Público
Público
Únete a nosotros

Análisis pactos Cs El viraje de Cs a la derecha: del acuerdo de gobierno con Sánchez al del PP en Andalucía

En 'Público' realizamos un análisis comparado de cinco grandes áreas presentes en ambos pactos: economía, educación, violencia de género, sanidad y cultura.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

Albert Rivera y Pedro Sánchez, tras firmar el pacto en 2015, y Juan Marín y Juanma Moreno Bonilla, socios de gobierno en Andalucía.

El acuerdo de gobierno entre Rivera y Sánchez parece lejano, especialmente ahora que ambos líderes han roto prácticamente relaciones, pero fue un golpe sobre la mesa del PSOE hacia Unidos Podemos. El acuerdo, estructurado en siete ejes y de 66 páginas, tuvo cesiones tanto de los socialistas como de Ciudadanos, especialmente de estos últimos, que se encontraban en una clara desventaja numérica, lo cual se evidencia en muchas de las propuestas, de corte progresista.

El modelo que emerge del pacto de gobierno en Andalucía entre PP y Ciudadanos, con 90 medidas y 21 páginas, en cambio, es conservador en lo social, y profundamente liberal en lo económico. Rezuma confianza en los emprendedores, prevé bajos impuestos, y promete adelgazar la administración pública. En Público hemos realizado una comparativa de cinco principales áreas (economía, educación, violencia de género, sanidad y cultura) de ambos acuerdos.

Economía

En el marco del acuerdo de gobierno firmado por Cs y el PSOE en diciembre de 2015, aunque Rivera convenció al PSOE de no subir los impuestos, acordaron reformar el IRPF con el objetivo de reducir la tributación de las rentas del trabajo cuando la situación presupuestaria lo permitera. El texto incluye "estudiar la creación de un impuesto extraordinario sobre las grandes fortunas para ayudar a conseguir el equilibrio presupuestario".

Ambas formaciones también consensuaron eliminar las deducciones y beneficios fiscales a la grandes empresas, para que éstas pagasen más del 6% actual, concretamente "reformar en profundidad el Impuesto de sociedades con un doble objetivo de acercar los tipos efectivos a los tipos nominales, y de aproximar la recaudación por este tributo en España a la media de la zona euro".

El futuro Gobierno andaluz, en el que los de Rivera y Casado gobernarán conjuntamente, no hace mención alguna en todo el pacto a elevar los impuestos a las grandes fortunas, afirma, por el contrario, que sí bajará los impuestos "en todos los tramos de la escala autonómica de este impuesto" -propuesta que beneficia, precisamente, a quienes más tienen- y además establecerán "un procedimiento más justo de valoración de bienes a efectos tributarios autonómicos para evitar tasaciones irreales que provocan impuestos desmesurados".

Marín y Moreno Bonilla eliminarán de manera definitiva el Impuesto de Sucesiones y Donaciones al 99%, temporal hasta ahora, así como rebajarán el Impuesto de Patrimonio, el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, que se subió en el año 2012.

Educación

En el pacto entre la formación naranja y el PSOE acordaron "promover los instrumentos que aseguren, preserven y potencien el carácter inclusivo e integrador de la enseñanza" y acordaron "apostar de verdad por la educación como fundamento de nuestro futuro y como herramienta principal en la lucha contra las desigualdades".

En el acuerdo únicamente hacen alusión a la educación pública e incluyen "establecer el carácter de las becas como derecho subjetivo de todas las personas con necesidad de ayuda para igualar oportunidades. Promover programas de becas de excelencia y de becas-salario, para las familias con más necesidades".

Un aula de un colegio.

En cambio, Ciudadanos y PP han pactado proteger con fondos públicos "los dos modelos educativos", el público y el concertado, y habilitar "progresivamente la implantación del bachillerato concertado y la extensión del Bachillerato Internacional en Andalucía". En el pacto no incluyen las becas, a diferencia de lo pactado con el PSOE años antes. Lo más cercano es el "Plan de Familia" que quieren instaurar en todos los centros educativos, "dotándoles de aula matinal y comedor en beneficio de las familias y su conciliación".

Luego, con Vox añadió también la previsión de mimar la que llaman educación diferenciada, la que segrega por sexos, y que el PSOE hasta ahora ha tratado por todos los medios de mantener fuera del sistema público. Precisamente este punto se contradice con otro del acuerdo firmado entre PP y Cs  en el que pretender impulsar "un cambio cultural por el que se eduque a niños y niñas, desde edades
tempranas, en los mismos valores".

Violencia de género

El acuerdo en materia de igualdad ratificado entre Ciudadanos y PSOE en 2015 se muestra muy tajante en cuanto a violencia machista se refiere. Además de "activar de forma permanente el Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Género", incluyen "establecer protocolos de intervención específicos para la atención integral a las mujeres que han retirado la denuncia por violencia de género", "aumentar los recursos para poner en marcha, en los Juzgados Especializados en Violencia de Género, el Acompañamiento Judicial Personalizado"y "ampliar las disposiciones preventivas, procesales, punitivas y protectoras de la ley de 2004 para abarcar, con las adaptaciones necesarias, todas las formas de violencia contra la mujer".

En dicho acuerdo, definen violencia de género como "un problema que se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad” y subraya que "alrededor de 800 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas o ex parejas desde el año 2003, es necesario actualizar y completar la Ley Orgánica y sus disposiciones de desarrollo". Además, incluyen un punto específico para "poner en marcha un Plan integral para prevenir, proteger y reparar el daño a menores víctimas de violencia de género".

En cambio, en el acuerdo con el PP Ciudadanos, únicamente tienen un punto sobre violencia de género en el que se comprometen a impulsar "un Gran Acuerdo contra la Violencia de Género en Andalucía" que que "desarrolle en nuestra comunidad los avances logrados con la aprobación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género", con el fin de acabar "con esta lacra social".

Sanidad

Rivera y Sánchez pactaron "reforzar la gestión pública del sistema de salud" y "converger hacia una cartera común de servicios para toda la ciudadanía". También "garantizar que el copago farmacéutico no sea una barrera de acceso, en especial para personas en situación de especial vulnerabilidad" y "ampliar la posibilidad de que las farmacias participen en programas preventivos".

farmacia

La medida sanitaria más polémica del pacto entre PP y Cs es su apuesta por revertir el actual modelo de subasta de medicamento en Andalucía, una demanda histórica del PP en Andalucía.Es imposible, como ya señalábamos en Público, saber en este momento la factura final que le acabará pagando el Gobierno de Andalucía a las compañías farmacéuticas en los próximos años, pero existen cifras que pueden dar una orientación del negocio que estas se han perdido en estos años, y que, según ha defendido hasta ahora la administración socialista, ha evitado mayores problemas en la sanidad pública.

Así, la subasta de medicamentos, según los cálculos de la Consejería de Salud, ha permitido ahorrar al Sistema Andaluz de Salud hasta 568 millones de euros entre 2012 (cuando la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a la sazón consejera de Salud, implantó el modelo con el objetivo de hacer más eficiente el gasto en farmacia) y 2018.

Cultura

Mientras que en el pacto entre los socialistas y Ciudadanos en 2015 defendían "la cultura como eje vertebrador del país", los 'populares' y la formación naranja únicamente han incluido la protección del flamenco como medida cultural.

El acuerdo con el PSOE incluía promover un acuerdo social y político por la cultura, rebajar el tipo del IVA a las actividades culturales al 10%, y promover acuerdos con los sectores de la cultura y el ocio para el adelanto de los horarios de mayor consumo de su oferta, entre otras propuestas.

Sin embargo, en el acuerdo andaluz sólo tres se encuadran en este apartado 'cultural': la aprobación de una Ley del Flamenco para su protección y reivindicación, la creación de una "Tarjeta Turística Cultural de Andalucía", y la voluntad de prestar apoyo institucional a la conmemoración del Quinto Centenario de la Primera Vuelta al Mundo.

Más noticias en Política y Sociedad