Público
Público

Andalucía retirará las ayudas a los medios que publiquen anuncios de contenido sexual

Susana Díaz confirma que agotará la legislatura y anuncia nuevas medidas como una ayuda de 8.000 euros por cada nuevo contrato fijo y la extensión de matrículas gratis para alumnos de la UNED

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La presidenta andaluza, Susana Díaz, recibe los aplausos del grupo socialista tras su primera intervención en el debate sobre el estado de la Comunidad en el Parlamento de Andalucía en Sevilla. EFE/ Jose Manuel Vidal.

El Parlamento andaluz era más bullicioso y efervescente cuando sobrevolaba la incógnita sobre el futuro político de Susana Díaz. Tras su derrota en las primarias del PSOE, la presidenta de la Junta se ha refugiado en la gestión de una Administración aparatosa, con una plantilla de 275.000 empleados públicos y un presupuesto anual de 34.000 millones de euros. El tempo político es distinto: cada decisión importante necesita una montaña de informes y tres años de media para ver la luz.

Susana Díaz ha perdido misterio. Ni siquiera ha esperado a final de año para aprobar los Presupuestos andaluces de 2018, la ley más importante del próximo curso, y también ha preferido zanjar de un plumazo la incertidumbre sobre un posible adelanto electoral en 2018, que la oposición llevaba días rumiando. “Hay elecciones en 2019. Trabajemos con luces largas”, dijo este miércoles en el Parlamento andaluz. Susana Díaz ha perdido misterio y se ha refugiado en la estabilidad política como valor principal de su mandato. La estabilidad tiene menos épica, pero garantiza un gobierno tranquilo hasta fin de legislatura. Y ésta durará los cuatro años.

Con los Presupuestos de 2018 amarrados y el pacto sólido con Ciudadanos, el Gobierno andaluz parece haber puesto el piloto automático hasta la primavera de 2019. Los grandes anuncios de la presidenta, los que se sustentan en grandes cifras, no han estado presentes en el debate del Estado de la Comunidad andaluza que ha tenido lugar este miércoles en el Parlamento. La proximidad del debate final de los Presupuestos para 2018 ha restado peso político al de hoy, con anuncios de segundo orden o anuncios ya anunciados.

La oposición en bloque le ha reprochado falta de iniciativa, falta de autocrítica, falta de pulsión y continuismo. PP, Podemos, IU e incluso sus socios de Ciudadanos han acusado a Díaz de letargo legislativo y de incapacidad para frenar el problema más grave que afronta Andalucía: una tasa de paro que ronda el 25%: un millón de desempleados.

El presidente del Grupo Popular, Juan Manuel Moreno, escucha la intervención de la presidenta de la Junta de Andalucía

Díaz ha desplegado un tono monocorde, más institucional que otras veces. Sólo dos asuntos (de ámbito nacional) le han devuelto el timbre combativo y firme anterior al fracaso de las primarias: su condena al desafío secesionista de Catalunya (“He hablado lo justito de esto, porque me lo han reprochado”) y la posición que tendrá Andalucía en el debate territorial para garantizar un nuevo modelo de financiación más justo e igualitario. “Andalucía tiene que estar en ese debate y, en lo que dependa de mí, estará a la cabeza”, dijo.

En este punto se ha producido el choque más duro con el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, estuvo hace dos días en Málaga, donde reconoció que “Andalucía no está bien financiada”. Así se lo repitió tres veces Díaz a Moreno: “Repita conmigo: Andalucía no está bien financiada”.

El líder popular ha restado mérito a su “estabilidad”. “La estabilidad por sí sola no es garantía de nada”, le ha dicho, recordándole que el número de empleos destruidos en Andalucía en el último mes es similar al de Catalunya, que ha perdido 3.000 empresas en medio de una enorme crisis política. “Su gestión es pésima”, le ha espetado, llegándole a acusar de “chulería”.

La portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos, Teresa Rodríguez, durante la sesión

La líder de Podemos, Teresa Rodríguez, ha usado un discurso más propositivo esta vez. Muy crítica con la “inacción” del Gobierno andaluz ante el paro y la pobreza, pero en lugar de ataques directos, ha preferido ofrecerle a Díaz una batería de leyes y medidas que Podemos llevará al Parlamento en los próximos días.

Rodríguez también ha ofrecido apoyo a la presidenta para elevar la voz de Andalucía en el debate territorial: “Tenemos que dejar de llorar y enseñar los dientes”, le ha dicho. La gaditana ha vuelto a quejarse de que Díaz gobierne más cómoda aliada con la derecha, y la presidenta le replicó que a su partido tampoco le gustó su pacto con IU.

El portavoz de Ciudadanos en Andalucía, durante su intervención en el debate sobre el estado de la Comunidad en el Parlamento de Andalucía en Sevilla. EFE/Jose Manuel Vidal.

Más plácido en su intervención ha estado el portavoz del grupo de Ciudadanos, Juan Marín, con un discurso que entremezcla elogios por lo que hace su Gobierno y críticas por lo que le falta por hacer.

Marín parece haberse quedado tranquilo con la respuesta de Díaz sobre las elecciones de 2019, pero ha aprovechado para meter prisa en la agenda legislativa de la Junta, mencionando incluso la prometida reforma electoral.

Por último, el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, ha estado muy duro. “Aquí no hay balance, no hay gestión, sólo humo”, ha dicho. Maíllo ha acusado a Díaz de engañar a la gente con “anuncios confusos”, propuestas que no se cumplen y vuelven a anunciarse con más presupuesto que la última vez, “que nunca llegó a gastarse”.

El portavoz del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida durante la intervención de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en el debate sobre el estado de la Comunidad.

Por la mañana, Susana Díaz esgrimió un discurso de una hora del que sobresalió el anuncio de que su Gobierno rescindirá los contratos de publicidad y negará cualquier tipo de subvención pública a aquellos medios de comunicación que publiquen anuncios de contenido sexual. La presidenta andaluza denunció la lacra de la violencia machista, empezando por nombrar una a una a las siete mujeres y un bebé asesinados en Andalucía en lo que va de año. Antonia, María del Rosario, Encarnación, Carmen, Pilar… “No son cifras, son mujeres”, dijo.

Luego, Díaz confirmó que antes de final de año su Gobierno reactivará la reforma de la Ley de Igualdad de Género, que lleva dos años de retraso, y por último lanzó un anuncio que sorprendió a muchos de los periodistas que seguían el debate en el Parlamento: “Ningún medio de comunicación que publique anuncios de contactos sexuales, cualquier forma de prostitución, siquiera encubierta, podrá recibir ni un solo euro de las arcas públicas, sea contratación, subvenciones o publicidad”, dijo. Es una medida que tendrá impacto en muchos medios, sobre todo en prensa escrita, donde los anuncios de contacto representan importantes ingresos para un sector muy dañado por la caída imparable de la publicidad en los últimos años.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, en su primera intervención en el debate sobre el estado de la Comunidad, en el Parlamento de Andalucía en Sevilla. EFE/ Jose Manuel Vidal.

Este es el segundo debate de política general que hay en el Parlamento andaluz en lo que va de año. No ha habido grandes promesas, pero la presidenta sí se ha reservado algunas medidas desconocidas. Por ejemplo, una partida de 50 millones de euros para sufragar ayudas de 8.000 euros a empresas por cada empleo estable que hagan; un plan de empleo industrial dotado con 308 millones de euros, que incluirá planes de choque para desempleados mayores de 45 y 50 años (serán contratados al menos seis meses); la creación de los estudios de cine de Almería, una provincia donde se quiere explotar su potencial de rodajes cinematográficos, con una previsión de 30.000 empleos al año; y un incentivo específico para sacar del paro a Linares, municipio de Jaén devastado por el desempleo desde el desmantelamiento de Santana Motor.

Matrículas gratis en la UNED

Díaz también ha rectificado una de las decisiones más polémicas de este curso en materia de educación: la exclusión de más de 24.000 alumnos andaluces de la semigratuidad de las matrículas universitarias, implantada el pasado mes de septiembre.

El Salón de Plenos, al inicio del Debate sobre el estado de la Comunidad Autónoma de Andalucía

El Gobierno andaluz ha aceptado finalmente negociar con la UNED la extensión de la gratuidad de las matrículas a los estudiantes andaluces inscritos en esta universidad que quedaron fuera del programa, porque la UNED es una universidad de titularidad estatal, no autonómica, como avanzó en su momento Público. La medida estrella de la Junta beneficia incluso a alumnos extranjeros inscritos en facultades de Andalucía, pero deja fuera a los andaluces de la Universidad a Distancia, algo que desató la protesta de los afectados y de sus profesores.

Díaz y su consejero de Economía, Antonio Ramírez de Arellano, se escudaron en un principio en que no tenían competencias para ampliar la medida a alumnos de otras universidades, pero ahora han virado el rumbo y estudian una solución “ad hoc”. La gratuidad de las matrículas no es una beca asociada a la renta familiar, también beneficia a alumnos con un estatus socioeconómico alto, aunque la Junta ha subrayado que uno de los objetivos es que nadie abandone la Universidad por falta de recursos. Muchos de los 24.000 andaluces excluidos de esta medida se matricularon en la UNED precisamente porque compaginan los estudios con un trabajo (no podrían asistir regularmente a clases), y porque su situación económica les impidió estudiar cuando debían.

Susana Díaz ha hecho un discurso más andaluz que el del año pasado, cuando una parte de su perfil político miraba con más ambición su ascenso a la secretaría general del PSOE.

Ahora ha empezado hablando de los ciudadanos, de las políticas de la Junta contra el paro, y no esperado 32 minutos para abrir el marco y referirse a la crisis secesionista de Catalunya. En este punto, la presidenta ha hecho un encendido alegato del autogobierno enumerando, punto por punto, muchas de sus políticas ejercidas desde “la autonomía plena”. “Esto también es autogobierno”, ha dicho, lanzando una crítica velada a los independentistas.

Más noticias en Política y Sociedad