Público
Público

La Asamblea Nacional francesa, sede de un “encuentro histórico” sobre el final de ETA

París acoge este jueves la Conferencia Humanitaria por la Paz en el País Vasco, que cuenta con el respaldo de personalidades de diversos ámbitos. Los mediadores aseguran que el acto tendrá un significado “muy importante”.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

La Asamblea Nacional francesa vota la resolución que insta al Gobierno francés a reconocer el Estado palestino REUTERS / Charles Platiau

MADRID.- Una semana después de haber recibido a Felipe VI, la Cámara Nacional francesa acogerá este jueves un acto que, según varios pronósticos, podría ganarse un hueco en el relato histórico sobre el final de ETA. En un evento sin precedentes, el órgano legislativo de París será escenario de la primera Conferencia Humanitaria por la Paz en el País Vasco, organizada por el Grupo Internacional de Contacto –mediadores en el conflicto-, la Ligue des Droits de l’Homme y el movimiento civil Bake Bidea.

Según ha podido confirmar Público, algunos de los mediadores internacionales se encontraban en la capital francesa desde el martes, lo que despierta aún más intrigas sobre el resultado final de esta conferencia. De hecho, en medios próximos al nacionalismo vasco se especula con una inminente declaración de ETA, que podría llegar algunas horas después de que concluya la reunión en Francia.

Las organizaciones que impulsan el acto de París son casi las mismas que estuvieron detrás de la Declaración de San Sebastián

Algo parecido ocurrió en octubre de 2011, cuando la Conferencia Internacional de Paz de San Sebastián, celebrada en el Palacio de Aiete, emplazó a la organización armada a un cese definitivo de la violencia. La respuesta de ETA llegaría tres días después, con un comunicado en el que anunciaba su retirada.

Con esos antecedentes a la vista, los patrocinadores de la Conferencia Humanitaria por la Paz han apostado por relacionar ambos eventos. No en vano, las organizaciones que impulsan el acto de París son prácticamente las mismas que estuvieron detrás de la Declaración de San Sebastián. Entre ellas se encuentran la Berghof Foundation de Alemania y Conciliation Resources de Inglaterra, dos instituciones dedicadas a la mediación de conflictos que trabajan desde hace tiempo en el caso vasco.

También estará Etxerat, la asociación de familiares de presos de ETA 

Además, el encuentro en la Asamblea Nacional francesa contará con la participación de diferentes personalidades políticas galas. Entre otros, estarán Jean Jaques Lasserre, senador del partido de centroderecha MoDem y presidente del Consejo Departamental de Pirineos Atlánticos –entidad administrativa en la que se ubica el territorio vascofrancés, que a día de hoy no tiene ningún tipo de reconocimiento oficial por aparte de la República-; su número dos en dicha institución, Max Brisson –miembro de la UMP, equivalente al PP-, y Fréderique Espagnac, senadora del Partido Socialista Francés.

En el listado de participantes también figuran el ex ministro de Interior y Defensa galo, Pierre Joxe, y el magistrado Louis Joinet, dos personalidades que siguen muy de cerca la evolución del proceso de paz en Euskadi. Junto a ellos estará Gabi Mouesca, ex preso de la organización armada Iparretarrak y actual presidente del Observatorio Internacional de Prisiones.

También se prevé la participación de Axun Lasa –hermana de Joxean Lasa, primera víctima del GAL- y de Roberto Manrique, sobreviviente del atentado de ETA contra el Hipercor de Barcelona en 1987. También ha anunciado su participación Etxerat, la asociación de familiares de presos de ETA y de otras organizaciones de la izquierda abertzale.

Para Alberto Spektorowski la conferencia de París podría tener “un significado muy importante”

Según figura en el programa, la lectura de la declaración final correrá a cargo de otro juez francés, Serge Portelli, quien a día de hoy ocupa la presidencia de la Corte de Apelación de Versalles.

El “Manifiesto por la Paz en el País Vasco”, que ya tiene una versión de borrador, apelará tanto a ETA –para que continúe de manera decidida con su proceso de desarme-, como al gobierno francés, al que los asistentes instarán a dar pasos humanitarios en materia de presos. Según datos de Etxerat, a día de hoy existen 95 presos dispersados en 26 cárceles francesas.

“El acercamiento de los prisioneros puede tratarse de manera independiente de los demás elementos del conflicto. No es seguro, pero en una de esas…”, confió a Público uno de los integrantes del Grupo Internacional de Contacto, Alberto Spektorowski. En tal sentido, el mediador internacional no ocultó sus expectativas en torno a la dimensión de la conferencia de París, que –según sus propias palabras- podría tener “un significado muy importante”.

Sí en París, no en Madrid

Hace poco menos de un mes, algunos de los promotores de este acto –entre los que se encuentra el Foro Social por la Paz- pretendieron organizar un evento similar en el Congreso de Madrid, donde estaba previsto que confluyeran víctimas y ex presos de ETA.

“Está claro que en España todavía hace falta aprender e interiorizar ciertos valores democráticos”, comenta Paul Ríos

Sin embargo, el encuentro tuvo que ser suspendido por las presiones del grupo parlamentario del PP. “Está claro que en España todavía hace falta aprender e interiorizar ciertos valores democráticos”, comenta Paul Ríos, integrante del Foro Social por la Paz.

En esa misma línea, Spektorowski advierte que el gobierno español “quiere obstruir” cualquier avance hacia la paz en Euskadi. De hecho, el mediador cree que la operación policial de la pasada semana en Biarritz (País Vasco francés), que se saldó con dos personas encarceladas y la incautación de varias armas, no sería ajena al acto que mañana tendrá lugar en París. “Las redadas se intensifican a pedido del gobierno español”, señala el integrante del GIC.

El pasado viernes, ETA dio a conocer un comunicado en el que aseguraba que el operativo de Biarritz significaba un “ataque grave” contra el sellado de sus depósitos de armas. Al respecto, Paul Ríos se muestra sorprendido ante las dificultades que afronta el proceso de desarme.

“Siempre que hablo con expertos sobre estas cuestiones, nadie entiende que, habiendo una organización armada dispuesta a desarmarse, no haya nadie del otro lado dispuesto a recoger esas armas”, subrayó. Este jueves, la Asamblea Nacional francesa tratará de escribir otro capítulo de esta enredada (y dolorosa) historia.

Más noticias en Política y Sociedad