Público
Público

análisis Los problemas en la sanidad andaluza le estallan al Gobierno de PP y Cs

Los sindicatos, incluido al que ha pertenecido el consejero de Salud y Familias, en pie de guerra contra la gestión sanitaria del gabinete de Juanma Moreno

Publicidad
Media: 3.47
Votos: 15

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), junto al consejero de Salud, Jesús Aguirre. EFE

Al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), y al Gobierno que comparte con Ciudadanos, le han estallado esta semana los problemas en la sanidad andaluza, que vienen de lejos.

Como causas fundamentales de la crisis que afronta ahora el presidente, a las puertas de las generales, el Gobierno andaluz, emergen tres, según las fuentes sanitarias consultadas por Público. Por un lado, el hartazgo de los profesionales sanitarios tras años de presiones, recortes y aumento de la precariedad laboral.

Por otro lado, la escasez de recursos, endémica desde que comenzó la crisis, impuesta por Bruselas y ejecutada con entusiasmo por los gabinetes de Mariano Rajoy, y con cierta resistencia por los socialistas que gobernaron en Andalucía.

Y, por último, la escasa sensibilidad del nuevo gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Miguel Moreno Verdugo, quien fuera responsable ya de los fuertes recortes en el sistema público de salud de Castilla La Mancha en los años que esa comunidad fue gobernada por María Dolores de Cospedal (PP).

La semana comenzó mal para Moreno y su Gobierno, con una multitudinaria manifestación en Granada, impulsada por Jesús Candel, Spiriman, el médico granadino que fuera azote de los últimos gabinetes de la expresidenta Susana Díaz y que ahora se ha revuelto contra el Gobierno que lidera Moreno.

El hoy presidente jaleó durante años, cuando estaba en la oposición, las manifestaciones que los profesionales sanitarios -incluidas las lideradas por Spiriman- fueron promoviendo contra su rival socialista y explotó las carencias sanitarias evidentes y palmarias que fueron poco a poco corroyendo el sistema sanitario público andaluz, en otros tiempos una maquinaria que llegó a funcionar casi como un reloj. El deterioro de la sanidad es identificado por todos los analistas políticos como una de las causas profundas y fundamentales del cambio de Gobierno, tras el monopolio socialista, en Andalucía.

Ahora, a Moreno le toca gestionar la crisis de un sistema que, debido a los recortes persistentes, encara un presente complicado porque todos los operadores, desde los usuarios hasta los directores de los hospitales, pasando por todos los profesionales que hacen funcionar los hospitales y centros de salud en la Comunidad sienten que uno de los mayores logros colectivos de los últimos tiempos, la sanidad pública y gratuita, está muy deteriorada. En el barómetro elaborado por el conocido como el CIS andaluz -una creación del nuevo Gobierno- los problemas en la sanidad se sitúan en el tercer lugar, tras la falta de empleo y la insatisfacción con la política.

Una fuente sindical consultada por Público para la elaboración de esta información resume así en términos coloquiales la situación de los profesionales sanitarios: “Están obligando [el Gobierno de Juanma Moreno] a doblar turnos, deben muchos días al personal. No tienen dinero para sustituciones, hay gente con mas de 100 horas de exceso. Han tenido más dinero que nunca y están tiesos. No han sabido administrar. Y la mesa sectorial es un despropósito, no se preparan los temas, la dirección de personal esta desaparecida y no cumplen los acuerdos. Además han prometido muchas cosas y no cumplen ninguna….”

Protestas y suspensión de operaciones

Tras la manifestación de Spiriman en Granada, convocada "contra la corrupción política, sanitaria y judicial" y en la que se pudieron ver pancartas con crudos mensajes personificados en el presidente como “Moreno Nocilla, vete a tomar morcilla”, llegaron otras quejas y protestas de los profesionales. Siete sindicatos -UGT, CCOO, CSIF, SAE, Satse, USO y Sindicato Médico Andaluz-que se sientan en las mesas con el Gobierno se sienten maltratados y convocaron esta semana diversas protestas a lo largo y ancho de la geografía andaluza.

El mismo Sindicato Médico, al que ha pertenecido el propio consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre (PP), está muy enfadado con la manera de gestionar del nuevo ejecutivo y, en un comunicado, en el que lamentan que el Gobierno “no cumpla con sus promesas” anuncian también movilizaciones contra el proyecto de ley de presupuestos para el año 2020.

El goteo de protestas y de noticias en las que se relacionan centenares de operaciones suspendidas y la falta de recursos es constante y se extiende por las ocho provincias andaluzas. El mismo proyecto de presupuestos, como reveló la periodista Stella Benot en el diario ABC,  recoge incluso la idea de ampliar los plazos previstos de atención a los pacientes a la vista de la incapacidad de atender en tiempo y forma a todo el mundo.

La situación de hastío y la realidad que narran las fuentes sanitarias tras años de recortes consultadas por Público contrasta poderosamente con el discurso oficial del Gobierno que dirige Moreno. En una nota de prensa  hecha pública este jueves, la consejería de Salud informa, sin rastro alguno de autocrítica e, incluso con cierto tufo triunfalista, de que el consejero Aguirre ha afirmado que “la plantilla de trabajadores del Servicio Andaluz de Salud ha crecido en 4.603 trabajadores desde 2018, lo que supone un 4.6% más”. Así, respecto a 2018, la plantilla ha pasado de 100.766 a 105.369 trabajadores.

Salud agrega en es comunicado que “el incremento de personal se da en todas las categorías profesionales, en concreto, en lo que respecta al personal médico y de enfermería, estos trabajadores han crecido en más de 2.400 profesionales en el último año”.

“Además, respecto a 2018, se ha producido un aumento en las contrataciones para cubrir sustituciones, ausencias de profesionales estructurales y programas asistenciales específicos. Solo en el último año, esta plantilla de profesionales coyunturales se ha incrementado en 1.926 profesionales”, insiste el Gobierno de PP y Ciudadanos.

Salud remacha su comunicado con una promesa: “El proyecto de Ley de Presupuestos para 2020 incrementa las cuantías destinadas a Personal llegando a 4.881 millones de euros, lo que supone un 4,7% más respecto al año anterior. Este incremento se destinará fundamentalmente a la incorporación de más efectivos”.

El consejero Aguirre es un hombre que antes de ocupar el puesto que ocupa hoy, hace siete años manifestó: "Es muy bonito hablar de que queremos más, pero si no hay, no hay, lo que hay que ver es qué cesto hacemos con el mimbre que tenemos, ser realistas, porque no estamos en tiempos de utopía, sino de abrocharnos el cinturón".

Más noticias en Política y Sociedad