Público
Público

Asociaciones feministas exigen a Moreno que retire las subvenciones a entidades antiabortistas en Andalucía

La oposición acusa al Gobierno de utilizar fondos públicos para hostigar a las mujeres en Andalucía y el tejido feminista alerta de que potenciar a los grupos antiderechos "va a derivar en acoso a mujeres en centros sanitarios".

Concentración, baile feminista y lectura de manifiesto por el 8M, día internacional de la Mujer. En Málaga (Andalucía, España), 08 de marzo 2021. (Foto de ARCHIVO)
Concentración, baile feminista y lectura de manifiesto por el 8M, día internacional de la Mujer. En Málaga (Andalucía, España), 08 de marzo 2021. Álex Zea / Europa Press

El acomodo en Andalucía de Red Madre, una de las principales asociaciones antiabortistas, ha causado preocupación en el tejido feminista, que prepara movilizaciones contra la norma, pactada con Vox, que permite al Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, otorgarles este año más de 100.000 euros en subvenciones.

"Lo que se pretende es apoyar a grupos abiertamente contrarios a la Igualdad y al derecho a decidir de las mujeres, que dedican sus energías a entrometerse en las decisiones de las mujeres sobre su maternidad", afirma en un escrito la plataforma 8M y 25M de Granada.

"El derecho de las mujeres a decidir libremente su maternidad" está recogido en una ley orgánica –Ley  2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo– que "goza de un amplio consenso", agrega la plataforma,y por ello reclama al Gobierno andaluz que retire la norma y que la partida presupuestaria, de 1,5 millones, "se dirija a incrementar las ayudas directas a mujeres embarazadas y madres con hijas e hijos de 0 a 3 años".

Para Andrea Barbotta, vicepresidenta del Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres –un órgano de la Junta de Andalucía que sirve de cauce para la participación activa de las organizaciones de mujeres de Andalucía en las políticas de igualdad de género de la administración autonómica– "está claro para qué han sacado estas ayudas": "Lo que hacen ahora en la puerta de las clínicas para acosar a las mujeres que han decidido suspender su embarazo, ahora lo harán de forma legal a través de una subvención. Es una barbaridad y va en contra de los derechos de la mujer y de la ley".

"Es una subvención absolutamente innecesaria con un claro tinte ideológico. Lo están haciendo porque es una exigencia de Vox, que facilitó este gobierno. Es una exigencia más de la ultraderecha. Este gobierno esta sometido a la ultraderecha. Estoy segura de que en Ciudadanos hay muchas mujeres que rechazan esta norma", añade a Público.

Francisca García, presidenta de ACAI, Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo, considera, en conversación telefónica, que Red Madre y otras organizaciones subvencionadas "no respetan el derecho de las mujeres a decidir": "Lo que quieren es tutelar a las mujeres. El apoyo tiene que ser en cualquier circunstancia, se decida lo que se decida. No son respetuosas con otros modelos de familia diferentes del tradicional".

"Las instituciones –prosigue García– deben ser respetuosas con la ley. Potenciar esos grupos va a derivar en acoso a mujeres en centros sanitarios. Nos preocupa ese aval que se le da a algunas asociaciones. Esto no es nuevo. En Madrid se les viene financiando".

"Todo lo que promueva la autonomía de las mujeres, bienvenido sea. En el apoyo a cualquier decisión, tanto la una como la otra. El apoyo a estas asociaciones no nos parece adecuado porque no respetan las decisiones libres de las mujeres. Parten de un presupuesto: que las mujeres no tienen criterio”, remacha.

Donde siempre estuvo el PP

La oposición también fue muy contundente en su rechazo a que se financie a entidades antiderechos. "Se terminó la equidistancia de Moreno Bonilla, defendiendo de boquilla la igualdad a la vez que la desmonta peldaño a peldaño. Un presidente que abre la puerta de par en par a la ultraderecha, y pone alfombra roja a las entidades negacionistas. El PP vuelve a estar donde siempre estuvo, por eso le exigimos que se quite ya la careta de moderado porque a las feministas no nos engaña", afirma a Público la diputada del PSOE Soledad Pérez.

"La inyección de fondos públicos a las asociaciones antiabortistas es un auténtico escándalo. Supone institucionalizar el maltrato a la mujer que quiere ejercer su derecho a decidir. Están financiando una campaña de persecución a las mujeres que se sienten libres y quieren ejercer esa libertad. Aparte de la frivolidad de pensar que ejercer esa libertad es fácil para la mujer. Estamos totalmente en contra de que la Junta utilice fondos públicos para acosar a las mujeres en Andalucía", analiza la coportavoz de Podemos en Andalucía, Libertad Benítez.

Para la diputada no adscrita Teresa Rodríguez "es un escándalo que quien se pretende derecha moderna, como Juan Manuel Moreno Bonilla, Ciudadanos, que se pretende derecha europea y liberal, vaya a financiar por el chantaje de Vox a asociaciones antiabortistas, ultracatólicas, fundadas y patronizadas por antiguos altos cargs del Gobierno de José María Aznar. Cuando una mujer decide abortar no es solo por sus condiciones sociolaborales, sino por su decisión personal y  esto merece el absoluto respeto de cualquier gobierno. Nadie puede fomentar organizaciones que pretenden criminalizar una práctica consolidada, no solo en España, sin en todos los países en que los derechos humanos tienen algún valor. Es vergonzoso y más propio de la sección femenina de Falange que no se quiera educar a los niños y niñas para que tengan formación suficiente para afrontar las relaciones afectivo-sexuales y tomen decisiones formada y, sin embargo, se quiera fomentar a las asociaciones que criminalizan a las mujeres que ejercen libremente su derecho a decidir".

El Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, ha comenzado a repartir, en un tiempo récord, el millón de euros que prevé destinar al tejido antiabortista de Andalucía. Red Madre, una de las principales beneficiadas, es una de las asociaciones más activas en la promoción de las ideas antiabortistas.

La Fundación Red Madre –que contrata con cada asociación local la cesión de uso de la marca y el logotipo común– tiene entre sus patronos a Alberto Ruiz Gallardón, exministro de Justicia con Mariano Rajoy, que mientras estuvo en el puesto intentó desmontar sin éxito –el feminismo le dobló el pulso– la ley de plazos vigente hoy en España; y Benigno Blanco, antiguo presidente del Foro de la Familia, y exsecretario de Estado con José María Aznar.

PP y Ciudadanos han creado estas líneas de subvenciones, que no existían durante los años de Gobierno del PSOE en plena ofensiva antifeminista de Vox. Así, PP y Ciudadanos fomentan con decisiones como estas que el partido de ultraderecha vaya trabajando en la creación de su modelo social y de sus propias líneas de ayudas. Si las ayudas a entidades feministas que trabajan en pos de la igualdad real son consideradas financiación de "chiringuitos", la creación de una nueva línea de subvenciones para asociaciones antiabortistas, se considera, por el contrario, estratégica.

Más noticias de Política y Sociedad