstante, también ha dejado claro que no le gustó la decisión de sus compañeros de Extremadura de optar por la abstención para permitir que gobierne el PP, que fue el partido más votado. "El PP en Extremadura pero sobre todo en Andalucía es el reflejo del señorito andaluz, de la defensa de los privilegios, del terrateniente", ha opinado.

Garzón asume, no obstante, que con un 12% de votos --como obtuvieron en Andalucía-- o menos "por una cuestión aritmética al final tienes que elegir hacer algo", y eso "siempre va a tener un coste".

Sin embargo, en el caso andaluz, ha recordado que, en su opinión, "la política es una cosa muy seria y no se puede ir rompiendo pactos de esa manera". "Cuando una persona muestra poca credibilidad no la tiene en el futuro", ha sentenciado.

Más noticias en Política y Sociedad