Público
Público

Apartamento Ayuso Casado se juega su credibilidad tras respaldar a una Ayuso más cuestionada que nunca

Desde que Pablo Casado se hizo con el liderazgo del PP ha tratado de desvincularse de los casos de corrupción vinculados con altos cargos populares. Sin embargo, este martes optó por cerrar filas con la presidenta madrileña.

03/02/2020.- El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d) conversa con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) a la salida del Congreso de los Diputados este lunes tras la apertura solemne de la XIV legislatura. EFE/Rodrigo Jiméne
03/02/2020.- El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d) conversa con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i) a la salida del Congreso de los Diputados este lunes tras la apertura solemne de la XIV legislatura. EFE/Rodrigo Jiménez

marta monforte

Desde que Pablo Casado se hizo con el liderazgo del PP en julio de 2018, ha tratado de desvincularse de la "herencia recibida" por sus antecesores. Así es como la actual dirección del PP define a los casos de corrupción vinculados con altos cargos populares, como el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato o el exministro Eduardo Zaplana (todos ellos condenados a prisión) y que también propiciaron la caída del expresidente Mariano Rajoy.

Casado ha señalado en más de una ocasión que otros partidos intentan utilizar la corrupción como un "espantapájaros" para vincular con ella a una dirección del PP que no tenía "ninguna responsabilidad directa" en esos casos del pasado. Es más, el líder del PP ha reducido estos casos a "un par de sinvergüenzas que han traicionado al partido". Sin embargo, se cuentan por cientos los casos vinculados a la formación conservadora, entre ellos la trama Púnica, la Gürtel, o el caso Bárcenas, Emarsa y Nóos.

Después de que la revista Vanity Fair publicara este lunes que el apartahotel de lujo donde la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso lleva instalada dos meses son, en realidad, dos suites de uno de los seis hoteles del empresario hotelero Kike Sarasola con un precio de mercado de 200 euros la noche, las dudas sobre quién está pagando los alojamientos se han disparado. "Todo el mundo recordará que cuando lo necesitamos estuvieron a la altura", así agradecía Casado, el pasado 25 de abril, que el empresario y su hermano cedieran algunos de sus establecimientos hoteleros para alojar a profesionales sanitarios y a pacientes

En un primer momento, la Comunidad de Madrid se limitó a afirmar que la suite de lujo "no iba a suponer un coste para las arcas públicas" sin detallar si Ayuso pagaba por el apartamento o se trata de un regalo, lo que iría contra el código ético de los altos cargos de la Comunidad de Madrid.

Según el código ético del PP  "las invitaciones a comidas, cenas o eventos deportivos de elevado valor económico o los viajes y estancias en hoteles de lujo" son motivo de dimisión

Según el código ético del PP nacional, los cargos del partido "no podrán aceptar, en consideración a su cargo, ningún tipo de regalo o beneficio de cualquier naturaleza, salvo las muestras de cortesía habitual". Casado endureció el código tras su llegada a la presidencia e incluyó un punto en el que citaba "las invitaciones a comidas, cenas o eventos deportivos de elevado valor económico o los viajes y estancias en hoteles de lujo" como motivo de dimisión.

Casado aseguró en una rueda de prensa este martes que "por supuesto" que dicho código que "limita muy claramente las atenciones que se pueden recibir" sigue vigente. "Estoy convencido de que todos lo están siguiendo y si hubiera que hacer cualquier indagación así lo haremos" dijo. Sin embargo, no dudó en respaldar a Ayuso ante lo que calificó de "evidente campaña de desprestigio" contra ella por parte de la izquierda.

Es más, el líder del PP volvió a citar al ejecutivo madrileño como "ejemplo de gestión" frente al Gobierno central. "Parece mentira que Pedro Sánchez haya sido concejal de Madrid", dijo, porque, a su entender, "está obsesionado" con dicha región. "Claro que defiendo la gestión de Díaz Ayuso. Fue la primera en contener la expansión del virus", señaló.

El contrato 'fantasma' sustituido por "error"

El martes la web oficial de la Comunidad de Madrid publicó el contrato de una adjudicación de 565.649 euros en favor de Room Mate. Poco después, el Gobierno regional madrileño atribuyó la publicación del mismo a un "error" y cambió tanto la cantidad como el adjudicatario de dicho contrato. En el contrato ya modificado el nombre de la adjudicataria es ahora la Coordinadora del Tercer Sector de la Comunidad de Madrid y el importe se reduce a 240.443,57 euros IVA incluido.

Sin embargo, Rafael Escudero, representante de la Coordinadora del Tercer Sector, una plataforma social que defiende los intereses de las pequeñas y medianas ONG en la Comunidad de Madrid, ha negado en conversación con eldiario haber cobrado esos 240.000 euros que se indican en el contrato.

El interés de los medios se ha centrado en dicho documento, tanto del adjudicatario como de la cuantía del mismo. La polémica ha crecido tanto que el propio Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, se ha referido a ella en la sesión de control del Congreso al declarar que si Ayuso no está pagando el alquiler, y está permitiendo que el dueño de Room Mate se lo costee de su bolsillo, "de nuevo tenemos un caso de corrupción".

Además, para añadir más incoherencias a la versión oficial, pese a que Ayuso entró en la vivienda en el 16 de marzo tras dar positivo en covid-19, la empresa Room Mate aseguró que "había acordado antes del inicio" del estado de alarma "dar servicio" a Ayuso "ya que esta necesitaba un lugar óptimo para la gestión de la crisis durante la situación excepcional". La presidenta madrileña siempre ha defendido que se trasladó al apartamento "para no contagiar" ni a su pareja ni a sus vecinos.

Los barones del PP se ponen de perfil con Ayuso

Son varios los dirigentes territoriales del PP que consideran que la actitud de Díaz Ayuso durante la crisis de la covid-19 ha sido del todo "inadecuada". Creen que en este sentido es el alcalde madrileño José Luis Martínez Almeida quien está sabiendo gestionarlo a diferencia de la presidenta, que va de polémica en polémica y eso creen que no beneficia en nada al partido. "Habla por boca de Casado, es su ariete contra el Gobierno", explican fuentes del PP a Público.

Con un micrófono delante los presidentes autonómicos del PP son más comedidos. En una entrevista en RNE, el presidente andaluz Juanma Moreno, preguntado sobre el pago del hotel donde se aloja la presidenta madrileña, ha dicho no entender dónde está el problema tras escuchar sus declaraciones en las que explica que va a pagar "hasta el último céntimo de su bolsillo". "Sigue viviendo allí y establecerá el criterio de pago oportuno", ha indicado.

Feijóo, sobre Ayuso: "Todo lo que un presidente haga tienen que tener un contraste ético y moral"

Por lo que respecta al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras ser preguntado por la polémica ha asegurado que no había tenido conocimiento del caso. "No conozco de qué estamos hablando, se lo digo con honradez", ha asegurado Feijóo ante la prensa. El gallego sí ha querido remarcar que "todo lo que un presidente haga tienen que tener un contraste ético y moral". A lo largo de su comparecencia ha procurado ponerse de perfil y esquivar todas las preguntas que le han realizado sobre Ayuso.

Isabel Díaz Ayuso junto al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. (FERNANDO ALVARADO | EFE)

Las suites se suman a una larga lista de polémicas con Ayuso

La decisión de la Comunidad de Madrid de solicitar permiso para entrar en la fase 1 de la desescalada, provocó la dimisión de la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentesal considerar que la región no estaba preparada para el cambio de fase y se negó a firmar el documento acreditativo. Actualmente Madrid concentra los peores datos de nuevos contagios, fallecidos y hospitalizaciones junto a Catalunya y Castilla y León. La diferencia entre estas comunidades autónomas es que la región madrileña es la única que ha pedido pasar a la fase 1, pese a ser la tercera región con más nuevos contagios detectados por PCR.

El acto de cierre del hospital de Ifema el pasado viernes 1 de mayo provocó que la Delegación del Gobierno en Madrid abriera una investigación por la aglomeración de personas por una posible vulneración del Real Decreto sobre el estado de alarma por no respetar las normas de distanciamiento social. Pese a que fue la Comunidad de Madrid la que invitó a los diputados de la oposición, la primera reacción del Gobierno de Ayuso fue culpar a Podemos de la aglomeración por "convocar a sanitarios" que no trabajaban allí para "hacer bulto".

La Comunidad de Madrid decidió, después de casi dos meses, dejar de alimentar a los niños y niñas más vulnerables de la región con menús de comida rápida y buscará una alternativa a partir del 18 de mayo. Ayuso llegó a defender en un pleno monográfico en la Asamblea de Madrid que los menús de Telepizza ofrecidos a los niños eran los adecuados porque a ellos "les encantan". Un criterio que rehúsa las advertencias de los nutricionistas, que han afeado la "escasa variedad" y la abundancia de hidratos de carbono. Ante las críticas por la  Ayuso acabó justificando que no había tenido mucho margen para escoger.

Además, Ayuso se comprometió a renovar hasta diciembre a los 10.000 profesionales sanitarios que el Gobierno regional ha contratado para la crisis sanitaria del coronavirus y a los que vencía el contrato en mayo y junio. La presidenta madrileña enmendó, así, las palabras del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que no se había comprometido a garantizar la continuidad de los sanitarios.

Más noticias de Política y Sociedad