Público
Público

El arzobispo de Sevilla dice que el feminismo radical está "amasado de supremacismo, resentimiento e ideología de género"

Juan José Asenjo agrega que "hombres y mujeres son radicalmente iguales" y señala que el Papa está luchando contra el machismo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo/ EUROPA PRESS

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha afirmado que el feminismo radical está "amasado de supremacismo, resentimiento e ideología de género" y tiene "inequívocos orígenes marxistas".

Estas palabras forman parte de la respuesta que Asenjo ha dado a un lector en la revista 'Iglesia en Sevilla', en la que el interesado afirmaba que "hay quienes tachan al papa Francisco de feminista" y, a continuación, le preguntaba al arzobispo qué piensa al respecto.

"Si por feminismo entendemos la lucha para que las mujeres alcancen los mismos derechos en la vida social que tienen los hombres, me parece una lucha justa, en la que todos nos debemos implicar", ha reconocido el arzobispo de Sevilla.

Además, ha agregado que "hombres y mujeres son radicalmente iguales" y que "ambos son imagen de Dios y tienen, en consecuencia, la misma dignidad" y ha añadido que "en ello está el Papa Francisco", que, matiza, "de ninguna manera profesa el feminismo radical, amasado de supremacismo, resentimiento e ideología de género, con inequívocos orígenes marxistas".

Asimismo, Asenjo ha asegurado que el Papa, durante su pontificado, ha mostrado su "preocupación" por una "mentalidad machista que persiste en la sociedad contemporánea".

En este sentido, ha añadido que el Papa Francisco ha mostrado su preocupación por que "siga persistiendo cierta mentalidad machistas, incluso en las sociedades más avanzadas, en las que se consuman actos de violencia contra la mujer, convirtiéndola en objeto de maltrato, de trata y lucro, así como de explotación en la publicidad y en la industria del consumo y de la diversión".

Por último, Asenjo se ha referido a las palabras del Papa en las que señala que "le preocupa igualmente que en la propia Iglesia, el papel de servicio al que todo cristiano está llamado, se deslice en el caso de la mujer, algunas veces, hacia papeles más bien de servidumbre que de verdadero servicio".

Más noticias en Política y Sociedad