Público
Público

Ana Garrido La denunciante de la Gürtel gana el premio Anticorrupción de Transparencia Internacional

La extrabajadora del Ayuntamiento de Boadilla del Monte lamenta que ninguna ley proteja a los denunciantes en España, "único" país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sin ella, y consideró "fundamental" que se proteja el anonimato de quienes desvelan la corrupción.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

La extrabajadora del Ayuntamiento de Boadilla del Monte que denunció ante la Fiscalía el caso Gürtel, Ana Garrido Ramos, en una imagen de archivo.

La extrabajadora del Ayuntamiento de Boadilla del Monte que denunció ante la Fiscalía el caso Gürtel Ana Garrido Ramos ha sido distinguida este martes en Copenhague con el premio Anticorrupción 2018 de la ONG Transparencia Internacional (TI).

Garrido compartió el galardón con Daphne Caruana Galizia, la periodista maltesa asesinada en 2017 con un coche bomba tras sus investigaciones, que pusieron al descubierto varios escándalos de corrupción vinculados con poderosos políticos de su país.

El fallo del premio, entregado en la Conferencia Internacional contra la Corrupción, resaltó que Garrido descubrió un mecanismo de pagos irregulares a cambio de contratos públicos, que su testimonio ha sido clave para la "caída" del Gobierno de Mariano Rajoy en junio de 2018 y denunció una "insidiosa campaña de acoso" en su contra.

"Es una labor de reconocimiento a todas las personas que luchan contra la corrupción, y eso moralmente te da muchas fuerzas para continuar. Es un halo de esperanza para otros denunciantes", dijo hoy a Efe Garrido.

También lamentó que ninguna ley proteja a los denunciantes en España, "único" país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sin ella, y consideró "fundamental" que se proteja el anonimato de quienes desvelan la corrupción.

Su labor de activista la llevó en su día a reunirse con todos los grupos parlamentarios españoles en busca de un proyecto de ley, aunque critica que el proyecto esté parado, y centra sus esperanzas en la legislación en la materia que ultima la Unión Europea (UE).

El Tribunal Supremo confirmó hace once meses la condena al ayuntamiento de Boadilla a indemnizarla por acoso laboral con más de 96.000 euros, aunque asegura que el 80 % se le ha ido en pagar deudas a abogados, impuestos y préstamos, y recuerda que estuvo años sin trabajo y tuvo que vivir de "okupa" una temporada.

Garrido, que se dedica a la venta de bisutería en mercadillos y por internet, un trabajo que aún no le da para vivir, agradeció el apoyo de la gente que compra sus productos al reconocerla, mientras prepara una demanda para limpiar su honor y por vulneración a la intimidad contra "medios afines al Partido Popular (PP)".

Para la galardonada que el PP haya pedido hace unos días al Supremo que anule la sentencia del caso Gürtel y hable de un juicio "parcial", es "el colmo de la desfachatez y de lo surrealista" e insta a esta fuerza política a asumir su responsabilidad.

Una década después de iniciar con su denuncia el caso Gürtel, asegura sin dudar que lo volvería a hacer, aunque de otra manera, evitando errores para que no perjudicara tanto su vida personal.

"He sentido que me he inmolado al denunciar, y se puede denunciar sin inmolarse", explicó Garrido, que no se arrepiente de su decisión porque no sabe ser de otra forma y porque carece de descendencia, "ya que si llego a tener hijos, habría tirado la toalla seguro".

Lanzado en 2000 como Premio a la Integridad, aunque cambió de nombre en 2016, este galardón distingue a personas y organizaciones excepcionales en todo el mundo, incluidos periodistas, fiscales, funcionarios gubernamentales y líderes de la sociedad civil. 

Más noticias en Política y Sociedad