Público
Público

Álvarez de Toledo carga contra Casado tras su destitución: "Mi concepción de libertad no es compatible con su autoridad"

La dirigente popular aún no ha adoptado una decisión sobre si renuncia a su acta de diputada. "Es una forma de esclavitud formar parte de un partido en el que no te puedes expresar con libertad", afirma.

Cayetana Álvarez de Toledo. / CAPTURA
Cayetana Álvarez de Toledo. / CAPTURA

Público / agencias

La hasta hoy portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, cargó este lunes contra el líder del partido conservador, Pablo Casado, por su destitución como portavoz en el Congreso. "Considera que mi concepción de libertad no es compatible con su autoridad, y yo no lo comparto", ha afirmado.

"Lamento profundamente" una decisión "perjudicial" para el grupo popular, el PP y la causa que defiende esa formación, ha dicho Álvarez de Toledo en declaraciones a la prensa ante el Congreso de los diputados, en las que ha tachado de "desdichadas" las causas esgrimidas por Casado para tomar esta iniciativa.

"Es una forma de esclavitud formar parte de un partido en el que no te puedes expresar con libertad", afirma. "Ningún portavoz del PP ha tenido menos autonomía que yo", agrega Álvarez de Toledo quien se ha despedido con críticas a Casado y al secretario general, Teodoro García Egea.

"Un partido no es un ejército", ni una secta, ha explicado la diputada. "Aquí hay sensibilidades" y "trayectorias diferentes" y considera que la libertad es un elemento "extraordinario" para dirigir una formación política.

No sabe si seguirá como diputada

Cayetana Álvarez de Toledo aún no ha tomado una decisión sobre si entregará o no su acta de diputada. Fue elegida diputada en representación de la circunscripción de Barcelona. Por ahora, viajará a donde están sus dos hijas para descansar unos días con ellas. 

La diputada ha anunciado que va a recurrir ante el Tribunal Constitucional, "sin apoyo de mi partido", para que se mantenga en el diario de sesiones del Congreso de los Diputados sus palabras sobre el padre del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. La dirigente popular acusó al líder de Podemos de ser "hijo de un terrorista. A esa aristocracia pertenece, la del crimen político", en alusión a que su padre fue militante del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), pero no fue protagonista de ningún acto.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, decidió retirar sus palabras del dacta de la sesión plenaria del 27 de mayo de este año, 2020. Mientras, en el PP hubo críticas a su portavoz porque había desviado la atención sobre la crisis que atravesaba el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por haber destituido al coronel Diego Pérez de los Cobos en la comandancia de Madrid.

Álvarez de Toledo ha estado poco más de un año en el cargo, un tiempo en el que han sido varios sus 'encontronazos' con la dirección nacional del PP y el entorno de García Egea.

Su nombramiento como portavoz fue acogido con frialdad por algunos sectores del partido por sus vínculos con el 'aznarismo' (fue jefa de gabinete de Ángel Acebes y colaboraba con José María Aznar en la FAES). Se le reprochaba entonces su renuncia al escaño en 2015 criticando públicamente al entonces presidente Mariano Rajoy.

Batalla cultural

Prometió a sus diputados un mayor margen de autonomía y defendió la libertad de voto en asuntos morales, como el aborto o la eutanasia, algo que en Génova no era bien visto.

"Me pareció que era compatible con una acción común" y que daba coherencia al grupo parlamentario. "Eso se consideró como una amenaza", ha recordado este lunes Álvarez de Toledo quien defendía ensanchar las bases del PP.

"Desde el minuto uno el secretario general del partido intentó restringir la autonomía del grupo parlamentario", ha denunciado Álvarez de Toledo al tiempo que ha acusado a la dirección del partido de invadir las competencias del Grupo Popular en el Congreso por relevar al jefe de los asesores parlamentarios, Gabriel Elorriaga.

Otro "lugar común" que se ha utilizado desde "fuentes y filtraciones" es el debate de moderados y radicales. "España es ese insólito país donde la centralidad y la moderación de una persona lo define el nacionalismo y la extrema izquierda", ha destacado al tiempo que ha denunciado que esas etiquetas es "reduccionista" sobre la complejidad de la persona y la complejidad de la política.

Apenas mes y medio después de ser elegida, insinuó que el PP vasco había sido "tibio" con el nacionalismo y había tratado de "contemporizar" para "obtener mejor resultado". Sus palabras provocaron un enfrentamiento abierto los líderes del PP vasco.

Su "batalla contra el feminismo radical" y la "utilización de la Guerra Civil con fines políticos" también abrió grietas en su relación con Casado.

"Lo que está en juego en la batalla cultural" son "los valores de la Ilustración" y de las sociedades modernas. A juicio de Álvarez de Toledo, el PP "tiene que ensanchar sus bases" y este camino permite atraer a "muchas voces progresistas que empiezan a estar hartas de la espiral identitaria radical". Sin embargo, en el PP hay personas que creen que el camino es contemporizar con el nacionalismo y la moderación, ha añadido.

Otro elemento de discrepancia es el pacto entre PSOE y PP que se cocina estos días para renovar el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional, entre otras instituciones.

Álvarez de Toledo se muestra contraria a tal acuerdo en ciernes: "La justicia es el último dique de contención que tiene la democracia en este pacto de [Pedro] Sánchez con Podemos y los independentistas. No estoy a favor de un pacto con Sánchez para repartir las sillas de la justicia", ha destacado.

La diputada por Barcelona defiende un gobierno de concentración entre PSOE y PP. "El señor Sánchez está coqueteando con la ruptura. El reformismo de izquierdas y derechas hicieron a España moderna y tenemos que exigir a Sánchez que rompa con la ruptura".

El detonante de su cese ha sido una entrevista publicada este domingo en El País, donde ella marca un perfil propio y distinto a la línea oficial del partido y, además, tacha de "error" la decisión de Juan Carlos I de abandonar España.

En esa entrevista Álvarez de Toledo apostó por un Gobierno de concentración entre PSOE y PP y acusó a la dirección del partido de invadir las competencias del Grupo Popular por relevar al jefe de los asesores parlamentarios.

Tanto Casado como Álvarez de Toledo han mantenido este lunes una reunión de dos horas, donde el primero le dijo que esa entrevista parecía un ataque a su autoridad, algo que la portavoz niega porque dice defender las discrepancias.

Más noticias de Política y Sociedad