Público
Público

Alianza derechas ¿España Suma? Resistencias internas en el PP a incluir a Vox en una coalición conjunta

El ex número tres del partido, Javier Maroto, es contrario a la alianza:"En mi partido hay gente que considera que hay que aunar a Ciudadanos y Vox, otros consideramos que solo a Cs, otros creen que no hay que hacerlo en régimen de igualdad".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Pablo Casado junto a Moreno, Feijóo y Pastor en la toma de posesión del segundo como presidente de la Junta de Andalucía EFE

El Partido Popular quiere sumar: con quién se pueda y dónde se pueda. Este ha sido el mensaje trasmitido, en líneas generales, por la dirección del partido. Tras la experiencia en Navarra, donde la candidatura electoral junto a Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Ciudadanos (Cs) le permitió ser la lista más votada en las elecciones autonómicas y conseguir dos diputados en las generales del 28A, en Génova esperan que esta alianza pueda ratificarse de cara a un posible adelanto electoral en noviembre.

Pero los de Rivera no son los únicos socios a los que el PP espera convencer —aunque sí son los prioritarios—, Casado confía en que Vox también se sume. El PP calcula que, si la ultraderecha no se hubiese presentado, su partido habría obtenido 21 escaños más en las 28 provincias más pequeñas.

Los conservadores llevan meses subrayando la necesidad de crear esta alianza —PP y Cs tienen la misma cantidad de escaños que tiene actualmente el PSOE, 123— y las diferencias entre bloques son más que palpables: 147 de las tres derechas frente a 165 si se suma el resultado de los socialistas y el de Unidas Podemos. Los 'populares' ya lo advirtieron en la campaña: ir por separado resta y, a pesar de las advertencias, se vieron abocados al peor resultado de su historia: 66 escaños y 4 millones trescientos mil votos. 72 diputados menos que en 2016.

En las propias filas conservadoras no todos los barones y dirigentes piensan del mismo modo. Preguntado específicamente por esta cuestión, el secretario general del PP, Teodoro García Egea abría la posibilidad de sumar con los de Abascal: "Es una fórmula interesante para aglutinar a personas que pensamos lo mismo en lo fundamental".  La recién elegida vicesecretaria general de Organización del PP, Ana Beltrán, ya planteó la posibilidad de que Vox entrase en España Suma la pasada semana: "Incluiríamos a todos los partidos que tengan claro que la prioridad es la unidad de España, la bajada de impuestos y otras tantas medidas que el centroderecha comparte", alegó.

Argumentos que chocan frontalmente con la posición del anterior número tres del partido, Javier Maroto: "En mi partido hay gente que considera que hay que aunar a Ciudadanos y Vox, otros consideramos que solo a Ciudadanos, otros creen que no hay que hacerlo en régimen de igualdad", ha manifestado el portavoz de los populares en la Cámara Alta en una entrevista en el diario ABC.

Una voz 'popular', en conversación con este diario, subraya que la inclusión de Vox en la plataforma "la están impulsando desde arriba", concretamente Pablo Casado y García Egea: "Lo que quieren es absorber a Vox y esta es su mejor baza". No obstante, destaca que "no todos en el partido opinamos del mismo modo": "En mi caso, es ver a los diputados de Vox en el Congreso y me entran ganas de salir corriendo, no representan mi posicionamiento político ni, mucho menos, a mí".

Los barones, divididos

Los líderes territoriales que más podrían apoyar esta alianza con Vox y Cs son aquellos que han podido sumar gracias a la formación de extrema derecha: Juanma Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía, Isabel Díaz Ayuso, recién elegida presidenta de la Comunidad de Madrid y Fernando López Miras, su homólogo en la región de Murcia. En estos territorios la presencia de Vox es fuerte y sus votos han sido determinantes para acceder al cargo.

En el otro lado se encuentran aquellos barones, como el gallego Alberto Nuñez Feijóo o Alfonso Alonso, líder del PP vasco, en cuyos territorios la formación de extrema derecha es residual en votos y en escaños, por lo que no creen que la alianza con Vox sume -en el caso de Galicia, ni si quiera con Ciudadanos-,  sino todo lo contrario. Tampoco es partidario el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que consiguió la presidencia únicamente con los votos de Cs.

Cs y Vox, más fuera que dentro

El líder de Cs, Albert Rivera, alejó, recientemente, la posibilidad de sumar, en una entrevista en Onda Cero y lo atribuyó a la corrupción de los 'populares': "España suma, pero la corrupción resta", afirmó el catalán. Desde la formación alegan que son partidarios de sumar en territorios como Madrid y Andalucía "pero las coaliciones electorales no siempre suman y en este caso restarían".

"Sería difícil de explicar desde el punto de vista de la diferenciación de los proyectos una coalición para el senado y no para el congreso o en muchas provincias sí y otras no. Eso confundir. Ciudadanos tiene que presentarse con su proyecto y su marca. Un proyecto reformista y libre de corrupción", alegan. Además, en ningún caso aceptarían que Vox también estuviera en esta plataforma, dado los problemas del pasado en pactar de cara a la galería.

Por su parte, aunque este viernes el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, admitía que su formación estudiaría presentarse "de manera puntual" en coalición con el Partido Popular y Ciudadanos en provincias "con menos escaños", horas más tarde rectificaba y decía que España Suma es "una operación de propaganda política a la que todavía algunos no tiene claro si invitarnos": "Que no se molesten".

Opinión que coincide con la expresa por el líder de la formación ultraderechista, Santiago Abascal, que tachó de "propaganda" la plataforma: "Nosotros no caemos en las trampas de operaciones de propaganda que es España Suma". Abascal reivindicó  "diferentes" que son PP y Ciudadanos, por un lado, y Vox, por otro.

Más noticias en Política y Sociedad