Público
Público

ASAMBLEA DE MADRID PP y Vox escenifican un duro enfrentamiento en la Asamblea de Madrid pero avanzan en los Presupuestos

Una sesión monográfica en la cámara autonómica sobre contratación pública del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso durante la pandemia desata la máxima tensión entre los populares y el partido de ultraderecha en plena negociación por las cuentas públicas

Rosas y Espinas - Ayuso y Monasterio
La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio (i) felicita a Isabel Díaz Ayuso (d) tras ser investida presidenta de la Comunidad de Madrid con los votos a favor del PP y Vox.- EFE

La tensión ha sido máxima este jueves en la Asamblea de Madrid. El Pleno de la cámara autonómica celebraba una sesión monográfica sobre la contratación pública durante la pandemia. La oposición al completo ha acorralado la gestión de la presidenta Isabel Díaz Ayuso tras unas semanas marcadas por la guerra interna que vive el PPTanto que todos los grupos políticos menos el PP, también Vox, abandonaron el hemiciclo en solidaridad con una diputada socialista que mencionó al hermano de la mandataria madrileña desde su atril. Más allá del lío concreto, la ultraderecha y Ayuso han escenificado un duro enfrentamiento dialéctico pese a mantener su alianza con los Presupuestos como telón de fondo. 

Antes del asunto de la contratación, la presidenta madrileña se enfrentaba a la pregunta de control de Rocío Monasterio, portavoz de Vox. Ahí ya saltaron las primeras chispas en una jornada políticamente relevante. Ayuso le afeó a Monasterio que le tirara "a la cara" las leyes LGTBI y las políticas sobre menores extranjeros no acompañados. "Una cosa es que corrijamos leyes, una cosa es que mejoremos la legislación vigente y otra es que vayamos por la vida ofendiendo. Cuando estos debates se presentan de esta manera estamos ofendiendo a muchas familias homosexuales y transexuales", dijo. 

Sobre los menores no acompañados, Ayuso ha acusado a la portavoz de Vox de "sembrar miedo" y le ha recordado que su Gobierno tiene la obligación legal de acoger a los menores y darles tutela. Monasterio, por su parte, le ha pedido "valentía" para afrontar estos temas. En todo caso, la presidenta madrileña les ha vuelto a tender la mano para aprobar las cuentas públicas, las primeras que presenta como líder autonómica. Ayuso se ha mostrado abierta a revisar algunas cuestiones de las leyes LGTBi, una de las exigencias del partido ultraderechista. 

El encargado de proseguir con el enfrentamiento fue el consejero de Economía y Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty. Lo hizo respondiendo en primer lugar a la diputada de Vox Ana Cuartero, que pidió en el hemiciclo una "actuación íntegra y transparente" en la contratación y reclamó "transparencia de todas las licitaciones". "Todos conocemos diversos ejemplos", destacó. 

Vox fue el partido que impulsó este Pleno monográfico. Y eso ha escocido especialmente en las filas del PP. Se vio pronto de forma pública. "No entendemos que hagan esto. Cuando escucho las risas por la izquierda, lo entiendo todavía menos. Bueno, sí lo entiendo. Para eso los comunistas le pusieron un nombre, que es el que hay que aplicar a lo que ustedes están hoy haciendo: compañeros de viaje. Es decir, la posición más deshonrosa que se puede tener", dijo con dureza el consejero a la banda de Monasterio. 

Vox fue el partido que impulsó el Pleno monográfico sobre contratación. Y eso ha escocido especialmente en las filas del PP.

Con Ayuso ausente durante todo el debate, el resto de portavoces criticaron con dureza la gestión de determinados contratos tramitados como emergencias durante la pandemia. Lasquetty se defendió de las palabras de Carolina Alonso (Unidas Podemos), Alberto Oliver (Más Madrid) o Carmen López (PSOE). Con una de las intervenciones de esta última diputada el lío se hizo mayor y la imagen del hemiciclo vacío corrió como la espuma. 

Los contratos sanitarios otorgados a una empresa donde trabaja el hermano de la presidenta han ido saliendo a la luz desde el pasado año. "Dedíquense ustedes al hermano de la señora Ayuso, que sí que se dedica a ir por los hospitales a sugerir a las unidades de contratación a qué empresa hay que contratar", dijo López. Unas palabras que indignaron a la presidenta de la Cámara, María Eugenia Carballedo.

Tras la expulsión de la socialista, Vox no dudó un momento en levantarse y salir, en una llamativa alianza junto al resto de partidos de izquierda. Eso sí, tras el parón volvieron al hemiciclo para la parte final del debate, al contrario que los otros tres grupos. Alfonso Serrano, portavoz del grupo parlamentario popular, criticó al partido de Monasterio tras este suceso, diciendo no entender cómo se habían sumado a este "aquelarre". 

Enfado en el PP, no ruptura

"Vox le ha regalado a la izquierda este pleno para desgastar al Gobierno", señalan a Público fuentes del equipo de Ayuso. No obstante, las mismas fuentes consideran que lo de hoy no supone un antes y un después en la relación entre ambos partidos. "Ayuso siempre les tiende la mano", apuntan. Pero, al mismo tiempo, advierten de que la negociación para los Presupuestos "tiene que ser seria". 

"Confiamos en que apoyen los Presupuestos y no los bloqueen junto a los partidos de izquierda", siguen señalando. Y señalan que desde las pasadas elecciones, el papel de Vox se ha desdibujado un poco y necesitan "hacer ruido" para tener visibilidad. Ayuso solo necesita 4 abstenciones para que salgan adelante sus primeras cuentas como presidenta. El partido de Monasterio cuenta con un grupo parlamentario formado por 13 personas. 

PP y Vox no han tenido en Madrid grandes desencuentros, más allá de algunos discursos, como los de este jueves, en la Asamblea. Desde las pasadas elecciones, los votos de la ultraderecha han ayudado a Ayuso en cuestiones tan relevantes como la nueva ley de TeleMadrid o la negación a investigar los casos que afectaron a las residencias de mayores durante la pandemia, por ejemplo. Precisamente de las cuentas destaca la disminución del Presupuesto para la cadena pública un 10%. Vox ha pedido varias veces el cierre del ente madrileño.

Desde el principal partido de la oposición, Más Madrid, consideran que "a nadie se le escapa que Vox y Monasterio están bastante opacados por Ayuso y tienen dificultades para marcar perfil propio", según señalan fuentes de la formación a este medio. "Ayuso es la mejor candidata de Vox y les obliga a tensar más de lo que cabría esperar y hacer un poco algún espectáculo que les permita diferenciarse", añaden.

Destacan en el partido que lidera Mónica García que "a nivel ideológico Ayuso achica el espacio a Vox", por lo que "necesitan mostrar esta tensión en un momento complicado para ellos". Parecida visión tienen en Unidas Podemos, según destacan fuentes de la coalición. "Son como Pimpinela, hacen como que discuten pero votan juntos. Es todo teatro", afirman. "Al final defienden lo mismo en esencia, se nota mucho que es para negociar", añaden. 

De este modo, no dudan de que el partido de Monasterio va a ayudar a Ayuso a aprobar los Presupuestos. Tampoco lo dudan en la Puerta del Sol. Lo que está por ver serán las cesiones que consiga sacarle la ultraderecha a Ayuso. Por las fechas en las que estamos, la respuesta llegará pronto. 

Más noticias