Público
Público

Aragón retira el sello de responsabilidad social a una casa de apuestas tras descubrir que acumula 31 sanciones y siete denuncias 

Constata que el grupo El Dorado no cumple el código ético y de buenas prácticas al acumular más de 30 sanciones firmes en tres años por infracciones de la normativa de juego.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La marca El Dorado explota 37 salones de juego en cuatro comunidades, 19 de ellos en Aragón y el resto en Madrid, Navarra y la Comunitat Valenciana. / EDUARDO BAYONA

Semana y media ha tardado el Gobierno de Aragón en rectificar la polémica decisión de conceder el sello de responsabilidad social a El Dorado, un grupo de empresas que gestiona 37 salones de apuestas y de máquinas tragaperras en esta comunidad, Navarra, Madrid y la Comunitat Valenciana: acumula en apenas tres años 31 sanciones firmes por 36 infracciones en materia de juego, cinco denuncias por dejar fumar y otras dos por rebasar los horarios.

La concesión fue aprobada el 9 de noviembre por la Mesa de Responsabilidad Social de Aragón, un órgano dependiente del IAF (Instituto Aragonés de Fomento) en el que se sientan representantes de CEOE, Cepyme, UGT y CCOO, además de la propia comunidad, que incluyó a El Dorado entre las 585 entidades a las que reconoce sus “prácticas socialmente responsables” y le autorizaba a usar el Sello RSA.

La decisión, que reconoce la “sensibilización, compromiso, formación y transparencia” de las empresas y entidades “sin excluir a ningún colectivo” y con el objetivo de difundir “los principios de la Responsablidad Social de manera que vayan calando entre el tejido empresarial”, resultó polémica al llegar cuando se intensifica el debate social sobre los efectos del juego y el aumento de la ludopatía ante la proliferación de las casas de apuestas, especialmente en barrios más perjudicados por la crisis, y el desmesurado desarrollo del juego online, que ya mueve en España más del 1,3% del PIB y cuyo volumen de negocio supera al del sector primario y la cultura.

Más de 30 expedientes y siete denuncias en tres años

En el caso de El Dorado, la Mesa RSA decidió revocar la concesión del sello tras constatar que las empresas del grupo habían sido sancionadas en firme hasta en 31 ocasiones en los últimos tres años por el Gobierno de Aragón al detectar en sus salones incumplimientos del control de acceso, emplear a personal que carece de carnet profesional del juego, obstaculizar en varias ocasiones las inspecciones de la Policía y saltarse la normativa sobre publicidad. La mayoría están recurridos en la jurisdicción contencioso administrativa.

A esos expedientes, que suman 36 infracciones, se les suman cinco denuncias ante la Consejería de Sanidad por permitir fumar en los salones y dos dirigidas al Ayuntamiento de Zaragoza por rebasar los horarios.

Paralelamente, tiene abiertos otros dos expedientes, uno de ellos con una propuesta de sanción de 28.500 euros por, presuntamente, incentivar de manera continuada las apuestas mediante un sistema de puntos para los jugadores.

Recientemente, la Audiencia Provincial de Zaragoza confirmó el archivo de las dos causas abiertas por sendos jugados de instrucción de la capital aragonesa a agentes del Grupo de Juego de la Unidad de Policía Adscrita a la comunidad, a los que una de las empresas del grupo El Dorado atribuía varios delitos que han resultado no existir.

El grupo, por otra parte, ha recurrido el decreto del Gobierno de Aragón que endurece los controles de acceso a los salones de juego con el objetivo de evitar que puedan apostar menores de edad y personas que voluntariamente se han inscrito en el Registro de Autoprohibidos.

Lagunas en el procedimiento

¿Y cómo consiguió una entidad con ese historial reciente el reconocimiento como socialmente responsable por una comunidad autónoma? No es que fallaran los controles, sino que el episodio puso de manifiesto algunas carencias del procedimiento de concesión del sello RSA.

Este se basa en un autodiagnóstico, una especie de declaración responsable que formaliza el propio candidato y que “debe ser validado por el técnico experto docente, que emite un breve informe, con oportunidades de mejora, puntos fuertes y, si procede, buenas prácticas detectadas”, a lo que se suma una sesión de formación en el IAF para uno de sus representantes, la firma de un Compromiso Ético por su primer ejecutivo y, si tiene más de 250 empleados, la presentación de una memoria.

El caso es que en las declaraciones de El Dorado no constan las sanciones porque, jurídicamente, ninguna había recaído sobre él: fueron impuestas a algunas de las cinco empresas que lo integran, que son las que gestionan los salones que operan bajo su marca, 19 en Aragón que suman un parque de 719 máquinas de juego. La otra laguna afloró al constatar que el sello no había sido concedido a una empresa sino a una marca bajo la que desarrollan su actividad varias sociedades.

Publicidad en el deporte de elite

Ante esta situación, y al considerar que incumple el Código Ético, la Mesa RSA optó por retirar a El Dorado el sello de responsabilidad social, cuya entrega se iba a formalizar el 18 de diciembre en un acto público, darle de baja en el registro y prohibirle su uso.

El Dorado, cuya publicidad es visible en las equipaciones de los dos principales equipos de fútbol de la comunidad (la SD Huesca en primera y el Real Zaragoza en segunda), obtuvo este mismo año un diploma en el que la Dirección General de Deportes del Gobierno de Aragón le reconoce como empresa patrocinadora del deporte aragonés.

Esa decisión se produjo poco antes de que la Comisión Institucional de las Cortes de Aragón aprobara a finales de octubre una resolución en la que insta al Gobierno autonómico a modificar “antes del final del presente año 2018” su normativa para “limitar en el máximo grado, dentro de las competencias autonómicas aragonesas, cualquier tipo de publicidad y patrocinio de las apuestas deportivas, de competición o de otra índole en todos los espectáculos deportivos, ya sea en los propios recintos y espacios de competición o en las equipaciones de los deportistas, técnicos o jueces, así como en los programas o secciones deportivas de los medios de comunicación: radio, televisión y prensa, incluida la online”.

Más noticias en Política y Sociedad