Público
Público

Ayuntamiento de Madrid Almeida pone trabas a que los vecinos participen en las decisiones de sus barrios

Tras la aprobación de un decreto del área de Participación y Transparencia, que suprime el turno vecinal y justifica la medida en que las sesiones se alargaban demasiado.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, tras la firma de tres protocolos con la alcaldesa de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, y los alcaldes de Las Rozas y Majadahonda, José de la Uz (2d) y José Luis Álvarez Ustarroz (d). / EFE

Los turnos vecinales, una figura introducida por el equipo de gobierno de Manuela Carmena para fomentar la participación de los ciudadanos en los plenos municipales de los distritos, han sucumbido ante la estrategia de la actual corporación de aprovechar cualquier oportunidad para borrar el legado de la anterior alcaldesa de la capital. 

La decisión, adoptada por el área de Participación y Transparencia, presidida por Silvia Saavedra (Ciudadanos), ha sido justificada por la larga duración de las sesiones, que en ocasiones se prolongaban hasta la medianoche. 

Saavedra ha explicado que este hecho no era bueno ni para los vecinos ni para sus representantes públicos, argumento que ha sido rechazado por el concejal de Más Madrid Nacho Murgui, quien considera que la medida es injustificada y supone un claro recorte de los derechos de los ciudadanos en el gobierno de su ciudad. 

La decisión ha sido justificada por la larga duración de las sesiones

Desde el pasado mes de noviembre, cuando quedaron constituidos los plenos de distrito, la participación de los vecinos se regula por lo establecido en el antiguo Reglamento Orgánico de los Distritos. De esta forma, solo se permite un turno de tres intervenciones de personas que lo hayan solicitado por escrito y con diez días de antelación.

En declaraciones a este diario, Murgui señaló que la medida supone una cortapisa a la libertad de expresión de los vecinos y desvirtúa la figura de los plenos de distrito, un espacio donde se articulaba la participación de los madrileños en la resolución de los problemas comunes que afectan a sus distintos barrios.

"En esos plenos", indicó, "se establece una comunicación directa entre los vecinos y sus representantes, lo que fortalece su razón de ser y propicia un ámbito en el que la administración local actúa sobre el terreno, respondiendo y dando la cara ante la ciudadanía". 

Cuestiones espinosas

Con la nueva normativa, el presidente de la junta de distrito podrá escoger qué preguntas responde en persona y cuáles deja para que sean resueltas por escrito, pudiendo esquivar así las que le resulten más espinosas o comprometidas, según señaló el concejal de Más Madrid. 

“Hasta ahora”, citó como ejemplo Murgui, “un vecino podía dirigirse personalmente al concejal para preguntarle por qué el ascensor del Centro de Servicios Sociales del distrito lleva estropeado más de dos semanas. Ahora puede que tenga que conformarse con recibir una respuesta por escrito”. 

El presidente de la junta de distrito podrá escoger qué preguntas responde en persona

"Antes", prosiguió, "se establecía un compromiso por parte del concejal con el asunto que se le planteaba. En muchas ocasiones los vecinos pedían la palabra para plantear problemas que eran desconocidos para el propio presidente de la junta. Y eso le obligaba a interesarse por el tema, buscar una solución y trasladársela al vecino". 

Por otra parte, Murgui expresó igualmente su desconfianza respecto al futuro de los foros locales, una especie de "miniayuntamientos", cuyos acuerdos son debatidos en los plenos municipales, aunque sólo tienen un carácter referencial para las concejalías de los distritos. 

El concejal teme que el equipo de gobierno municipal formado por el PP y Ciudadanos apruebe una reforma del reglamento por el que se guían los foros locales y que quiera suprimir la figura de los dinamizadores sociales, imprescindibles para su funcionamiento. "Han anunciado una reforma del reglamento que todavía no sabemos en qué sentido va a ir, pero nos tememos una estrategia de lenta asfixia de los foros locales", concluyó.