Público
Público

Àlex Pastor La dimisión del alcalde de Badalona después de su detención dejará al PSC sin la alcaldía de la cuarta ciudad de Catalunya

La reedición de la operación del inicio del mandato que dio la alcaldía al socialista Álex Pastor se entrevé imposible, y los socialistas tendrán que decidir entre dejar vía libre a Xavier García Albiol (PP) o articular un gobierno de izquierdas que, en principio, tendría a Dolors Sabater de Guanyem Badalona como alcaldesa.

El exalcalde de Badalona Àlex Pastor (PSC) en su toma de posesión el año pasado./  Susanna Saéz (EFE)
El ya exalcalde de Badalona Àlex Pastor (PSC) sigue dando que hablar, después de que ayer tuviera que dimitir al conocerse que fue arrestado por por los Mossos d'Esquadra por atentado a la autoridad, cuando estos le dieron el alto y comprobaron que conducía su coche en un estado de embriaguez en mitad de la cuarentena. ?

El incidente del hasta ahora alcalde de Badalona, Àlex Pastor, -que fue detenido después de ser parado en un control de los Mossos conduciendo en estado de embriaguez, saltándose el confinamiento por la covid-19 y después de supuestamente agredir a un agente- tendrá repercusiones mucho más allá de haber liquidado la carrera política personal del exalcalde socialista. El PSC perderá con toda seguridad la alcaldía de la cuarta ciudad de Catalunya.

A pesar de que figuras locales del PSC como el portavoz municipal Rubén Guijarro han optado por la prudencia, al considerar prematuro pronunciarse sobre la situación generada, dirigentes del partido reconocen que será muy difícil reeditar la operación que dio la alcaldía a Pastor, a pesar de ser la tercera fuerza política municipal. Una maniobra de equidistancia entre el candidato del PP ganador de las elecciones, Xavier García Albiol, y la exalcaldesa Dolors Sabater, que lideraba la coalición de izquierdas formada por Guanyem Badalona, ERC y otras formaciones minoritarias de la izquierda soberanista. Una posición desde la cual Pastor forzó a Sabater a renunciar a su candidatura a la alcaldía para evitar que se impusiera el candidato del PP como fuerza más votada y de esta manera consiguió su apoyo para obtener la alcaldía.

Fuentes del PSC creen que "esta operación no se podrá reeditar porque han crecido las desconfianzas" entre los socialistas y Guanyem Badalona. Pero también consideran que "es demasiado pronto para saber qué pasará". Hay que recordar que después de obtener la alcaldía, Pastor torpedeó la incorporación de Guanyem Badalona al Gobierno municipal. Pero también rechazó el acuerdo con el PP que habría permitido la alcaldía de García Albiol, siquiera con la abstención. Por lo cual resulta difícil pensar que el PP pueda volver a dar la alcaldía al PSC, en este caso a la número dos del partido, Teresa González, tal como sí hizo en la moción de censura contra Sabater que le dio la alcaldía a Pastor en el anterior mandato. Eso sí, desde el PSC se deja una cosa muy clara: "Somos un partido decisivo en el Ayuntamiento de Badalona" y dan por hecho que la alcaldía pasará por la decisión que tome el PSC de Badalona.

Esta vez Guanyem Badalona no renunciará a la candidatura

La propia jefa de filas de Guanyem Badalona, Dolors Sabater, reafirma que no repetirán la opción de dar la alcaldía a un candidato o candidata del PSC como mal menor frente a la amenaza del PP. "Esta vez no podemos permitir que nos engañen". Sabater asegura que no renunciará a su candidatura para hacer "experimentos" que no pasen por ser investida alcaldesa para los tres años de mandato que hay por delante. "Sí o sí nos tenemos que entender para conseguir un frente progresista de izquierdas" en el cual, explica Sabater, el PSC tiene que estar, pero sin liderarlo. Sabater descarta totalmente cualquier opción de alcaldía socialista ni siquiera la que ella misma propuso después de las elecciones de reparto del mandato: "Ya existió la posibilidad de repartir la alcaldía y el PSC no quiso negociar", recuerda la exalcaldesa.

Ahora la propuesta pasaría porque Sabater recupere la alcaldía los tres años de mandato que quedan. Para ello debe conseguir la mayoría absoluta de 14 concejales que permita un gobierno de izquierdas amplio que incluiría Guanyem Badalona con 7 concejales -ERC y otras formaciones de la izquierda soberanista-, el PSC con 6, y Badalona en Comú Podem, que tiene dos sillas en el consistorio, además de la posible incorporación del único concejal de JxCat. Un Gobierno de concentración de todas las fuerzas del consistorio al margen del PP que podría ser factible a pesar de que las posiciones en el PSC de Badalona están divididas. Una de las cuestiones que despierta recelos en sectores socialistas es el propio nombre de Sabater como alcaldesa y líder de este Gobierno municipal de concentración.

Por lo cual no es descartable que se abra algún baile de nombres alternativos a la exalcaldesa con otros posibles candidatos de las fuerzas de izquierdas que entrarían en el pacto, bien sea por parte de ERC o de los Comuns. De hecho, la alcaldesa accidental y líder de Badalona en Comú Podem, Aïda Llauradó, ya se ha postulado. Por su parte, Guanyem i ERC mantienen a Sabater como su candidata y presionan al PSC para frenar a Albiol. El jefe de filas del PP solo necesitaría sus 11 concejalías para obtener la alcaldía si no se constituye la mayoría absoluta alternativa ya que la ley indica que en ese caso el candidato más votado asume la alcaldía en minoría.

Inicio de contactos

La única voz que se ha pronunciado desde el actual Gobierno municipal es la alcaldesa accidental, Aïda Llauradó. La presidenta del Grupo Municipal de Badalona en Común Podem ha asegurado sentirse "conmocionada" por el asunto protagonizado por el exalcalde Pastor. La número dos del Ayuntamiento de Badalona -fruto del pacto entre socialistas y los Comuns- se ha limitado a decir que su formación buscará "las vías para restablecer puentes de confianza con todo el pleno municipal y con la ciudadanía de Badalona". Y en una entrevista en Catalunya Ràdio, Llauradó ha asegurado que "la gente ahora necesita soluciones". Haré todo lo posible porque no haya una batalla política en la ciudad". Llauradó se postula como posible alternativa a Sabater en el liderazgo del Gobierno de izquierdas y como persona de consenso para el PSC, pero fuentes consultadas indican que es improbable que se acepte una operación que dé la alcaldía a una fuerza con solo dos ediles. "No sería representativo" indican las fuentes de Guanyem Badalona, la segunda fuerza política de la ciudad.

Lo que ya ha empezado es un frenético ritmo de contactos entre todos los grupos del Ayuntamiento y en todos los niveles. Según apunta Sabater, "Badalona está en el punto de mira de todos y que el PP recupere la alcaldía de la cuarta ciudad catalana es algo estratégico que se está estudiando a escala catalana y probablemente incluso estatal".

ERC también advierte al PSC

Sabater cuenta con el apoyo de sus socios de ERC que concurrieron en las últimas elecciones municipales coaligados con ella. Pero fuentes de los republicanos no esconden el desgaste que ha comportado internamente el debate posterior a las elecciones en que algunos sectores han valorado negativamente el resultado de la coalición para Esquerra, y este miércoles mismo se celebró una ejecutiva para debatir el nuevo escenario político. Estas mismas fuentes de ERC reconocen que una parte del partido no comparte el proyecto de un Gobierno municipal con el PSC y también que ven difícil reeditar la candidatura conjunta con Guanyem Badalona en un futuro. Pero apuntan que este es un debate que no excluye el hecho que la prioridad es cerrar el paso a García Albiol. El concejal republicano Oriol Lladó ha considerado este miércoles a Sabater como su candidata a la alcaldía y ha enviado un mensaje al PSC: "Enviamos una petición de generosidad. Volvamos de alguna manera donde estábamos en junio del 2019 antes del pleno de investidura". "Todo está abierto", asegura Lladó, que añade una advertencia a los socialistas: "No valdrá aquello que de alguna manera valió entonces, ni chantajes ni faroles".

Albiol también se mueve rápido

Pero García Albiol también se ha movido con rapidez y asegura haber contactado ya con todos los grupos municipales, a los cuales, según el jefe de filas del PP badalonés, habría transmitido el mensaje de que "la ciudad no puede cometer los mismos errores de los últimos años. El presente nos obliga a dejarnos de partidismos y a trabajar por el bien común y con respecto a la voluntad de los vecinos". Albiol recuerda que el actual Gobierno socialista accedió al poder gracias a un acuerdo de partidos que tenía como "único punto de acuerdo" que el PP no gobernara. Además, sobre el ya exalcalde Pastor, asegura que "no ha estado en ningún momento a la altura de las circunstancias". Badalona, dice Albiol, está viviendo "el peor momento de su historia política y social".

Ante este escenario, el líder popular propone que sea él, como cabeza de lista más votado en las elecciones de 2019, quien encabece un nuevo Gobierno abierto a todas las formaciones.

La responsabilidad del PSC

Fuentes de Guanyem Badalona se aferran al objetivo prioritario de que la alcaldía de Badalona no vuelva a manos de García Albiol, a quien atribuyen "la etapa más negra" de la reciente historia de Badalona y al cual acusan de políticas populistas y racistas. Y consideran que el PSC es quien tiene que tomar ahora una decisión y que en ella pesará el hecho de haber quedado tocados por el escándalo de Pastor, puesto que según apuntan algunas voces, en el partido eran absolutamente conscientes de sus problemáticas adicciones. El propio José Téllez, quién fue uno de los hombres fuertes durante la alcaldía de Sabater, lo explicita claramente en Twitter: "El PSC de Badalona lo sabía. Hace meses. Y se dedicaron a insultar y a machacar a los que señalábamos que este personaje no podía ser alcalde de Badalona. Podía haber matado a alguien. PSC: sois cómplices".

Esta es una acusación no corroborada y negada por los socialistas, pero en cualquier caso, la detención de Pastor en pleno confinamiento conduciendo en estado de embriaguez es un golpe que debilita la posición de los socialistas para intentar imponer condiciones. "Esta vez tendrán que elegir, o García Albiol o un gobierno de las izquierdas encabezado por Dolors Sabater", afirman en el entorno de Guanyem Badalona. La responsabilidad de que el PP más intransigente y xenófobo recupere la alcaldía de la cuarta ciudad de Catalunya recaería exclusivamente en el PSC, aseguran, y esto, sumado a la irresponsabilidad cometida con el incidente de Pastor, es algo que los socialistas tendrán que sopesar muy bien.

A pesar de que todas las fuentes consultadas aseguran que lo que finalmente acabe pasando en el Ayuntamiento de Badalona se decidirá en Badalona, a nadie se le escapa que las negociaciones han empezado y pasan por la calle Pallars de Barcelona, donde se ubica en la actualidad la sede del PSC. O donde esté confinado el primer secretario del partido, Miquel Iceta. Uno de los dirigentes -junto al actual ministro de Sanidad, Salvador Illa, y al exsecretario de Organización del PSC, José Zaragoza-, a quien se atribuye la moción de censura que desbancó a Sabater de la alcaldía y se la dio al socialista Pastor, con el apoyo del PP. Sin descartar que la decisión final sobre el futuro de la alcaldía de Badalona esté todavía más lejos en función de la coyuntura política estatal. Sobre lo cual desde Guanyem Badalona reclaman que "Badalona deje de ser moneda de cambio".

El 12 de mayo como plazo

En todo caso, la decisión se tendrá que tomar siempre antes del 12 de mayo, fecha tope para celebrar el pleno de investidura del nuevo alcalde o alcaldesa de Badalona, según han detallado los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Badalona. El calendario para relevar Álex Pastor en el cargo incluye un plazo máximo de diez días para dar cuenta al pleno de su renuncia. Y posteriormente se abrirá otro plazo máximo de diez días más para celebrar el pleno de investidura.

Más noticias de Política y Sociedad