Público
Público

Arabia Saudí Arabia Saudí espía a sus ciudadanos cuando viajan a Estados Unidos

Aunque el espionaje de disidentes es moneda corriente en Arabia Saudí, ahora se ha sabido que sus servicios de inteligencia no se contentan con espiar a los disidentes sino que los teléfonos móviles de cualquier ciudadano que viaja a Estados Unidos son objeto de seguimiento. Los saudíes utilizan la tecnología más puntera y abusan de las vulnerabilidades de los sistemas que sirven para realizar labores que en principio son legales.

El rey de Arabia Saudí, Salmán bin Abdulaziz.- REUTERS
El rey de Arabia Saudí, Salmán bin Abdulaziz.- REUTERS

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Dos informes aparecidos en los últimos días señalan que Arabia Saudí espía sistemáticamente a sus ciudadanos cuando viajan a Estados Unidos por medio de sus teléfonos celulares con el fin de detectar sus movimientos y los contactos que mantienen durante el viaje, practicando un seguimiento constante al que no son ajenas las compañías telefónicas estadounidenses.

Según han informado The Guardian y Foreign Policy, en las tareas de espionaje Riad se aprovecha de ciertas vulnerabilidades que sufren las redes de telecomunicaciones globales y obtiene millones de datos sobre sus ciudadanos que previamente ha solicitado a las compañías telefónicas de Estados unidos sin que estas lo hayan denunciado.

Según han informado The Guardian y Foreign Policy, en las tareas de espionaje Riad se aprovecha de ciertas vulnerabilidades que sufren las redes de telecomunicaciones globales

Entre el 1 de noviembre de 2019 y el 1 de marzo de 2020, tres grandes operadores de teléfonos móviles saudíes -Saudi Telecom, Mobily y Zain- enviaron a las redes de teléfonos móviles de Estados Unidos cada mes la desorbitada cifra de 2,3 millones de peticiones para localizar a sus usuarios que viajaban por Norteamérica, lo que les permitió ubicar a sus clientes en todo momento.

Las peticiones se envían a través de un sistema de señales llamado SS7 que permite a los operadores compartir información con objetivo de calcular lo que se debe cargar por el servicio itinerante internacional. Sin embargo, The Guardian indica que el volumen de peticiones es tal que sugiere que el sistema se está utilizando para ubicar los movimientos de los ciudadanos saudíes.

El número de peticiones puede alcanzar las 13 veces cada hora y permite que las compañías saudíes se enteren en todo momento de la situación de sus clientes con una gran exactitud. Esta circunstancia puede indicar que los servicios de inteligencia saben, cuando les interesa, dónde se encuentran sus ciudadanos, incluso cerca de quiénes están.

Según reveló a The Guardian un soplón conocedor del caso, el mismo que puso en conocimiento del periódico de Londres la situación, no existe ninguna razón legítima que explique el elevado volumen de peticiones de ubicación. "No hay otra explicación, no hay otra razón técnica para hacerlo. Arabia Saudí se está sirviendo de (las vulnerabilidades) de las tecnologías de los móviles".

Que los servicios de inteligencia saudíes espían a sus ciudadanos a través de los teléfonos móviles es algo sabido, y consta que este espionaje se dirige especialmente a ciudadanos críticos con el gobierno y en particular con el príncipe heredero Mohammed bin Salman (MBS), el hombre fuerte del país, que incluso ha sido acusado de espiar a Jeff Bezos, el propietario de Amazon y también del diario The Washington Post, un medio crítico con MBS.

Mohammad bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí en Londres. / EFE

Para realizar este espionaje, MBS se habría servido del programa Pegasus desarrollado por la compañía NSO Group con base en Tel Aviv. Este mismo programa estaría sirviendo para espiar a disidentes saudíes tanto dentro como fuera del país. En 2018 un disidente saudí cercano al periodista Jamal Khashoggi denunció que los servicios de inteligencia saudíes habían instalado en su teléfono móvil el programa Pegasus.

También ha trascendido que Khashoggi, que trabajaba como columnista para The Washington Post, donde escribía artículos críticos con MBS, fue asesinado en el Consulado saudí de Estambul en otoño de 2018 después de haber sido espiado por medio del programa Pegasus, una acusación que Riad nunca ha negado.

De hecho, el teléfono móvil de Jeff Bezos fue intervenido justo después de recibir por medio de Whatsapp un mensaje privado desde la cuenta del príncipe MBS en 2018, un asunto que se investigó pero sobre el que no ha trascendido nada más, aunque se sabe que MBS estaba descontento con la información que The Washington Post publicaba sobre él.

El teléfono móvil de Jeff Bezos fue intervenido justo después de recibir por medio de Whatsapp un mensaje privado desde la cuenta del príncipe MBS en 2018

Andrew Miller, que fue miembro del Consejo para la Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, dijo a The Guardian que las últimas filtraciones indican que Arabia Saudí no solo está interesada en el seguimiento de los disidentes. "Creo que no solo están vigilando a quienes saben que son disidentes, sino también a aquellos que temen que puedan desviarse de la dirección saudí. Están particularmente preocupados por los nacionales saudíes que viajan a países occidentales".

El portal estadounidense TechCrunch ha señalado que las vulnerabilidades del sistema SS7 son conocidas desde hace años y no se ha hecho nada para subsanarlas. Según el senador demócrata Ron Wyden, del Comité de Inteligencia del Senado, la culpa es de la Comisión Federal de Comunicación, el órgano responsable de regular esta cuestión, que durante años ha permanecido con los brazos cruzados, lo que permite que servicios de inteligencia extranjeros, como en el caso de Arabia Saudí, puedan espiar a sus ciudadanos o incluso a ciudadanos estadounidenses dentro de Estados Unidos.

Los problemas que plantea el sistema SS7 no pueden resolverse de la noche a la mañana pero lo primero que debe hacerse es obligar al regulador a que adopte las medidas necesarias para subsanar los problemas. Si el regulador no presiona a las compañías telefónicas, estas no sentirán ninguna urgencia para hacerlo, como está ocurriendo desde hace años.

Los expertos creen que el fenómeno solo se explica por motivos de espionaje, aunque no pueden decir si los operadores telefónicos saudíes saben lo que se está haciendo, es decir si el gobierno saudí lo está haciendo con su conocimiento.

Más noticias de Política y Sociedad