Público
Público

Andalucía Ciudadanos ensaya su nuevo papel de oposición a Susana Díaz

En la primera sesión de control a la presidenta de la Junta desde la ruptura del pacto, Juan Marín le espeta a Susana Díaz que es presidenta después de que entre ambos "echaran a Chaves y Griñán para regenerar la vida pública" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen del Pleno del Parlamento de Andalucía, en una foto de archivo.

Se trataba de la primera sesión de control del nuevo curso político a la presidenta de la Junta de Andalucía, de la primera desde que Ciudadanos decidió desvincularse del acuerdo de investidura firmado con el PSOE, que ha permitido aprobar tres presupuestos autonómicos. Y, después de toda la electricidad del arranque del curso, tuvo un aire melancólico, de entretiempo, en la que, eso sí, Juan Marín, el presidente de Ciudadanos, se probó su traje nuevo, el de oposición a Susana Díaz.

En Andalucía -hasta las elecciones, sean cuando sean-, hay un nuevo guión en la escena parlamentaria. Si antes, salvo en casos contados, en que Marín ha buscado un perfil beligerante con Díaz, eran tres contra uno, ahora son cuatro en la crítica al Gobierno. PP, Ciudadanos, Podemos e IU contra el Ejecutivo, que está en minoría y es monocolor del PSOE. Así, en su nuevo papel, Marín se unió al coro de voces críticas y acusó a la presidenta de no cumplir con los acuerdos firmados y le exigió explicaciones con una frase para la hemeroteca, que causó un fuerte rumor en la bancada socialista: “¿Por qué lo pactado no lo va a cumplir? Usted y yo echamos a Griñán y a Chaves para regenerar la vida pública. Usted es presidenta porque firmamos ese acuerdo”.

La fecha de las elecciones -la legislatura acaba en marzo- sobrevoló por el Hospital de las Cinco Llagas, sede de la Camara andaluza, todo el tiempo en que duró el debate, pero Díaz no dio ninguna pista al respecto. Sobre los presupuestos del próximo año, la presidenta tampoco avanzó fechas de presentación -tiene de plazo hasta fin de octubre para presentarlos- ni se abrió a la negociación con los otros grupos después del portazo de Ciudadanos. Insistió en lo que ya ha venido diciendo en los últimos tiempos. Que habrá presupuestos en 2019, que hay que esperar a los PGE y que sería bueno que los partidos a su izquierda votaran en el Congreso a favor del techo de gasto, porque eso supondría más dinero para Andalucía. Díaz quiere que sea un presupuesto expansivo que permita que la recuperación económica llegue a las familias.

Debate Maíllo-Díaz

La sesión se abrió como siempre con la pregunta de Antonio Maíllo, coordinador general de IU, quien esta semana ha cedido a Teresa Rodríguez el liderazgo de Adelante Andalucía, la coalición con la que Podemos, IU y otras fuerzas izquierdistas, andalucistas y ecologistas, irían a las elecciones autonómicas. Maíllo es un hábil parlamentario, tiene el don de la palabra, lo que le reconocen hasta por sus rivales políticos, y comenzó su debate con la presidenta haciendo un uso casi humorístico de la palabra estabilidad, la que ha tenido Díaz esta legislatura gracias a Ciudadanos.

Maíllo: "Cs dice que no quiere saber nada. Ya se lo avisamos, señor Marín, quien no la conozca que la compre"

Así dijo Maíllo: “Hace un año, su gobierno presumía de estabilidad. Unía esa estabilidad a su propia estabilidad y a la estabilidad implícita del gobierno de España, (el del PP). Una suerte de estabilidad de la situación de Andalucía en comparación con otros territorios y presentó el proyecto de presupuesto con antelación. Un año después, Ciudadanos dice que no quiere saber nada. Ya se lo avisamos, señor Marín. Quien no la conozca que la compre. ¿Piensa su gobierno remitir un presupuesto antes del 31 de octubre y las líneas generales que maneja su gobierno?"

La presidenta se limitó a responder: “Andalucía en el 2019 tendrá presupuestos. Nuestra prioridad es la sanidad, la educación y la dependencia. Nunca han votado a favor, porque no le preocupaba la estabilidad, que ha ayudado a que tengamos 500.000 parados menos y a recuperar derechos y a gobernar de otra manera. Ahora hay un gobierno de España dispuesto a dar oxígeno. Espero que rectifiquen (en Madrid) y no voten en contra de la elaboración del presupuesto en España”. Esta fue la escueta respuesta de Díaz.

Ambos dejaron para el segundo turno la pelea dialéctica.

Díaz: "Con el último partido que gobernamos fue con IU. Me siento orgullosa de ese gobierno"

Maíllo arrancó: “La presidenta tiene que ponerse en modo presupuestos y no en modo electoral. Está en plena campaña electoral. Si quiere debate presupuestario, diga que lo va a presentar y vamos a negociarlo. Ofrezco a IU a negociar el presupuesto. […] Tiene una capacidad sin límites de hacer el ridículo. No he apoyado sus presupuestos porque usted ha gobernado con Ciudadanos durante tres años. No apoyamos un presupuesto que pacta con la derecha y que ha debilitado los servicios públicos. Usted ha liquidado la palabra socialista, la palabra Obrero y la palabra Andalucía de su partido. Explique cómo ha gobernado y que ha hecho por Andalucía. Ha gobernado con un partido que compite con el PP por ver quién es más de derechas. Todo lo deciden en Madrid. ¿Por que ha optado por esa opción? Porque a usted le va. Usted ha devaluado el papel de la presidencia de la Junta. Dos años intentando ser secretaria general del PSOE. Usted siempre está con el ruido de las elecciones porque no tiene pescado que vender”.

Díaz replicó: “Lo noto a usted agrio. Ha vuelto agrio. Inventándose el relato. No sé si se ha venido arriba o abajo. Lo que sí sé es que usted se ha puesto detrás de Podemos. Con el último partido que gobernamos fue con IU. Y me siento orgullosa de ese gobierno. Y hemos aprobado en esta legislatura medidas que se quedaron atrás. Usted sabrá el papel que adopta y si viene aquí como portavoz adjunto de otra fuerza política. Andalucía ha combatido la crisis de otra manera, ni se cerraron hospitales ni escuelas. Sufrimos la crisis y ahora toca que sanen las heridas de la crisis. El presupuesto de 2019 irá dirigido a las familias”.

Debate Marín-Díaz

El orden de intervención en la sesión de control es de menor a mayor. Así que el siguiente en tomar la palabra fue el portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, quien trató de despejar la sombra de inestabilidad que su decisión de desvincularse del acuerdo de investidura ha traído a Andalucía y de alejar de sí mismo el cáliz envenenado de la responsabilidad de un adelanto electoral. “Le tocará convocar elecciones en enero para marzo. Así que nos quedan cuatro meses por delante”, arrancó Marín. “Se habla mucho de inestabilidad. No lo comparto. Andalucía tiene estabilidad. Hay presupuestos. Muchos temas salen por unanimidad en este parlamento. Las sesiones plenarias transcurren con normalidad. La inestabilidad dependerá de otros factores”.

Díaz le contestó que era de agradecer ese relato pero que “debía hacérselo a su jefe de filas”, en referencia a Albert Rivera. “El gobierno esta trabajando a pleno rendimiento y vamos a seguir haciéndolo. Cada uno puede aportar o dedicarse al cálculo electoral que también será legítimo, pero luego los ciudadanos valorarán”, añadió la presidenta.

Marín a Díaz: "Usted y yo echamos a Griñán y a Chaves para regenerar la vida pública. Es presidenta porque firmamos un acuerdo"

En su segundo turno, Marín ejecutó su nuevo papel y le exigió explicaciones a la presidenta por incumplir su pacto. “No sabemos qué va a hacer usted en los próximos cuatro meses. Ciudadanos le planteó a usted y a su partido reformas. Acuerdos que usted y su partido sencillamente se han negado a seguir cumpliendo. Esto es lo que ha pasado en Andalucía. Debería de dar alguna explicación ¿Por qué lo pactado no lo va a cumplir? Usted y yo echamos a Griñán y a Chaves para regenerar la vida pública. Usted es presidenta porque firmamos ese acuerdo. Y Chaves y Griñán se sientan donde se tienen que sentar [en referencia al banquillo]”, le espetó Marín.

“Cuando hablamos de eliminar privilegios, de eliminar chiringuitos, no es no también en Andalucía. Y no ha dado explicaciones. Lo dijo el PSOE: eliminaría los aforamientos. Los acuerdos al menos con Ciudadanos se firman para cumplirlos. Ayer se publicaba la memoria de la Fiscalía General del Estado ¿sabe usted cuántos imputados están aforados? 177, En Andalucía hay 44. Hay motivos para que cumplamos lo firmado. Y no se puede de igualdad cuando hablamos de que el voto de los andaluces no vale lo mismo. No nos creen. Rectifique. Cumpla con su palabra, Señora Díaz”.

Díaz a Marín: "Soy presidenta porque me votaron los andaluces. Quítese el disfraz de dóberman de la derecha"

La presidenta le respondió que se quitara el “disfraz de dóberman de la derecha” y afirmó, como réplica a las palabras de Marín sobre los expresidentes Griñán y Chaves: “Soy presidenta porque me votaron los andaluces. No soy presidenta porque nadie abandonara un cargo. Lo soy porque quisieron los andaluces en las urnas. No se puede faltar a la verdad. En esta bancada socialista, y creo que en todas la Cámara, no existe ningún imputado. Cuando hace estas afirmaciones tiene que decir dónde y quién porque si no contribuye al desprestigio de la política”. Sobre la reforma de la ley electoral pactada por PSOE y Ciudadanos, Díaz dijo: “Nunca cambiaré una ley por mi propio interés. No voy a ser como la señora Cospedal. Las normas las tenemos que decidir entre todos”.

Y sobre los aforamientos, Díaz dijo: “Este país no puede tener miles de aforados. El ministerio de Justicia ha comenzado a estudiar cómo está eso y cómo se tiene que sustituir. Ustedes, que le aprobaron un presupuesto a Rajoy dos días antes de que se fuera, nunca le exigieron que eliminase los aforamientos, a mí tampoco me lo pusieron como ultimátum antes, han tenido tres años, y ahora viene a decir que esa es la condición para que se lleve a cabo un presupuesto. La diferencia entre mi fuerza y la suya es que nosotros decidimos aquí y usted tiene que pedir permiso en Madrid”.

Debate Rodríguez-Díaz

A lo largo de la legislatura, los debates más duros de la presidenta se han producido con Teresa Rodríguez. Ambas se las han tenido tiesas en la Cámara en diversos momentos de la legislatura. Esta mañana, Rodríguez optó por llevar a la presidenta al terreno de la transparencia y de la rendición de cuentas.

Los debates más duros se han producido a lo largo de la legislatura entre Rodríguez y Díaz

La secretaria general de Podemos no esperó al segundo turno para arremeter contra la presidenta: “La Ley de cuentas claras y abiertas, fue bloqueada por ustedes, por Ciudadanos y PP. La oficina contra la corrupción. Ustedes votaron en contra. Trajimos la reforma del reglamento de la Cámara, para eliminar las cesantías y votaron en contra. [Propusimos también] que se fiscalizase un gobierno en funciones, y votaron en contra. Han pasado tres años, [estas son] cuatro propuestas claras. De lo que presumen ustedes es de un portal de transparencia que podría ser mucho mejor de lo que es y de publicar el patrimonio suyo y de su pareja”.

“Repasemos sus compromisos. La oficina Anticorrupción, cero patatero, la Ley de la Cámara de Cuentas, creo patatero, la Ley de Buen Gobierno, nada. No ha cumplido ni un tercio de las leyes que prometió. Sigue siendo necesario trabajar en la transparencia. Hemos visto cómo altos cargos se han llenado los bolsillos con la formación, hemos visto tarjetas de la Faffe [una fundación pública hoy extinta] en burdeles. Ustedes han tratado de ocultar información respecto a las tarjetas de la Faffe”, agregó Rodríguez.

Rodríguez: "Cada año le hemos ofrecido pactar los presupuestos. Usted ha decidido pactar con la derecha"  

La secretaria general de Podemos remató: “Cada año le hemos ofrecido pactar los presupuestos. Usted ha decidido pactar con la derecha durante tres años. [Aquí van] medidas para los próximos presupuestos: eliminar ayudas al alquiler de los altos cargos, que son 60.000 euros, es más de lo que se da en la provincia de Huelva a personas vulnerables; reducir el personal directivo de entes instrumentales, un verdadero coladero; reducir al 50% la publicidad institucional; Incluir la supresión de las dietas en los meses inhábiles, que es una cantidad superior a lo que reciben 200 familias de las rentas de inserción. Equiparar las cesantías al paro. Estamos por eliminar los aforamientos. Aquí tiene una batería de medidas ¿Cuáles son las suyas?”.

Díaz le respondió: “Con el PP es con quien usted ha unido sus votos en los tres presupuestos y en los temas importantes por decisión propia. Este gobierno está comprometido y yo como presidenta, en los cinco años que llevo, con la regeneración, con la limpieza en la vida pública. Tenemos un portal de transparencia, que le guste o no, está reconocido como uno de los portales más avanzados, tenemos un decreto de tesorería que obliga a informar de cobros y pagos diarios, que obliga conocer el saldo diario. Hemos profundizado en un mayor control: todas las agencias ya están sometidas al control financiero permanente. Hemos fortalecido a la intervención, que también puede requerir información a terceros, lo que garantiza que se puede seguir el dinero. Con las oficinas de fraude, admito que me hubiera gustado ir más rápido”.

Rodríguez: "No se da cuenta de que la política está deslegitimada ya y eso es gravísimo"

Díaz pasó a continuación a reprocharle a Rodríguez el tono general del discurso con duros argumentos: “Este tipo de discursos son reaccionarios, deslegitiman las instituciones. Solo se puede regenerar aquello en lo que se cree. Yo creo en la democracia y en las instituciones. Este gobierno está poniendo medidas encima de la mesa para recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones”. “Ojalá en algún momento hubiese por su parte algún intento de no deslegitimar el parlamento de Andalucía y quisiera fortalecer la confianza de los ciudadanos en quienes le representan”, le espetó Díaz a Rodríguez.

La secretaria general de Podemos respondió: “Cada vez que le traigo propuestas me dice que deslegitimo. No se da cuenta de que la política está deslegitimada ya y eso es gravísimo. […] Transformemos. Seamos representativos de las condiciones de vida de la gente de nuestra tierra y tal vez la gente vuelva a confiar en nosotros”. Y Díaz cerró la discusión: “Usted plantea como agravio y descrédito de la política en Andalucía lo que apoyan en otros lados. Usted apoya a alcaldesas que ganan el doble que esta presidenta, y viene a criticar el trabajo de aquí. Eso se llama doble moral, populismo reaccionario, que viene a quebrar la confianza de los ciudadanos. Usted tiene 15 escaños, que usted haya dilapidado la confianza de los ciudadanos es responsabilidad suya. Hay un antisocialismo feroz”.

Debate Moreno-Díaz

El debate se cerró con el cara a cara entre Juanma Moreno, presidente del PP de Andalucía y Díaz. Moreno arrancó con un balance de la los 100 días de Pedro Sánchez desde su punto de vista y le exigió a Díaz que presentase los presupuestos. “Desde que es presidente el señor Sánchez, usted se ha quedado sin legislatura. En estos días hemos visto la esencia del modelo de gestión socialista. Hemos visto bandazo tras bandazo y casi siempre perjudicando a Andalucía. Hemos vivido una crisis migratoria sin precedentes y usted ha estado callada en sus plácidas vacaciones. No es capaz de exigirle a Sánchez los 4.000 millones que se pactaron en este Parlamento. Han puesto en riesgo 6.000 puestos de trabajo en la bahía de Cádiz”.

Moreno: "Pedro Sánchez ya no es solo su problema. Se ha convertido en el  problema de todos los andaluces"

Pedro Sánchez -añadió Moreno- ya no es solo su problema, se ha convertido en el problema de todos y cada uno de los andaluces. Ya empezamos a tener noticias de desaceleración y de enfriamiento de la economía. Y se ponen a jugar con la fecha de las elecciones. Están jugando con la inestabilidad política e institucional, eso tiene consecuencias. Y ha venido Albert Rivera a decirle que íbamos a tener elecciones anticipadas en otoño. El grupo de Ciudadanos dice que iba a ser el 18 ó el 25 de noviembre Parece que en Andalucía ni siquiera le han dado la potestad. Deje de jugar y traiga unos presupuestos. Busque los consensos para que eso salga adelante. Esa es su responsabilidad y su obligación”.

La presidenta Díaz defendió la labor de Sánchez en el Gobierno, su compromiso y sensibilidad con los problemas de Andalucía, y puso a Moreno en el espejo. “La economía empezó a ralentizarse con el gobierno del señor Rajoy. Usted ha estado años callado. Cuando había que defender la eliminación del peaje de la AP-4, por ejemplo. Y ahora se pone en una pancarta para bochorno de los suyos. Usted solo ha tenido vigor para expulsar a las cuidadoras del sistema de la dependencia. Ese fue su vigor. Y ahora me habla del presupuesto. Y ahora me dice que quiere aprobar. Como no ha hecho nada en tres años y medio ahora solo le preocupa la fecha del examen”.

Moreno: "Su grupo parlamentario tiembla con la posibilidad de que sepamos qué ha pasado en la Faffe"

Moreno elevó el tono en su segundo turno: “El presidente Sánchez la escucha poco. Cuando venía a Doñana, Rajoy quedaba para hablar conmigo de Andalucía, cosa que con usted, Sánchez no hace. Usted sabrá”. Y luego, se lanzó por la pendiente de la corrupción de las etapas anteriores a Díaz: “Su grupo parlamentario tiembla con la posibilidad de que sepamos qué ha pasado en la Faffe. Usted no va a consentir que haya una investigación. 8.800 contratos irregulares. Gastarse 15.000 euros en un prostíbulo. Usted debería reaccionar inmediatamente. Por no hablar de la sentencia de los ERE, que pone en tela de juicio la gestión de 20 años de gobiernos socialistas. Usted ha perdido cuatro años en batallas personales. Y ahora, Andalucía es mas vulnerable. La estabilidad de Andalucía depende de que una vez en la vida piense en lo mejor para los andaluces, y no en lo mejor para usted”.

La presidenta agotó de esta manera su último turno de intervención: “Si trae cosas de hace 15 años es porque no ha encontrado ni una sola mácula en el tiempo que llevo de presidenta. Recurre a cuestiones de hace 15 años que la junta llevó a los tribunales y se están investigando. Tiene un ataque de nervios. El presidente Sánchez está desbloqueando los problemas que su gobierno bloqueaba. Andalucía es un ejemplo de estabilidad y hay 500.000 parados menos desde que soy presidenta. Y podrían haber sido muchos más si hubiéramos recibido la financiación justa y adecuada. Rajoy. Ese sí se fue por corrupción. Andalucía tenía y tiene un gobierno que alza la voz siempre. Este gobierno tiene el vigor y la solidez de defender a Andalucía por encima de los intereses de su propio partido”.