Público
Público

Las asociaciones gallegas de memoria histórica planean dar plantón este sábado a Carmen Calvo en Meirás

La vicepresidenta primera acudirá a un acto en el antiguo pazo de los Franco para oficilizar la apertura al público de los jardines del inmueble, al que tampoco acudirá Núñez Feijóo.

Pancarta de la manifestación de las asociaciones gallegas de memoria histórica en Meirás.
Pancarta de la manifestación de las asociaciones gallegas de memoria histórica en Meirás. Xoán Blanco

Las asociaciones gallegas de defensa de la memoria histórica se plantean no acudir este sábado en Sada (A Coruña) al acto en el que la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Memoria Democrática, Carmen Calvo, dará oficialidad a la apertura al público de los jardines del Pazo de Meirás. Así lo han confirmado a Público fuentes del movimiento memorialista gallego. Está previsto que los jardines se puedan visitar libremente a partir del próximo martes 29.

Las asociaciones consideran que el Gobierno las ha "ninguneado" desde que el pasado 10 de diciembre celebrara en ellos otro acto institucional en el que la jueza que tramitó la recuperación del pazo para el patrimonio público hizo entrega oficial al Estado de las llaves del inmueble. El Gobierno no las invitó ese día, y también se les impidió el acceso a los exteriores de la antigua residencia veraniega de Francisco Franco el pasado 19 de junio, cuando quisieron celebrar en ellos una manifestación para reclamar que Meirás se destine a recuperar y honrar la memoria de los represaliados del franquismo.

El secretario de Estado de Memoria Histórica, Fernando Martín, tiene previsto reunirse mañana en A Coruña con representantes de las asociaciones gallegas, para explicarles los planes de su departamento sobre los usos futuros del pazo y para, previsiblemente, intentar convencerles de que acudan (los que están invitados) al acto del sábado.

"La manifestación del 19 de junio les hizo daño", aseguran las citadas fuentes en referencia a la convocatoria de la reunión de mañana, justo antes de que la ministra acuda a la reapertura de los jardines de las Torres de Meirás. Subrayan el "malestar" del memorialismo gallego por lo que consideran un "maltrato reiterado" del Gobierno, y acusan a la Vicepresidencia de intentar desmovilizar y dividir al movimiento. "Pero estamos unidos y mañana acudiremos a la reunión con una sola voz", señalan.

Carteles con fotos de represaliados en el portalón de entrada al Pazo de Meirás.
Carteles con fotos de represaliados en el portalón de entrada al Pazo de Meirás. Xoán Blanco

La Secretaría de Estado de Memoria, sin embargo, asegura que no ha podido invitar a todas las asociaciones por las restricciones derivadas de la epidemia, sostiene que mantiene "una interlocución muy fluida y muy constante" con todas ellas, y añade que, si no permitió que accediesen al Pazo el pasado sábado, fue porque estaba obligada a actuar "de manera muy rigurosa y estricta" con los tiempos administrativos requeridos para reabrir el inmueble. "Se podrá acceder a él en cuanto esté firmado el protocolo" que el Gobierno va a firmar el sábado con el resto de administraciones implicadas, afirman desde el Gobierno central.

De momento, el memorialismo gallego sigue reclamando sobre Meirás lo mismo que venía haciendo desde que la jueza declarara que pertenece al Estado, y no a los herederos del tirano: que se reabra de inmediato; que se impida que la familia Franco expolie los objetos históricos, arqueológicos y artísticos que contiene el pazo y que el dictador acumuló como Jefe del Estado; que se impida que éste indeminice a los Franco por el inmueble y sus bienes interiores; que se asegure que el edificio se destina a crear un centro para la recuperación de la memoria histórica, y que se les dé voz y voto en todo lo referido a sus usos futuros.

Tampoco acudirá al acto del sábado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien ha preferido eludir la foto en Meirás junto a la vicepresidenta Carmen Calvo y el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones; el presidente de la Diputación de A Coruña, el socialista Valentín González Formoso; la alcaldesa de A Coruña, la también socialista Inés Rey, y el alcalde de Sada, Benito Portela, de Sadamaioría, una agrupación local vinculada a los nacionalistas de la Anova de Xosé Manuel Beiras.

Feijóo ha alegado "motivos de agenda" para delegar en su conselleiro de Cultura, Román Rodríguez. "El presidente de la Xunta tiene un acto en Logroño con una ministra, cuatro presidentes autonómicos y con la Asociación de Municipios del Camino de Santiago", explican fuentes de la Presidencia del Ejecutivo gallego.

Más noticias